Madrid permitirá trabajar los siete días de la semana a los taxis eléctricos

El Ayuntamiento busca impulsar la renovación de la flota, ya que solo 29 de las alrededor de 16.000 licencias de taxi que operan en Madrid corresponden a vehículos eléctricos “puros”

Taxis en la Gran Vía
Taxis en la Gran VíaConnie g. SantosLa Razón

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid ha aprobado este jueves el texto definitivo de la nueva Ordenanza del Taxi, que tras el período de alegaciones incorpora como principal novedad permitir a los taxis cien por cien eléctricos trabajar los siete días de la semana, en lugar de los cinco habituales, y un código de vestimenta más laxo que el original.

Según ha explicado en rueda de prensa el delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, esta medida pretende servir como “incentivo” a que los taxistas avancen en la renovación de la flota, ya que sólo 29 de las alrededor de 16.000 licencias de taxi que operan en Madrid corresponden a vehículos eléctricos “puros”.

De los 112 escritos de alegaciones presentados sobre la Ordenanza, se han estimado total o parcialmente 31, alterando el contenido de diez artículos.

El artículo que más alegaciones ha recibido ha sido el de un “código de vestimenta”. Finalmente se ha flexibilizado para que las camisas y camisetas de los taxistas puedan ser de cualquier color y no sólo “oscuras”, como se disponía originalmente, siempre que sean lisas y no estampadas.

Este “criterio de homogeneidad” para los taxistas, así pues, consistirá en: camisa o polo lisos sin estampado; pantalón largo o falda, ambos de vestir y oscuros; si fuera necesario, jersey, chaleco o chaqueta oscuros; y zapatos cerrados y oscuros.

También ha habido numerosas alegaciones contra el modelo de “licencia por puntos” planteado por el Ayuntamiento, ya que las asociaciones reclamaban que las sanciones que conllevasen la pérdida de esos puntos afectaran al conductor y no al titular de la licencia, pero el Gobierno municipal consideró que no era viable jurídicamente.

Con la nueva norma, a aplicar en junio, cada taxi tendrá una licencia de ocho puntos, que se verán reducidos por cada sanción firme en vía administrativa.

Las infracciones más graves serán el incumplimiento del régimen de descanso, el quebrantamiento del régimen tarifario engañando al usuario con el precio o buscar y recoger viajeros fuera de la parada oficial establecida.

Cuando se pierdan todos los puntos, la licencia quedará suspendida por un período de entre tres meses y seis meses, y al cumplir la sanción el taxista recuperará los ocho puntos.

Precio cerrado y “bucle magnético”

Por lo demás, se mantienen las líneas maestras de una ordenanza que, entre sus novedades más destacadas, permitirá reducir a la mitad la flota de taxis en servicio ante “circunstancias excepcionales de caída de la demanda”, como ha ocurrido durante la pandemia.

Desde el momento en que se apruebe el texto, el sector tendrá la posibilidad de limitar la oferta cuando se acredite una disminución de la demanda superior al 50 % durante dos meses consecutivos.

Entonces el Ayuntamiento, previa consulta con las organizaciones representativas del sector, limitará la oferta por un plazo renovable de un mes, de forma que las licencias pares podrán prestar servicio únicamente los días pares y las impares, los días impares.

Además, se modificará el régimen de descansos para eliminar la obligación de prestar el servicio un mínimo de siete horas diarias.

Asimismo, incorpora nuevas formas de contratación previa mediante precio cerrado y trayectos compartidos y el establecimiento de tarifas fijas desde o hacia las zonas de bajas emisiones como Madrid Central.

Estas dos fórmulas de contratación previa no serán aplicables cuando el taxi se pare en la calle o se coja en una parada, y se tendrán que pactar a través de aplicaciones móviles o emisoras.

En el caso del taxi compartido, se admitirán paradas intermedias para permitir la subida y bajada de otros viajeros que hayan precontratado esta modalidad.

El precio abonado en taxi compartido por los usuarios de un mismo desplazamiento no podrá ser superior al precio que hubiera resultado del cálculo del precio cerrado, ni inferior al resultante del cobro habitual por taxímetro.

Y, en el plazo máximo de dos años, todos los taxistas deberán admitir el pago sin contacto y emitir tiques electrónicos.

En el ámbito de la sostenibilidad, al aprobarse la ordenanza, todos los nuevos vehículos que presten servicio de taxi deberán ser CERO emisiones o ECO, suprimiendo la excepción que hasta ahora se aplicaba a los Eurotaxi.

El objetivo del Consistorio es que los vehículos ECO alcancen el 85 % de la flota y haya al menos un 1 % de CERO emisiones.

Por último, en los nuevos vehículos se deberá instalar el sistema de sonido conocido como ‘bucle magnético’ para mejorar la accesibilidad de las personas que usen audífono