La Policía visionará los vídeos de la polémica boda del Casino de Madrid y Sanidad valorará las sanciones

Los organizadores aseguran que se cumplían las medidas de seguridad: mesas de cuatro personas, aforo del 15%, mascarillas y metro y medio de distancia. Los vídeos difundidos en redes desmienten este escenario

Thumbnail

La Dirección General de Salud Pública madrileña abrió ayer una investigación sobre la boda celebrada el sábado en el Casino de Madrid, cuyos invitados no llevaban mascarilla. El enlace tuvo lugar el sábado en esas instalaciones del Casino, en el centro de la capital, donde se celebraba la boda de Jaime Navarro, un exjugador de la cantera del Real Madrid, y Beatriz Ungría. Tras la petición de la Consejería de Sanidad del Gobierno regional, la Policía Municipal de Madrid abrirá un expediente de investigación, con el fin de trasladarle sus conclusiones una vez terminen los agentes las pesquisas. Así lo confirmó ayer la concejala delegada de Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid, Inmaculada Sanz. Se iniciará ese expediente una vez llegue el requerimiento formal. Los policías verán las grabaciones e investigarán si ha habido alguna ilegalidad. Serán en todo caso, la Consejería la que decida las posibles sanciones.

En los vídeos publicados en las redes sociales se puede ver a los asistentes sin mascarilla y sin guardar la debida distancia de seguridad. También se ve a los novios entrando en uno de los salones donde los invitados no tienen mascarilla y algunos de los asistentes llegan incluso a abrazar a la pareja.

La normativa de la Comunidad de Madrid permite celebrar bodas con un aforo del 50%, con distancia de seguridad entre los asistentes y el uso obligatorio de la mascarilla. Los organizadores del convite aseguraron ayer que ellos cumplieron todos los protocolos y medidas sanitarias establecidas. Según aclaran en un comunicado, además de los protocolos higiénicos y sanitarios, se llevaron a cabo medidas de ventilación adicionales y se ofreció a los invitados toda la información requerida para un correcto cumplimiento de la normativa. «De esta manera, los asistentes eran conocedores de las medidas obligatorias para cumplir con su responsabilidad individual», apuntan. Se trata, explican, de un espacio habilitado de 1.500 metros cuadrados, donde sólo se cubrió un 15 por ciento del aforo, siendo un 50 por ciento lo permitido por la normativa. La organización afirma que todos ellos fueron distribuidos en mesas de cuatro comensales, «garantizando una distancia mínima entre cada mesa de 1,5 metros tal y como está establecido».

La vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, lamentó ayer que la población esté empezando «peligrosamente» a inmunizarse contra las cifras de cientos de muertes diarias y ha apelado una vez más a la «responsabilidad individual» frente a la Covid-19, en alusión a la boda que se celebró en el Casino de Madrid en los que se puede ver a los asistentes sin mascarilla y sin guardar la debida distancia de seguridad.