Dos de cada tres hoteles de Madrid permanecen cerrados

Los establecimientos se reinventan: cena con habitación, espacios alquilados por horas para trabajar o fines de semana en el hotel más próximo... a su domicilio

La crisis sanitaria y económica del Covid ha golpeado a todos. Dos de cada tres hoteles de la Comunidad de Madrid permanecen cerrados por el coronavirus y el resto trata de salir adelante con fórmulas novedosas, como la transformación de habitaciones en despachos, o con ofertas para cenar sin prisas y sin pensar en el toque de queda, ya que incluyen alojamiento después.

Son iniciativas que se han podido compartir en la cuarta edición de ‘Madrid Hotel Week’, organizada por la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid (AEHM).

Bajo el lema ‘Con más motivo’, este domingo culminan las más de cincuenta actividades culturales, gastronómicas y musicales que se han ido desarrollando desde el día 9 en más de treinta establecimientos hoteleros.

El objetivo ha sido poner en valor el esfuerzo del sector para mantener sus puertas abiertas y reivindicar la importancia de los hoteles “no solo en la economía, sino también en la vida de Madrid” al ser “espacios seguros en los que disfrutar de diferentes formas”.

Según los hosteleros, dos de cada tres de estos locales de la Comunidad de Madrid están cerrados y la ocupación media no llega al 15 %, por lo que hay que “reinventarse”.

Los hoteleros explican que los establecimientos están valorando “poner en marcha nuevas fórmulas para evitar su cierre y compensar la ausencia de viajeros”, como fomentar su oferta gastronómica o sus servicios de bienestar, o desarrollar espacios de ‘coworking’ con la “reconversión” de habitaciones en despachos.

Es el caso del hotel Riu Plaza España, donde de lunes a jueves el público es “muy corporativo” mientras que los fines de semana comienza la afluencia de “más familias, más parejas” autóctonas que aprovechan la tesitura para alojarse, explica el director comercial de este hotel, Gonzalo Baselga.

La aventura del ‘coworking’ comenzó en Riu la primera semana de noviembre, y “la verdad” es que “ha tenido mucho éxito, con reservas y peticiones durante todos los días”, asegura.

La idea de acondicionar el hotel del Edificio España hacia el cotrabajo surge “desde el confinamiento”, ante la “necesidad” que se detectó después de que “muchas empresas” se “quitasen” de los alquileres “y, sobre todo, por el llamado teletrabajo”.

“Los hoteles nos estamos reinventando en todos los espacios que tenemos disponibles, y creemos y pensamos que muchas de estas tendencias de ahora vienen para quedarse”, considera Baselga.

Además de esta transformación, en RIU se sigue trabajando para que “la gente obtenga lo que está buscando, poder salir y hacer algo más” y para ello, adelanta, se empezará de nuevo a programar sesiones de DJs los viernes y los sábados, “con todas las medidas y sin bailar, evidentemente”, agrega.

En este año complejo, también hay quienes adaptan su oferta a las restricciones de movilidad. Paradores, por ejemplo, ha diseñado una nueva oferta para que el cliente local conozca el más cercano.

“Disfrutar está permitido. Rompe la rutina y revive tu ciudad”, sostiene, por su parte, la cadena Catalonia en otra oferta exclusiva para residentes en cada comunidad autónoma.

Y es que cenar “sin mirar el reloj porque llega el toque de queda es posible” a través de dos paquetes diferentes que incluyen habitación, desayuno y cena.

Otras cadenas enfocan sus actuaciones a “promover la tranquilidad sanitaria”, como Room Mate, la “primera cadena hotelera mundial en realizar pruebas covid-19 gratuitas para sus clientes” gracias a una alianza con Quirón.

Y otros ponen sus espacios comunes al servicio de los madrileños.

La directora de Comunicación y Relaciones Públicas de Four Seasons Madrid, Marta Centeno, explica que “ahora mismo hay muy poquito” cliente alojado en este espacio que abrió el 25 de septiembre, porque la clientela de la cadena es “principalmente internacional”.

En Four Seasons se muestran “muy contentos” con la “acogida” que están teniendo con el público madrileño, con “lleno” -"teniendo en cuenta las medidas de seguridad, el distanciamiento y el aforo limitado"- tanto de ‘El patio’, la apuesta del lobby que hace alusión en su nombre al antiguo patio de operaciones del Banco Español de Crédito, como en el restaurante del chef con tres estrellas Michelin.

"Entre semana la zona del ‘lobby’ vemos gente que viene un poquito más de negocios, a hacer alguna reunión, pero hay de todo, y en el fin de semana, como la gente tiene más tiempo libre, se acerca o a desayunar o a merendar -gracias a las “buenísimas tartas” del chef pastelero-, a conocer el hotel", explica Centeno.

También se nota, ante la imposibilidad de viajar a otros destinos, el fenómeno “staycation”, es decir, “unas vacaciones” en el lugar residencia o cerca de éste en lugar de viajar a otros sitios.

“Hay gente que lo está haciendo en este hotel. Vemos, sobre todo el fin de semana, gente que viene a alojarse”, dice Centeno.

Y añade: “Estamos esperando que la situación mejore” para que la clientela internacional “venga y conozca el primer Four Seasons en España”.