La Policía Nacional detiene a un conductor que se dio a la fuga en un control con un coche robado

Posteriormente se localizaron en la vivienda donde se refugió más de diez kilos de marihuana

Operativo de la Policía Nacional
Operativo de la Policía NacionalPOLICÍA NACIONAL POLICÍA NACIONAL

La Policía Nacional ha detenido a un conductor que se dio a la fuga en un control policial con un vehículo robado. Este individuo fue arrestado como presunto autor de los delitos de robo de vehículo, resistencia y desobediencia a agente de la autoridad, delito contra la seguridad del tráfico y contra la salud pública.

Los agentes iniciaron una persecución a gran velocidad a través de un camino rural teniendo que cruzar un pequeño río para darle alcance. El vehículo sustraído presentaba el bombín de la puerta del conductor fracturado y el sistema de arranque manipulado con la intervención del cableado. Posteriormente se localizaron en la vivienda donde se refugió más de diez kilos de marihuana. Los hechos ocurrieron la noche del pasado domingo cuando los agentes desplegaron un control policial en una vía pública de la localidad de Alcobendas.

Uno de los vehículos a su paso por esta zona aumentó la velocidad y sin responder a la órdenes de los agentes rebasó la inspección policial llegando a poner en peligro a uno de los policías, que tuvo que esquivar al coche para no ser arroyado.

En este momento se inició una persecución por zona urbana derivando la misma a un camino rural donde tuvieron que cruzar un riachuelo para dar alcance al coche fugado. El conductor abandonó el turismo en marcha y continuó su huida a pie tirando al suelo dos destornilladores y un sistema para hackear centralitas de vehículos. Tras saltar la verja de una parcela se refugió en el interior de una vivienda. En una primera inspección de los alrededores de la finca los agentes pueden percatarse de la presencia de una gran cantidad de plantas de marihuana en el interior del recinto que posteriormente intervinieron.

Una vez que los agentes accedieron a la vivienda encontraron a este individuo tumbado en su cama, arropado y con la misma ropa que vestía en la persecución. El vehículo en el que huía había sido robado. Los agentes comprobaron que el vehículo presentaba signos evidentes de su sustracción, el bombín de la puerta del conductor se encontraba fracturado y el sistema de arranque manipulado con la intervención del cableado. Es cuando contactaron con su legítimo propietario que desconocía este suceso y la ubicación de su coche en ese momento, confirmando que había sido sustraído.