Así trabaja el equipo que espía las aguas residuales en Madrid para anticiparse al coronavirus

Toma más de 300 muestras en 289 puntos de la red de saneamiento y depuradoras de la Comunidad de Madrid. Ahora Europa los recomienda

Una de las expertas en las instalaciones del laboratorio de Canal de Isabel II en Majadahonda
Una de las expertas en las instalaciones del laboratorio de Canal de Isabel II en MajadahondaLuis DíazLa Razón

Son 25 personas entre doctores en Ingeniería de Caminos, industriales, químicos, farmacéuticos y bioquímicos, a lo que hay que sumar tomadores de muestras, analistas… Todos ellos están coordinados por Antonio Lastra y tienen un cometido: «espiar» las aguas residuales para detectar si hay trazas de SARS-CoV-2. Porque monitorizar el agua se ha convertido en una herramienta muy poderosa para garantizar la salud de los madrileños frente al virus y luchar contra la pandemia.

Este «batallón» contra el virus a pie de alcantarilla y de los laboratorios tiene entre sus misiones ofrecer en un plazo máximo de 48 horas información a la Consejería de Sanidad, que con estos datos confecciona un mapa que le permite visualizar el rastro del virus en la región. A partir de ellos toma decisiones en su lucha contra la Covid-19. Opera desde Canal de Isabel II y su trabajo lleva el nombre de Sistema Vigía, convertido ya en el mayor sistema de rastreo, monitorización y detección del virus en aguas residuales de España.

¿Cómo trabaja este equipo pionero? Toma más de 300 muestras en 289 puntos de la red de saneamiento y depuradoras de la Comunidad de Madrid. Empezó a hacerlo en julio y ya ha realizado más de 11.000 análisis que permiten tener una fotografía casi exacta de la incidencia del virus en Madrid.

Una vez tomadas las muestras, se analizan para confirmar qué cantidad de material genético del SARS-CoV-2 hay en el agua y «esos datos se vierten un sistema que pone en contexto la evolución de cada uno de los puntos de toma de muestras, si la tendencia es creciente o no, y en qué posición de la serie histórica de datos se encuentra el último análisis», explican desde Canal.

¿Pero cómo se hace el estudio cuando la red de saneamiento que Canal opera tiene una longitud de más de 15.000 kilómetros, equivalente a la distancia que separa Madrid del norte de Australia? Se eligieron 289 puntos de muestreo repartidos por toda la Comunidad, de los cuales 51 se sitúan en Madrid capital. Además se estimó que cada punto de abarca una media de 25.000 habitantes, desde los pequeños municipios de la Sierra Norte hasta los de las grandes ciudades de la corona metropolitana o los distintos distritos de Madrid capital. Todo empieza desde el momento en el que un operario levanta la tapa del alcantarillado, desciende por las escaleras y recorre galerías que se encuentran a 35 metros de profundidad para obtener la muestra que luego se lleva al laboratorio.

Gracias a la labor de este equipo, cualquier madrileño puede saber cuál es la tendencia y la magnitud de la presencia de restos de covid en su zona porque los datos son públicos y se pueden consultar en la web de Canal de Isabel II. En total, el sistema analiza las aguas residuales de cerca de siete millones de personas. Ahora la Comisión Europea ha recomendado el rastreo y vigilancia de Covid-19 en aguas residuales en línea con el sistema Vigía que ha rastreado ya 38 veces al cien por cien de la población madrileña. La realidad es que sus análisis representan tanto como hacer una PCR a todos los madrileños..