Más de cien fiestas ilegales al día en Madrid

Las intervenciones policiales durante el Puente de Todos los Santos demuestran la irresponsabilidad de una minoría: 282 celebraciones privadas, 49 botellones y 31 locales que violaban el toque de queda

Casi 18.000 personas han fallecido con coronavirus en la Comunidad de Madrid desde el inicio de la pandemia, el pasado mes de marzo. Un total de 11.623 con la confirmación, vía PCR, de haber sido contagiados por el virus y el resto con sospechas de haber padecido la enfermedad, según consta en su certificado de defunción. A día de hoy, 2.360 madrileños permanecen ingresados en los hospitales y 466 en una Unidad de Cuidados Intensivos.

Y aunque en este momento, los datos de esta segunda ola parecen conceder en la región una ligera tregua, la amenaza sigue intacta y la inminencia del invierno dispara todas las alarmas. Pese a ello, los datos de las intervenciones policiales durante el puente de Todos los Santos insisten en que hay una minoría de ciudadanos que parece desentenderse de este contexto de emergencia sanitaria.

De hecho, sólo en la capital, la Policía Municipal de Madrid intervino entre las noches del viernes, del sábado y del domingo en un total de 282 fiestas privadas, 49 botellones y 31 locales que violaron el toque de queda impuesto por la Consejería de Sanidad entre las doce de la noche y las seis de la madrugada. Hay que tener en cuenta que por primera vez en Madrid coincidían tres niveles de medidas restrictivas: el cese de actividad durante seis horas a partir de la medianoche, el confinamiento de la región durante los cuatro días del Puente y el cierre perimetral en las 32 zonas de salud con una incidencia acumulada más elevada. Poco importó todo ello para quienes, aún así, tenían ganas de fiesta. En la noche del viernes al sábado, estas intervenciones se produjeron en 81 fiestas privadas en domicilios, en 18 botellones y en 10 locales de ocio abiertos pasada la hora del cierre. En algunas de ellas, precisan fuentes del área de Gobierno de Seguridad y Emergencias, había un número de personas superior al permitido y no se usaban mascarillas ni se observaban otras medidas de seguridad ante el Covid-19. Durante esta noche, las intervenciones más destacadas se realizaron en dos locales de ocio nocturno del distrito de Tetuán. Ambos permanecían abiertos pasada la hora permitida con 40 y 50 personas en el interior de ellos. Los clientes de estos negocios estaban consumiendo bebidas sin respetar las medidas de seguridad.

La noche y la madrugada del sábado al domingo fueron las que más intervenciones policiales propiciaron. Tuvieron lugar en otras 105 fiestas privadas en domicilios, en 22 botellones y en 16 locales de ocio abiertos pasada la hora del cierre. En un local de ocio nocturno del distrito de Ciudad Lineal, los agentes acudieron ante las llamadas de los vecinos. Pasada la una y media de la madrugada seguía funcionando la música, con gente en el interior y las puertas cerradas. A pesar de los requerimientos de los agentes municipales para que abrieran la puerta para poder proceder así al desalojo, las personas que estaban en el interior del mismo hicieron caso omiso. Se solicitó entonces apoyo a los Bomberos municipales para la apertura del local. Sólo cuando los propietarios escucharon el sonido de la radial con la que se iba a abrir la puerta, permitieron el acceso a los policías. Dentro había seis personas consumiendo bebidas, sin guardar medidas de seguridad. Todos ellos fueron identificados y denunciados.

Hay que tener en cuenta que la celebración de fiestas ilegales, que violen algún de las limitaciones impuestas por las autoridades sanitarias, está calificada como una infracción grave al afectar a cuestiones relativas a la salud pública. En aplicación de la Ley de Seguridad Ciudadana, las multas para los ciudadanos que convoquen o asistan a este tipo de reuniones oscilarán entre los 601 y los 30.000 euros, tal y como establece el artículo 39 b) de esta normal legal.

La madrugada del domingo al lunes fue más «tranquila» que las otras dos noches del Puente. A pesar de ello, se intervino en 96 domicilios por ruido excesivo o fiestas, en 9 botellones y en 5 locales de ocio. Y es que en muchas de estas intervenciones había un número de personas superior al permitido y no se usaban mascarillas ni otras medidas de seguridad. La intervención más destacada en lo que a locales de ocio se volvió a tener como escenario el distrito de Tetuán. Allí, en una sala de encontraban 150 personas consumiendo bebidas sin respetar las medidas de seguridad ni uso de mascarillas. En el distrito Centro, se desalojó un concierto de 75 personas que se estaba celebrando en la calle Antonio Grilo, 8, en el solar okupado en el que está prevista la construcción de un centro de salud por parte de la Comunidad de Madrid. Algunos vecinos dieron el aviso de que en este solar estaba teniendo lugar, además, un botellón. Los agentes, a su llegada, no pudieron comprobar este extremo. Sí procedieron al desalojo del concierto. Todas estas intervenciones forman parte del operativo especial que la Policía Municipal de Madrid está llevando a cabo desde finales de julio para evitar los botellones, al que se le ha sumado el control de fiestas ilegales en domicilios y locales desde que la entrada en vigor de las distintas órdenes de las autoridades sanitarias. Para llevar a cabo estas funciones, en los últimos meses se ha doblado el número de agentes de Policía Municipal.