Oferta del Ayuntamiento de Madrid para “abrir lo antes posible” el Rastro

Las medidas sanitarias por el Covid obligan a que se controle la circulación de peatones, el número de puestos y un aforo de 2.700 personas

El Rastro busca salir de su laberinto. El Covid y las medidas de distancia social complican su funcionamiento. El Ayuntamiento de Madrid ha trasladado este jueves “de manera formal” a los vendedores ambulantes del Rastro su última propuesta para la reapertura del mercadillo, y espera que sea estudiada de forma “abierta” y que haya una “respuesta positiva” para poder abrir “lo antes posible” tras ocho meses de cierre.

La delegada de Portavoz, Seguridad y Emergencias, Inmaculada Sanz, ha dicho en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno que el Ayuntamiento espera “que el Rastro se pueda abrir lo antes posible”.

La Asociación Rastro Punto Es ya ha recibido la propuesta, que será estudiada con el equipo jurídico de los vendedores. Si la propuesta resulta “adecuada” tras ese estudio, se someterá a votación del colectivo, y de no ser así “escribiremos a la Concejalía” del distrito de Centro, añade la asociación.

“No es tanto que sea una nueva propuesta, sino que concreta cada uno de los aspectos que faltaban por cerrar con los distintos servicios técnicos”, ha explicado, por su parte, la portavoz del Gobierno municipal de PP y Ciudadanos.

De esta forma, “lo que se hace con esta propuesta es poner negro sobre blanco todas las distintas cuestiones más concretas que había que ir especificando”.

“La propuesta va en la línea de lo que se había ido hablando en las últimas semanas, respetar ese 50 por ciento (de puestos), tratar de respetar al máximo posible las ubicaciones originales en los sitios donde se puede hacer y establecer el límite del aforo y el control de aforo que es necesario que se produzca”, ha agregado Sanz.

En el Consistorio esperan que haya “una respuesta positiva” y que el Rastro “se abra lo antes posible”.

Sanz ha dicho que espera que los vendedores estudien la propuesta “con mentalidad abierta para entender la situación en la que vivimos”, y ha insistido en que “el Ayuntamiento ha tratado de llegar hasta el punto máximo al que podía llegar” con la idea de que el mercadillo “abra cuento antes”.

A una pregunta sobre a quién le corresponde el control del aforo en la propuesta municipal, Sanz ha dicho que el Ayuntamiento entiende que “corresponde organizarlo a los comerciantes, por supuesto con colaboración de Policía Municipal”.

El Ayuntamiento propone la apertura del Rastro con vallado perimetral de forma que se sectorice la circulación de peatones de los puestos y aforo del Rastro (2.700 personas) en zonas autónomas de funcionamiento.

Se proponen 500 puestos -50 % de los autorizados- de dimensiones de dos por un metro, separados entre sí por 1,5 metros, y divididos de la siguiente forma: 81 en plaza de Cascorro; 190 en calle Ribera de Curtidores; 82 en plaza del General Vara del Rey; 120 en plaza Campillo del Mundo Nuevo; 16 en calle Carlos Arniches (entre las calles Mira el Río Alta y Carnero), y 11 puestos en Mira el Río Baja, entre las calles Mira el Río Alta y Carnero.

Esta última propuesta recoge también que la colocación de los puestos tendrá en cuenta el carácter rotatorio de domingos y festivos, tal y como habían solicitado los comerciantes porque el público es diferente en función de si es domingo o festivo.

También recoge la imposibilidad de colocar puestos en la calle Amazonas por razones de seguridad, y el cambio de las entradas y salidas en la calle Ruda y calle Maldonadas, algo que solicitaban los comerciantes.