Educación

Los efectos positivos de reducir las ratios de alumnos por clase

Un grupo de alumnos durante una clase
Un grupo de alumnos durante una claseAlberto ValdésEFE

La evidencia empírica disponible concluye que la disminución de la ratio de alumnos por clase que se va a llevar a cabo en España podría no tener resultados efectivos en el corto plazo, pero sí en el largo plazo. En concreto, la reducción del tamaño de las clases podría incrementar las tasas de graduación en España y que un mayor porcentaje de jóvenes españoles continué sus estudios al finalizar la ESO.

La reducción del tamaño de las clases podría compensar la pérdida de aprendizaje producida por el cierre de los centros educativos. La investigación liderada por el Profesor del MIT Joshua Angrist (https://www.nber.org/papers/w23486 ) no encuentra evidencia de que una reducción del tamaño de la clase conduzca a mejoras significativas en los resultados académicos a corto plazo. Pero, la literatura académica sí que predice beneficios de la reducción de ratios de alumnos por clase en las habilidades no-cognitivas de los estudiantes de nuestro país que llevan a resultados positivos a largo plazo.

El trabajo encabezado por el Profesor de Harvard Raj Chetty (https://bit.ly/358i1nz ) muestra que estar asignado a clases pequeñas incrementa en 1,8 puntos porcentuales la probabilidad de llegar a estudios superiores a los 20 años, una mejora significativa dado que la media era del 26,4%.

Estudiar en clases reducidas podría no afectar tanto a las habilidades cognitivas, pero sí ser beneficioso para las habilidades no-cognitivas como la perseverancia, la motivación, el esfuerzo o la determinación. Un efecto que no se manifiesta en el rendimiento académico a corto plazo pero que tiene un impacto significativo a largo plazo incrementando la probabilidad de llegar a estudios superiores y de tener una situación financiera más estable en la vida adulta. Es una conclusión que confirma el trabajo liderado por el Profesor de Stockholm University, Peter Fredriksson (http://ftp.iza.org/dp5879.pdf) que llega a la conclusión de que las clases reducidas mejorala perserverancia, carácter social, estabilidad emocional, disposición a asumir responsabilidades y llevar a cabo iniciativas, aumentando significativamente la probabilidad de finalizar estudios superiores y aumenta los salarios entre los 27 y los 42 años.