Ayuso y Urkullu critican el “cambio en las reglas del juego” del Gobierno en el reparto de vacunas “en función del color político”

La presidenta madrileña cree que “afecta gravemente a Madrid” y “es un error y una falta de respeto para los técnicos sanitarios y para los madrileños”

Thumbnail

Madrid está indignada con el modo en que se está haciendo el reparto de vacunas y los criterios que el Gobierno está aplicando. Y de ello ha dejado constancia la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, durante su visita a Villamanrique de Tajo, uno de los municipios del sureste de la región que ha visitado esta mañana para comprobar su estado tras la nevada.

Para empezar, cree que las modificaciones “son un absoluto error y una falta de respeto para todas las personas que están trabajando en la Consejería de Sanidad, los técnicos sanitarios y los ciudadanos de Madrid”.

Pero más allá de esta cuestión, las dificultades que va a tener Pfizer en el suministro de vacunas “van a afectar gravemente a Madrid”. Ayuso ha defendido la estrategia madrileña en el reparto de las dosis basada en vacunar primero a los ciudadanos más vulnerables y a los sanitarios, pero guardando una segunda dosis a la vista de que es necesario una segunda para completar la eficacia de la vacuna. “Necesitamos la ayuda del gobierno, no cambiar las reglas del juego a la mitad de partida y no mirar a las Comunidades autónomas por colores políticos”.

La presidenta madrileña cree que “no sé qué más tiene que pasar en la Comunidad de Madrid, desde el punto de vista sanitario, para que no se nos ayude y en lugar de quedarnos de brazos cruzados habrá que ir a Europa o a dónde sea. Yo desde luego lo haría, si fuera presidenta de Gobierno, iría a cualquier rincón de la tierra para buscar todas las vacunas y haría todas las gestiones para traer cuantas más, como están haciendo otros países.

Pese al aumento de casos, Ayuso también ha defendido la estrategia sanitaria en la lucha contra la Covid-19, centrada en no hacer confinamientos severos “que están arruinando a tantas familias, eso es lo fácil”.

Quejas también de Urkullu

En la misma línea se ha manifestado el lehendakari, Iñigo Urkullu, que ha señalado que la posibilidad de modificar el sistema de distribución de las vacunas contra la covid-19 en función de las ya puestas, para garantizar así la segunda dosis a aquellas Comunidades que “no han hecho previsión de viales”, resultaría “injusta para con Euskadi”. Asimismo, ha advertido de que ello llevaría a “una carrera alocada por vacunar a cualquier precio”.

En este sentido, lamenta que parezca que también Euskadi se tenga que ver afectada por interpretaciones relativas a la aplicación de las dosis y la formación de los profesionales, “como si fuera un concurso-carrera o competición”.

“La decisión que podría ser adoptada por parte del Gobierno español, según lo anunciado en el día de ayer, de garantizar la segunda dosis a aquellas Comunidades que no habrían hecho previsión de vacunas, resultaría injusta para con Euskadi”, ha defendido.

A su juicio, materializar esta posibilidad llevaría así a una “carrera alocada por vacunar a cualquier precio, que se ha demostrado ineficaz y peligrosa”. “Mientras sigan existiendo exclusivamente vacunas de dos dosis fabricadas por un único fabricante, es imprescindible que las Comunidades Autónomas garanticen el ‘stock’ suficiente para completar la vacunación”, sostiene el presidente vasco, al tiempo que considera necesario actuar “anticipando posibles roturas de suministro”.

De este modo, recuerda que estas empresas tienen que suministrar vacunas a cientos de millones de personas en todo el mundo que padecen la pandemia de covid-19 y advierte de que se pueden producir todo tipo de problemas de suministro y logística, como ha ocurrido con el cierre del aeropuerto Adolfo Suárez-Barajas como consecuencia del temporal de nieve.

Además, Urkullu recuerda que la efectividad de las dosis tiene un período determinado y sostiene así que “lo que ha sucedido en estos días no debería volver a suceder”. “Los criterios de vacunación en todas las Comunidades han de ser claros. Así lo debe establecer, como otras cuestiones ante la situación grave que padecemos, la Comisión Estatal Interterritorial, tal y como hemos solicitado de manera reiterada”, insiste.

Por todo ello, argumenta que no se deben promover competiciones entre Comunidades para ver “quién es la que más vacuna y en menos tiempo”. “¿Qué ocurre si entre hoy y el miércoles Euskadi utiliza el 100% de las vacunas disponibles? ¿Tendríamos ‘derecho’ en ese caso a recibir más vacunas que otras Comunidades? No tiene sentido promover una competición y, menos, perjudicar a quien ha actuado con previsión”, cree.

A su entender, se trata de un tema “muy serio, global y de bien común”, de tal modo que “si alguna Comunidad decidiere apostar por la estrategia planteada, tendría que asumir las consecuencias de la misma”. “No perjudicar a quienes hemos adoptado una decisión soportada en los criterios de un Consejo, con un Plan y una estrategia que se ha descubierto acertada, por prudente y eficaz”, expresa.

Así, dice confiar en que se proceda a una “reconsideración” de lo anunciado este pasado viernes, se mantengan los criterios que fueron acordados y “que no puedan ser alterados para perjudicar a quien ha actuado con mayor cautela y previsión”.