La Policía refuerza la seguridad de Madrid durante la campaña electoral

El dispositivo se desarrolla para proteger los actos de todos los partidos en función de la conflictividad que pueda desarrollarse

Agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP)
Agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP)

Más de un centenar de agentes, pertenecientes a las Unidades de Intervención Policial de Valencia, Málaga y La Coruña, se encuentran en Madrid dentro del refuerzo habitual que se realiza cuando se celebran elecciones, según han informado a LA RAZÓN fuentes policiales.

Se trata de un dispositivo general de refuerzo, que se aplica en cada momento, según las circunstancias, y no está destinado a una formación política en concreto.

Además, “son rotaciones por despliegue de prevención antiterrorista que, además, se van a usar para reforzar el orden público de cara a estos días y durante la campaña electoral”, agregan.

Los llegados de las citadas provincias se suman a la UIP de Madrid y a la unidad central (UCI), que también refuerza a la de la capital. “Se irán utilizando en función de lo que se detecte, a nivel de conflictividad. En Madrid, siempre hay unidades de fuera, rotando. Si hacen falta en los actos de un partido político, se despliegan, como ocurrió recientemente en el barrio de Vallecas”.

Los expertos evalúan, en cada caso, la posible conflictividad que se puede producir en un acto electoral y, de acuerdo con los responsables de seguridad de los propios partidos, despliegan el operativo necesario.

Para ello, se realiza una información previa para detectar la posible presencia de grupos de signo contrario, como ocurrió en el acto de Vox en Vallecas, y se organiza un dispositivo adecuado a la amenaza que se puede producir.

Este mismo partido ha celebrado con posterioridad otros actos, hoy mismo tiene previsto tres, que son considerados de “baja conflictividad”, aunque siempre se trabaja con todas las hipótesis y se está preparado ante cualquier incidente que se produzca.

El despliegue de las UIP y UPR está condicionado a los datos que obtienen la Brigada de Información (BIP) en su constante seguimiento de redes y fuentes. En la actualidad, los agentes trabajan en la identificación y localización de los individuos que protagonizaron los altercados de Vallecas, uno de los cuales ha sido ya arrestado y se encuentra en libertad con cargos por haber agredido a un miembro de la UIP con una patada.