Los vecinos de Perales del Río, contra la instalación de una gasolinera en el parking de un supermercado

Los vecinos del barrio de Getafe creen que pone en riesgo la salud de los residentes

Barrio de Perales del Río, en Getafe
Barrio de Perales del Río, en Getafe EUROPA PRESS

Los vecinos del barrio de Perales del Río, en el municipio de Getafe, han iniciado protestas después de tener conocimiento de la solicitud cursada por una cadena alimentaria para instalar una gasolinera en su centro situado en la Avda. Grazia Deledda, nº 1. Esta instalación se ubicaría en el parking de dicho establecimiento y contaría con depósitos con capacidad para albergar 60.000 litros de combustible.

La tramitación administrativa de dicha solicitud, que incluye varios túneles de lavado de vehículos, se halla en sus últimas fases, con lo que la dirección de la empresa podría iniciar su construcción en un breve plazo de tiempo.

Según los vecinos, la ubicación de esta estación de suministro de carburantes se encontraría a escasos metros tanto del propio supermercado como de las viviendas de las inmediaciones, así como de otros equipamientos, tales como un parque infantil o el Centro Cívico del barrio. De esta manera “su puesta en marcha transformaría el espacio circundante en un área peligrosa desde el punto de vista de la seguridad de peatones, ciclistas y otros usuarios vulnerables y, sobre todo, desde la perspectiva de la emisión de gases altamente contaminantes a la atmósfera”, aseguran los residentes del barrio de Getafe.

Riesgos para la salud

Los vecinos creen que “la actividad de suministro de carburantes, esto es, el trasiego de combustibles de los camiones cisterna a los depósitos (60.000 litros) y de los depósitos a los vehículos, conlleva inevitablemente la emisión de partículas volátiles y tóxicas. De ellas, la más peligrosa es el benceno, considerada médicamente como un potente cancerígeno”. Y, según la OMS, “la exposición humana al benceno se asocia con una gran variedad de enfermedades y efectos en la salud agudos y a largo plazo, como cáncer y anemia aplásica”.

Por otro lado, los vecinos creen que el aumento de tráfico que generará el acceso a la estación de carburantes que el supermercado desea construir en su centro de Perales del Río elevará la contaminación del aire de la zona. “Inhalar a diario esas sustancias, especialmente el benceno, afectará a la salud de los residentes en el medio y largo plazo, y repercutirá también en la de los propios trabajadores del supermercado y sus clientes habituales. La estación de suministro producirá un efecto añadido, derivado de la sobreexposición a los ruidos constantes y elevados que producen los túneles de lavado”.

Riesgos para la seguridad

Los residentes en la zona también temen que su seguridad se vea comprometida “por derrame accidental del combustible, un problema agravado por el sistema de autoservicio, al no existir personal cualificado que controle el suministro de las cisternas ni el repostaje que llevan a cabo los propios clientes; por inflamación del combustible y en caso de accidente, no se cuenta con personal cualificado ni medios para hacerle frente”. Temen que, en caso de accidente, pudiera ocurrir una explosión, o que se incremente el riesgo de atropellos al incrementarse el trasiego de vehículos ligeros y pesados en una zona en la que hay una alta movilidad a pie, en bicicleta y patinete, especialmente de niños.

Modificación del PGOU

Según los vecinos, el problema del supermercado quiere generar a los vecinos de Perales del Río ya se ha vivido en ocasiones recientes en otros barrios de Getafe, circunstancias en las que, desde distintos ámbitos sociales y políticos, se han buscado fórmulas para evitar que actividades altamente contaminantes y peligrosas para la salud se ubiquen en áreas próximas a zonas residenciales.

Este proceso culminó en la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Getafe, y afecta, en concreto, al artículo 212. Dicho artículo se refiere a las normas urbanísticas que rigen las “Condiciones generales de uso de instalaciones de suministro de combustible”. Su modificación (aprobada el pasado 5 de febrero en el Pleno del Ayuntamiento con el voto favorable de la práctica totalidad de los grupos políticos) incluye una cláusula por la que se prohíbe la instalación de estaciones de repostaje de carburantes a menos de 50 metros de viviendas o a menos de 100 metros de equipamientos.

“Sólo resta que la Comunidad de Madrid agilice los trámites necesarios para que se hagan efectivas ésta y otras modificaciones que afectan al PGOU de Getafe, una necesidad acuciante para salvaguardar el derecho a la salud de los ciudadanos”.

Los vecinos de Perales del Río, a través de un comunicado, han apelado a la “política de Responsabilidad Social Corporativa de la que el director general del supermercado ha hecho gala en distintos medios de comunicación, instamos a la dirección del Supermercado a que desista de la construcción de esta estación de suministro de combustibles en el parking de su centro de la Avda. Grazia Deledda, nº1.