Almeida: “Si los comerciantes quieren, el Rastro puede estar abierto el domingo”

El alcalde ha señalado que el cierre del Rastro, que se prolonga ya casi ocho meses, “no beneficia absolutamente a nadie”

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y una guardia civil, acarician a uno de los perros adoptables durante la presentación de la campaña "Adopta un jubilado 2021"Emilio NaranjoEFE

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha expresado su confianza en que los vendedores del Rastro acepten la última propuesta para su reapertura ofrecida por el Ayuntamiento, y ha asegurado que, si ellos quieren, el histórico mercadillo podría abrir este mismo domingo.

Tras participar en un acto para fomentar la adopción de perros jubilados, Martínez-Almeida ha insistido a los vendedores de que no deben tener “ninguna preocupación” respecto al control del aforo del mercadillo, que se ha convertido en uno de los principales puntos de fricción entre Consistorio y comerciantes.

Si el problema se plantea en cuanto al control del aforo, no es una labor que le pueda corresponder a la Policía Municipal, pero el Ayuntamiento de Madrid se compromete a poner todos los medios necesarios para que el aforo del Rastro sea controlado y, por tanto, no sea obstáculo para que se proceda a la apertura”, ha subrayado.

El alcalde ha señalado que el cierre del Rastro, que se prolonga ya casi ocho meses, “no beneficia absolutamente a nadie”, y ha defendido la “sensatez” de las sucesivas propuestas que ha planteado el Ayuntamiento.

La prioridad para el Consistorio, ha añadido, será garantizar en todo caso “la seguridad” tanto de comerciantes como de visitantes y vecinos.

El Ayuntamiento trasladó este jueves “de manera formal” a los vendedores ambulantes del Rastro su última propuesta para la reapertura del mercadillo.

En ella se propone la apertura del Rastro con vallado perimetral de forma que se sectorice la circulación de peatones de los puestos y el aforo del Rastro (2.700 personas) en zonas autónomas de funcionamiento.

Se proponen 500 puestos -el 50 % de los autorizados- de dimensiones de dos por un metro, separados entre sí por 1,5 metros, y divididos de la siguiente forma: 81 en plaza de Cascorro; 190 en calle Ribera de Curtidores; 82 en plaza del General Vara del Rey; 120 en plaza Campillo del Mundo Nuevo; 16 en calle Carlos Arniches (entre las calles Mira el Río Alta y Carnero), y 11 puestos en Mira el Río Baja, entre las calles Mira el Río Alta y Carnero.

Esta última propuesta recoge también que la colocación de los puestos tendrá en cuenta el carácter rotatorio de domingos y festivos, tal y como habían solicitado los comerciantes porque el público es diferente en función de si es domingo o festivo.

También recoge la imposibilidad de colocar puestos en la calle Amazonas por razones de seguridad, y el cambio de las entradas y salidas en la calle Ruda y calle Maldonadas, algo que solicitaban los comerciantes.