Madrid: así se reparten tareas del hogar hombres y mujeres durante la pandemia

Ellas limpiaron, plancharon y lavaron la ropa más que ellos. Los porcentajes se acercan en la cocina y en el cuidado de niños

Las mujeres han continuado con las labores de limpieza durante el confinamiento
Las mujeres han continuado con las labores de limpieza durante el confinamiento

¿Ha supuesto el confinamiento un cambio en los roles de hombres y mujeres en lo que a tareas domésticas se refiere? A tenor del estudio Diagnóstico Corresponsabilidad-Conciliación en la Comunidad de Madrid, elaborado por la Consejería de Economía, Empleo y Competitividad, las parcelas siguen claramente delimitadas: las mujeres continúan acaparando los porcentajes más elevados en cuanto al cuidado del hogar, con un 96,4% de respuestas afirmativas, por un 84,3% de los varones y un 49,2% de aquellos hijos que están en edad de echar una mano. Mientras, aproximadamente uno de cada diez responde que cuentan con ayuda externa.

Se trata de un análisis llevado a cabo por el Gobierno regional, dentro de su estrategia para impulsar la corresponsabilidad e implicar a progenitores, trabajadores, empresas, Administraciones públicas y a toda la sociedad en los cuidados familiares. El objetivo del informe, al que ha tenido acceso LA RAZÓN, está en conocer el grado de participación de los madrileños en las tareas del hogar y evaluar la incidencia de la pandemia en esta situación. Para ello, se han realizado más de 500 entrevistas a residentes en la Comunidad de Madrid de entre 18 y 64 años –siendo el 50% residente en la capital madrileña y el otro 50% en el resto de la Comunidad–.

Lavar y planchar

En concreto, el mayor peso de las mujeres se encuentra en las tareas de limpieza, mientras que más de la mitad de los hombres participan frecuentemente en el lavado de ropa y, sobre todo, en el planchado. Sin embargo, el hombre es más participativo que la mujer en las compras y las gestiones administrativas, y se equipara bastante con la mujer en cuanto a la cocina, el cuidado de los hijos y sus estudios y la atención a mayores y dependientes.

Así, en lo que se refiere a limpieza, un 47,9% de las mujeres asegura participar siempre, por apenas un 10% de los hombres. En cuanto al lavado de ropa, las mujeres han contestado que se encargan «siempre» de esta labor en un 55,7% y de manera frecuente en un 37,5%; los hombres, por su parte, lavan «siempre» la ropa en un 5,7% y otro 22,4% ha contestado que lo hace «frecuentemente».

El planchado corresponde «siempre» a la mujer en un 47,9% de los casos frente al 5,7% de hombres; mientras que a la hora de las compras son el 43,8% de las mujeres quienes compran de manera frecuente y el 38% de hombres.

En cuanto a las gestiones administrativas, destaca ligeramente el papel de los hombres (43,8% frente a 35,9% de las mujeres); en la cocina los hombres se encargan de esta labor de manera frecuente en un 38% frente a la 43,8% de las mujeres; y en cuanto a cuidados de los hijos se mantiene cierto equilibrio con un 31,3% de hombres que los atienden de manera frecuente, frente a un 32,3% de mujeres.

En el 94,2% de los casos el aumento de obligaciones por la pandemia no ha implicado modificaciones de la situación laboral en cuanto a permisos y excedencias, si bien cuando esta situación se ha dado ha tenido más impacto en la mujer (65,4%) que en el hombre 31%).

Mejora la percepción

En principio, pues, pocos cambios con respecto a la desigualdad en casi la totalidad de las tareas. Con todo, el informe elaborado por la Comunidad de Madrid refleja que, durante la pandemia «ha mejorado la percepción general sobre la corresponsabilidad, aunque empeora la percepción de la mujer en relación a la satisfacción de sus necesidades vitales».

Así, casi un 40% de los encuestados opina que las condiciones de trabajo en relación a esta materia han mejorado, un dato que parece estar relacionado con el aumento del teletrabajo, ya que podría haber posibilitado la mejora de la percepción sobre la conciliación de la vida laboral y familiar.

De hecho, un 43,4% de los entrevistados ha teletrabajado durante la pandemia. En este sentido, el 63,6% opina que el teletrabajo permite conciliar la vida laboral con la familiar y solo un 18,9% está en desacuerdo con ello. El 45,3% está de acuerdo en que el teletrabajo puede desarrollarse sin problemas a pesar de haber hijos o personas dependientes en el hogar; el 43,8% cree que el teletrabajo es una solución a los permisos de nacimiento y cuidado y un 58,3% está en desacuerdo en que el teletrabajo incremente las diferencias por razón de género.