Navidad: la Policía Nacional también controlará las aglomeraciones

El dispositivo del Ayuntamiento prevé un aumento de efectivos si la situación lo demanda

Ambiente en las calles y comercios del centro de Madrid el día en el que se celebra el Ciber Monday. Este fin de semana se ha celebrado el Black Friday, la antesala de las compras navideñas, que han provocado aglomeraciones de publico en el centro de la capital. 
En la imagen, ambiente en la calle preciados
Ambiente en las calles y comercios del centro de Madrid el día en el que se celebra el Ciber Monday. Este fin de semana se ha celebrado el Black Friday, la antesala de las compras navideñas, que han provocado aglomeraciones de publico en el centro de la capital. En la imagen, ambiente en la calle preciadosAlberto R. RoldánLa Razón

La Policía Nacional, en colaboración con la Policía Municipal de Madrid, también trabajará en evitar las aglomeraciones en la capital durante las fiestas navideñas, especialmente en el distrito de Centro. Así lo afirman a este periódico fuentes de la Delegación de Gobierno de Madrid. No en vano, recuerdan que, a lo largo de los próximos días, el Ministerio del Interior presentará su Plan para la Navidad. Un protocolo de actuación habitual en estas fechas y que en esta edición, debido a la pandemia del coronavirus, además de velar por la seguridad en las calles también controlará los agolpamientos de personas, sobre todo en zonas específicas de la capital como Centro.

Precisamente, el pasado lunes, la vicealcaldesa, Begoña Villacís, reclamó un «mayor refuerzo del Gobierno y de la Policía Nacional» en las calles, después de las imágenes, captadas este fin de semana, y que mostraban el distrito saturado de personas.

En todo caso, desde el Ayuntamiento de la capital recuerdan que el número de efectivos policiales destinados en la zona –75 agentes en los «días valle», 100 en los de especial afluencia– es «modulable»: en caso de que los mandos policiales consideren que es oportuno, el Consistorio incrementará la presencia de la autoridad municipal. A esta medida se podrían añadir otras, como los cortes peatonales en el sentido de determinadas calles. estableciendo un sentido único. Este sería el caso de Preciados y Carmen: en la primera solo podría accederse a través de la Puerta del Sol; en la segunda, desde la Plaza de Callao. Además, el Ayuntamiento podría colocar señales luminosas para indicar el tránsito correcto a los peatones.

Visitas escalonadas

El alcalde, José Luis Martínez-Almeida, se refirió ayer a la controversia derivada por las imágenes de Centro. Durante la inauguración del hospital de emergencias Isabel Zendal, el regidor ha pedido a los madrileños que «escalonen» las visitas a la zona «en la medida de lo posible». De esta forma, Martínez-Almeida negó que, en los días previos, él «invitara a salir» a la gente a la calle. «Los desplazamientos son una fuente de contagio, la movilidad y las aglomeraciones pueden serlo, y, por tanto, pido que limiten los desplazamientos, como también pedí en los puentes», aseguró el alcalde.

En todo caso, «la solución nunca pasa por apagar las luces» de Centro, afirmó esta semana Begoña Villacís. De hecho, recordó que el gasto en iluminación es «el mismo» que desembolsó la Corporación anterior. Además, el Ayuntamiento no puede olvidarse de la hostelería, un sector especialmente castigado durante la pandemia. En esa línea, la vicealcaldesa contrapone a Madrid el caso de Cataluña, que «decidió cerrar la hostelería y ahora están al borde de la ruina», mientras que el sector en la capital se encuentra en «mucho mejor situación». «Afortunadamente, va a poder sobrevivir», afirmó.

El portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid, Pepu Hernández, llamó la atención del «centralismo institucional» del Ayuntamiento, que hace que «todas las luces y la cultura estén en el centro», lo que está provocando, según su opinión, que «se esté perdiendo el respeto a la pandemia». Y mientras, «el portavoz del PP, antes alcalde» cree que «no hay problema» alguno porque la gente «lleva mascarilla, o no, hay distancia de seguridad, o no», lamentó. Para Hernández, la situación responde a «la contradicción eterna, la pelea que ha estado desde el primer momento entre salud y economía». Por eso, confía sobre todo «en la responsabilidad individual», porque en las administraciones madrileñas «no hay una decisión clara».

Unas críticas a las que se sumó ayer la portavoz de Más Madrid, Rita Maestre. «Que Almeida diga que las imágenes de enormes aglomeraciones que hemos visto este fin de semana en el centro de Madrid entran dentro de lo previsto son de una enorme irresponsabilidad. Y que además manipulen las imágenes para que parezca que hay menos gente de la que había es un despropósito», dijo la concejala.

Las imágenes de la policía fueron tomadas el domingo

Martínez-Almeida salió ayer al paso de la polémica en torno a las imágenes, compartidas por la Policía Municipal de Madrid, que mostraban poca afluencia de gente en la Puerta del Sol durante el pasado fin de semana. El alcalde «garantizó» ayer que dichas imágenes, mostradas en el perfil de Twitter del Cuerpo Municipal, fueron «tomadas el domingo. El sábado pudo haber aglomeraciones, pero no las había ni de lejos el domingo». Así, ha subrayado que la Policía Municipal «no manipula ni fecha ni hora. Se dio traslado de que esas imágenes se habían grabado a una hora y en un día», añadió. La confusión se produjo cuando la Policía compartió dichas imágenes, tomadas por drones, haciendo alusión a que habían sido tomadas el «fin de semana», sin especificar el día, y que demostraban «que la circulación era fluida y con distanciamiento social».