Ayuso potencia los “bares seguros” de Madrid frente a las reuniones privadas

El sello “Garantía Madrid” avala sensores de CO2 y filtros purificadores de alta eficiencia. Todo para hacer de la hostelería un espacio de reunión mejor que las viviendas a la hora de reunirse con familia o amigos

La presidenta de la comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, otorga el reconocimiento "Garantía Madrid" de preparación frente al coronavirus al gerente de Casa Botín, Antonio González, durante la presentación este martes en el restaurante Casa Botín, en la calle Cuchilleros de Madrid, las nuevas medidas que pone en marcha en el Gobierno regional para la prevención contra el Covid-19 en los sectores de restauración y hostelería.
La presidenta de la comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, otorga el reconocimiento "Garantía Madrid" de preparación frente al coronavirus al gerente de Casa Botín, Antonio González, durante la presentación este martes en el restaurante Casa Botín, en la calle Cuchilleros de Madrid, las nuevas medidas que pone en marcha en el Gobierno regional para la prevención contra el Covid-19 en los sectores de restauración y hostelería.Fernando AlvaradoEFE

El escenario de trabajo no son ya las Navidades. En la Comunidad de Madrid la mirada está puesta en la recuperación económica. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha hecho hincapié en este martes en que “las Navidades pasan rápido” y hay que poner la vista “en la primavera, en la recuperación, en el 2021” para que la capital siga siendo “un lugar seguro”.

En su intervención, en la actualización del sello ‘Garantía Madrid’, ha incidido en que, al margen del plan que está preparando la Consejería de Sanidad, para que sean unas “semanas seguras” es necesario mirar al próximo año.

“Las Navidades pasan rápido pero sobre todo lo que no podemos permitirnos es volver atrás y tener otra vez las circunstancias que se dieron en los meses de julio y agosto, de confianza”, ha declarado, en el Restaurante Casa Botín.

Entre las medidas para conseguir el sello “Garantía Madrid” está la instalación de sensores de CO2 en espacios como restaurantes que suelen ser utilizados durante una hora o más por grupos de personas, que, además, en este caso, se quitan la mascarilla para poder comer o beber. Asimismo, también se colocarán filtros purificadores de alta eficiencia, si bien se ha destacado por parte del Gobierno regional que la recomendación que va a primar siempre es la de garantizar la ventilación natural.

Otras de las medidas que serán de obligado cumplimiento, además de la ventilación cruzada natural; son la reserva telefónica obligatoria y/o la necesidad de rellenar un formulario por parte de los clientes para que los locales guarden un registro de los asistentes de cara a posibles rastreos; o evitar, en la medida de lo posible, que los clientes estén de pie.

Además, el horario de cierre del establecimiento debe ser compatible con el confinamiento nocturno establecido por las autoridades pertinentes (actualmente el toque de queda es de cero a seis) y debe existir un control de los decibelios en los establecimientos de manera que los clientes no tengan que forzar la voz para conversar.

Para la presidenta, en esos meses se pensó que “el virus se había acabado” y volvieron a haber reuniones en torno a una mesa con familiares y amigos creyendo que no iban a haber contagios. En este punto, ha indicado que no puede “pasar lo mismo estas Navidades” porque Madrid tiene que seguir siendo “un lugar seguro”.

Ayuso ha subrayado que “con responsabilidad” tras meses difíciles el virus está “bajando paulatinamente” pero ha reclamado “no confiarse lo más mínimo”. Así, ha incidido en que hasta que lleguen las vacunas, que aunque se habla “mucho” de la estrategia “todavía” no están listas, no hay que precipitarse ni “volver atrás”.

Posteriormente, tras el acto, en declaraciones a los medios, ha incidido en que le gustaría que el plan se presentase “este viernes” por parte de la Consejería y ha defendido que están “acertando” porque están tomando medidas “a corto plazo según va el porcentaje de contagios”. “A todos nos gustaría que fuesen unas Navidades normales pero todo indica que tendremos que cuidarnos muy mucho todavía”, ha remarcado.