Madrid estudia nuevas medidas para salvar las terrazas este invierno

Begoña Villacís planteará hoy en la Comisión de Hostelería una nueva propuesta para agilizar los trámites para establecer cerramientos

Queda más de un mes para que entremos en la estación más fría del año. Sin embargo, durante estos últimos días vivimos un anticipo del invierno. Bien lo saben los hosteleros, que ven cómo la temporada de terrazas se va agotando. Esta extensión de sus locales ha permitido a muchos bares y restaurantes sobrevivir durante estos últimos meses, en los que las restricciones de horarios y aforos han marcado nuestros hábitos de consumo. No en vano, el Ayuntamiento de Madrid ha autorizado ya más de 2.000 terrazas. Para hacerse una idea de su impacto, cada una de ellas ha permitido sacar a tres trabajadores de un ERTE.

Ante la inminente bajada en las temperaturas y las precipitaciones que traerán consigo, el Consistorio estudia nuevas medidas que permitan prolongar la vida de las terrazas. En la sesión de la Comisión de Terrazas de Hostelería y Restauración que se celebrará hoy se valorará la autorización de la instalación temporal de elementos delimitadores y de acondicionamiento. Según avanzan a este periódico fuentes consistoriales, se someterá a estudio la posibilidad de establecer cerramientos en las terrazas, «de manera que la clientela pueda disfrutar del servicio de forma óptima y confortable, siempre garantizando las condiciones sanitarias y los demás intereses generales implicados». De hecho, subrayan que se tratará de una propuesta, en este caso de la vicealcaldesa, Begoña Villacís, y que deberá ser estudiada por todos los miembros de la Comisión, en la que se encuentran representantes y técnicos de las áreas de Medio Ambiente, Coordinación Territorial, Economía-Comercio, Cultura-Turismo y Obras y Equipamientos.

Durante una entrevista concedida a LA RAZÓN, Begoña Villacís subrayó la decidida apuesta del actual equipo de Gobierno por los hosteleros. La vicealcaldesa señala que la iniciativa iría en la misma dirección que otras aprobadas recientemente. Una de las últimas, la posibilidad de que estos locales puedan instalar estufas eléctricas en sus terrazas sin necesidad de pedir una modificación de su autorización; solo bastará con enviar una comunicación a la Junta Municipal de Distrito correspondiente. Otra de las medidas aprobadas ha sido la suspensión de la tasa de tarrazas para 2020, iniciativa que la propia Villacís anunció que se podría prolongar también en 2021. Sin olvidar tampoco la concesión de bandas de aparcamiento y zonas terrizas para que estos empresarios puedan extender sus negocios.

Al igual que en otras ocasiones, la propuesta de hoy irá dirigida a agilizar los trámites administrativos para poder establecer estos cerramientos. Una medida con la que se podría «garantizar que no se pierdan más trabajos» en el sector. Las administraciones no creamos empleos, pero sí podemos evitar que se destruyan. Con las medidas que hemos aprobado, alrededor de 6.000 personas han podido conservar su trabajo».

«Pedimos comprensión a los vecinos: son medidas para 3 meses»

Más de seis décadas contemplan ya a la marisquería Rafa, uno de los restaurantes con más solera no solo del barrio de Retiro, sino de toda la capital. Su dueño, Rafael Andrés, es una de las voces autorizadas de la hostelería madrileña. Miembro de la a Asociación Madrileña de Empresas de Restauración (AMER), forma parte también del Comité Ejecutivo de Hostelería de España. Como todo su gremio, está a la espera de nuevas medidas que permitan salvar sus locales. Rafael ya contaba con terraza. Ahora prepara colocar estufas de gas, medida para la cual el Ayuntamiento de Madrid ha agilizado los trámites y que podría permitirle mantener los clientes durante este invierno.
«Ahora mismo la hostelería está arruinada. No es solo la pérdida de empleos. Son también los proveedores, las bodegas...», explica el hostelero. En ese sentido, valora el hecho de que el Consistorio «se está volcando con nosotros y nos sentimos arropados». Pero pide «comprensión» por parte de todos, también de los vecinos que pueden ver cómo, por la extensión de las terrazas, pierden espacio peatonal. «Pedimos empatía. No hablamos de que vayamos a servir en la calle a 200 personas. Son medidas que durarán unos tres meses, hasta que regresemos a la normalidad. Al final, todos somos parte del barrio».
Una de las cuestiones que preocupa al sector en general es el que concierne a los Expedientes de Regulación de Empleo (ertes). El Gobierno central ha prorrogado las ayudas para ejecutar estos expedientes hasta el 31 de enero. La fecha se va acercando y los empresarios esperan que el Ejecutivo no espere «hasta el día antes» para anunciar qué va a hacer a continuación, porque eso supondría la «ruina» para los establecimientos. De hecho, recuerdan que mañana jueves, el sector en bloque saldrá a las calles de toda España para reclamar ayudas.