El CIS lleva gastados más de 2,5 millones en sondeos electorales en lo que va de año

Lleva presentados ocho, cuatro de ellos dedicados a los comicios catalanes y madrileños

El presidente del Centro de Investigaciones Sociológicas, José Felix Tezános, en la Comisión Constitucional del Congreso
El presidente del Centro de Investigaciones Sociológicas, José Felix Tezános, en la Comisión Constitucional del CongresoPoolPool

Aparte de que les sean siempre favorables, a Pedro Sánchez le gustan las encuestas del CIS. Desde su llegada al Gobierno, hace más de dos años, los barómetros del organismo público dirigido por José Félix Tezanos dispararon su periodicidad: de trimestrales a mensuales. Dicho de otro modo, de los cuatro que se publicaban al año se ha pasado a once, con agosto como único mes en el que el Centro de Investigaciones Sociales se toma vacaciones. No en vano, el Ejecutivo dirigido por la coalición entre PSOE y Unidas Podemos aumentó el presupuesto del CIS más de un 13% para 2021: de poco más de ocho millones en 2020 a 9,12 este año, según constaba en los Presupuestos Generales del Estado. Una cantidad con la que el organismo se comprometía a realizar un total de 36 estudios. Entre ellos, se encuentran también las encuestas de intención de voto, como la presentada ayer relativa a las elecciones autonómicas de la Comunidad de Madrid.

¿Cuánto cuesta a las arcas públicas cada uno de estos estudios? Para hacer el cálculo, hay que atenerse a la Memoria de Actividades de 2017 de este organismo. Según la memoria, el CIS realiza una media de 3.000 entrevistas por barómetro. Y cada entrevista supone un desembolso medio de 96,18 euros. De este modo, al multiplicar cada entrevista por el coste medio de cada una, el organismo dirigido por Tezanos, solo en encuestas electorales, habría gastado más de 2,6 millones de euros en lo que va de 2021.

En total, se trata de ocho estudios. Por orden cronológico, el CIS estrenó el año con su Barómetro de enero, que constaba de 3.862 entrevistas. Al de febrero, que tuvo una participación de 3.869 personas, le siguieron dos encuestas con motivo de las elecciones catalanas del 14 de febrero, con 4.106 y 1.838 participantes.

En marzo, se publicó el Barómetro nacional mensual, que constaba de 3.820 entrevistas, así como la primera encuesta a las elecciones de la Comunidad de Madrid, con un total de 4.124 participantes.

Ya en abril, al Barómetro nacional –3.823 entrevistas– se sumó la encuesta publicada ayer sobre la intención de voto para el 4-M, con 2.304 personas encuestadas.

Curiosamente, ningún de los Barómetros constituye la encuesta con mayor número de participantes y, por tanto, la más costosa. La más numerosa fue precisamente la encuesta de marzo correspondiente al 4-M, que habría supuesto un gasto superior a los 396.646 euros, seguido del primer sondeo para los comicios catalanes, con un desembolso superior a los 394.915 euros.

Hay que recordar que el CIS, para el presente año, había anunciado su decisión metodológica de aumentar el tamaño muestral de los estudios, desde una muestra habitual de 3.000 encuestados, a una de 4.000, de tal forma que se obtengan estimados más estables, con un margen de error más ajustado que minimice el efecto de la no respuesta total o parcial en las mediciones. Según el organismo de Tezanos, este aumento del tamaño muestral «aumentará la fiabilidad y validez de los estimados obtenidos, tanto en términos estadísticos, como en términos de diseño», al elevar el número de entrevistas y la dispersión de puntos muestrales.

Otro de los motivos aducidos para aumentar su presupuesto fue la modernización de su página web, así como el hecho de que el CIS comenzará este año a realizar algunos estudios anteriormente ejecutados por otros departamento. Debido a los nuevos requisitos jurídicos, explicaban, estos análisis no pueden basarse ya en convenios o encargos, por lo que deben ser incorporados a su presupuestos y configurarlos como estudios propios.