Así será el futuro gran intercambiador de Valdebebas: un bosque artificial de 5.500 metros cuadrados

El proyecto del intercambiador de este barrio de Hortaleza, ya está en marcha: las obras arrancarán a principios de 2022 y durarán un año

Intercambiador de Valdebebas
Intercambiador de ValdebebasLa RazónLa Razón

Madrid se conecta aún más. Tiene grandes intercambiadores en todas las entradas por las principales autovías, pero faltan tres puntos aún para cerrar el círculo metropolitano de conexión entre autobuses urbanos e interurbanos con el transporte de alta carga: el intercambiador de Conde de Casal, el de Legazpi, y el de Valdebebas-Ciudad de la Justicia-Hospital Enfermera Isabel Zendal.

Intercambiador Valdebebas
Intercambiador ValdebebasT. Nieto

El primero se encuentra ahora en período de licitación; sobre el segundo, la Comunidad de Madrid negocia con el Ayuntamiento el convenio de uso, porque la idea es que se instale en el antiguo mercado de frutas y verduras; en cuanto al último, en el arco noroeste de Madrid, ya está en marcha. El proyecto está terminado y se van a licitar las obras. «Es una pieza clave porque se encuentra junto a la Ciudad de la Justicia, que va a mover diariamente 31.000 personas entre funcionarios de Justicia, letrados y público en general. Y ese punto de acceso se va a convertir en uno de los más utilizados de toda la red», explica a LA RAZÓN Miguel Núñez, director general de Infraestructuras de la Consejería de Transportes de la Comunidad de Madrid.

Se prevé que las obras comiencen en el primer trimestre de 2022 y estén finalizadas a principios de 2023. Y es que Valdebebas es uno de estos nuevos barrios de carácter residencial que se prevé que tengan un fuerte aumento de población en un futuro. Por este motivo, la Comunidad de Madrid está ampliando la oferta de transporte en una zona en la que se ubicará próximamente la Ciudad de la Justicia de Madrid, que albergará todos los juzgados actualmente dispersos por la ciudad. Además, se encuentra muy próximo al Hospital Enfermera Isabel Zendal, junto a la ampliación de Ifema y la Ciudad Deportiva del Real Madrid.

Intercambiador de Valdebebas
Intercambiador de ValdebebasLa RazónLa Razón

El intercambiador, de 5.500 metros cuadrados distribuidos en dos plantas, sobre una superficie de 25.000 metros cuadrados –incluyendo zona de esparcimiento–, está pensado para conectar autobús urbano, eléctrico, Cercanías... «Vamos a dejar preparada la caja para la conexión con el Metro, que llegará en dos años, porque se está licitando la redacción del proyecto», añade Núñez. Además, se incorporarán dársenas no solo de autobús, sino también para parada de taxis, bicicletas y patinetes eléctricos.

El proyecto se ha creado partiendo de la base de una imagen claramente identificable por los usuarios. Por eso se han fabricado estructuras metálicas inspiradas en los árboles, de forma que generen la imagen de un bosque artificial, proporcionando una transición suave desde el Parque de Valdebebas a la zona urbana en la que se está convirtiendo el barrio de Valdebebas. «La estructura está formada por una especie de paraguas invertido. Simula un arbolado urbanita, con grandes paños de vidrio que conforman la fachada y que permiten una visión general del conjunto en todo su perímetro», explica el responsable de Infraestructuras.

Aprovechando las grandes dimensiones de la parcela, se crean también espacios recreativos para el barrio, como son la plaza anexa al intercambiador y un parque donde la vegetación cumplirá un papel importante. De él se podrán beneficiar, sobre todo, los usuarios de la Ciudad de la Justicia.

Intercambiador de Valdebebas
Intercambiador de ValdebebasLa RazónLa Razón

El presupuesto de la obra está estimado en 32 millones de euros. Pero, a diferencia de otros proyectos similares, está previsto que se financie con Fondos Feder. Eso permitirá que las obras de construcción no necesiten costearse firmando contratos en régimen de concesión con empresas por un período de 25 años. Así, no habrá tantas tiendas, como en el intercambiador de Príncipe Pío, por ejemplo, y sí zonas de restauración. «Es un concepto más de jornada laboral», dice el responsable de Infraestructuras.