Madrid califica de “sinsentido” adoptar ahora medidas comunes contra el Covid “cuando no se hizo con peores datos”

La Consejería de Sanidad argumenta que “Madrid tiene casi 7 millones de habitantes” y que el cierre perimetral “genera excesivo contacto social”

Thumbnail

La Comunidad de Madrid ha pedido al Ministerio de Sanidad un mayor análisis científico de la situación epidemiológica y sanitaria en todo el país. El viceconsejero de Salud Pública y Plan Covid-19 de la Comunidad de Madrid, Antonio Zapatero, ha calificado de “incongruente” y “sinsentido” que se quieran adoptar medidas “consensuadas” entre todas las comunidades autónomas cuando, con “peores datos”, no se llevó a cabo.

Así lo ha manifestado Zapatero después de que la región se mostrara en contra de que se adelante el toque de queda para Semana Santa a las 22 horas así como al cierre perimetral. “Es incongruente que cuando comunidades autónomas con incidencia de mil pedían al Ministerio que tomara el liderazgo, eso no se hizo. Pero ahora, que la situación es mejor, se quieren medidas consensuadas. Es un sinsentido”, ha trasladado en la rueda de prensa semanal para valorar la situación epidemiológica.

Además, ha señalado que el 80% de los contagios de Covid-19 se produce en el ámbito familiar y domiciliario, por lo que ha criticado que la propuesta del Ministerio de Sanidad para Semana Santa solo contemple evitar este tipo de reuniones como recomendación.

La Comunidad de Madrid se opuso en la Comisión de Sanidad del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud a la propuesta del Ministerio, que contempla el cierre perimetral de todas las comunidades, una medida que Zapatero cree que no ha funcionado con anterioridad, así como establecer el toque de queda desde las 22.00 horas y limitar los comensales a cuatro personas en terrazas. La propuesta tendrá que ser ratificada el miércoles por el Pleno del Consejo Interterritorial.

Actualmente, tal y como ha recordado Zapatero, el toque de queda comienza a las 23.00 horas y hasta esa hora los establecimientos de hostelería pueden permanecer abiertos, quedando prohibida la entrada de nuevos comensales después de las 22.00 horas.

Ha insistido en que la región rechaza el cierre perimetral de cara a Semana Santa tanto por “experiencia” como por “una razón demográfica”, puesto que “la movilidad en una única provincia genera demasiado contacto social”.

Así lo ha manifestado al ser requerido en la rueda de prensa semanal para evaluar la situación epidemiológica de la región sobre el rechazo a este cierre de cara a Semana Santa. Zapatero ha indicado que “la experiencia” de la Comunidad de Madrid con el cierre perimetral no ha sido positiva, “porque no son iguales todas las comunidades”.

En este punto ha apuntado que “Madrid tiene casi 7 millones de habitantes” y que “la movilidad en una única provincia genera demasiado contacto social”. “Con el cierre perimetral, en Madrid los casos subieron. Vista la experiencia no nos parece que sea una medida que ayude a controlar la pandemia”, ha añadido.

Siguiendo esta lógica, ha explicado que si se impide “que la gente se mueva fuera, se mueve dentro, y si se acota el espacio del toque de queda, se dan grandes acumulaciones en el tramo horario”. “Nos basamos en experiencia previa y en situación demográfica”, ha apostillado.

Un mes con todos los indicadores a la baja

Sobre la adopción de nuevas medidas de cara a Semana Santa, la Comunidad de Madrid fijará su decisión en función del informe definitivo el miércoles en el Consejo Interterritorial.

Por otro lado, Antonio Zapatero ha puesto en valor la “tendencia descendente” de contagios en la región, con “un mes con todos los indicadores a la baja”. En el último informe semanal, del 22 al 28 de febrero, hubo una disminución de casos del 23 por ciento respecto a la semana anterior.

La incidencia se sitúa ahora en 245 casos por 100.000 habitantes, 60 puntos menos respecto a hace una semana, “cuando la incidencia estaba en 305”. Hay 2.262 pacientes ingresados, 1.749 en planta y 514 en UCI, en total 334 pacientes menos que la semana pasada.

También ha recordado que el número de comensales en las terrazas sigue con un máximo de seis personas por mesa, y un máximo de cuatro comensales por mesa en el interior de los establecimientos, con obligatoriedad del uso de mascarilla de forma continuada, tanto en el interior como en la terraza, excepto en el momento concreto de la ingesta de bebida o comida.

Además, continua siendo obligatorio dentro de las medidas preventivas para hacer frente al coronavirus, asegurar la ventilación adecuada de los establecimientos, ya sea por medios naturales o mecánicos.