Vox lleva al Pleno de Cibeles la supresión de todas las restricciones covid en Madrid

Los de Ortega Smith consideran «inadmisible» que las comunidades utilicen instrumentos de «discutible legalidad»

El secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, apoya la protesta de los agricultores por la negociación del trasvase Tajo Segura, frente al ministerio de Transición Ecológica.
El secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, apoya la protesta de los agricultores por la negociación del trasvase Tajo Segura, frente al ministerio de Transición Ecológica.Cristina BejaranoLa Razón

Vox viene defendiendo desde hace meses la necesidad de suprimir todas las restricciones en materia de horarios implantadas con motivo de la situación de emergencia sanitaria derivada de la pandemia. Tanto en la Asamblea de Madrid –donde Rocío Monasterio llegó a emplazar a Isabel Díaz Ayuso y a Ignacio Aguado a negociar los presupuestos en un bar más allá del toque de queda–como en el Ayuntamiento de la capital. Precisamente hasta el Pleno de Cibeles llega hoy una propuesta del grupo liderado por Javier Ortega Smith en la que plantea que ha llegado el momento de poner punto y final a todas estas limitaciones que, a juicio de Vox, sólo están agravando la crisis económica y acelerando el cierre de empresas y la destrucción de puestos de trabajo.

Son tres las propuestas que los de Ortega Smith llevan al Pleno: instar al gobierno autonómico a no imponer ningún toque de queda ni restricciones a la movilidad en el territorio de la región o medidas que afecten a los derechos fundamentales de los madrileños; instar al gobierno autonómico a permitir que los establecimientos hosteleros, locales comerciales y cualquier otro tipo de actividad pueda abrir conforme al horario y condiciones de su licencia de actividad, sin perjuicio de las medidas de ordenamiento del espacio que puedan ser temporalmente necesarias para evitar aglomeraciones y contactos estrechos dentro de los establecimientos y de las medidas de protección sanitaria personal; e instar al Gobierno de la Nación a no imponer nuevas restricciones que afecten a derechos fundamentales de los españoles.

Argumentan desde esta formación que «es inadmisible que, finalizado el estado de alarma, las comunidades autónomas empleen instrumentos de discutible legalidad, para mantener limitaciones a la libre circulación y residencia de los españoles, restricciones a la libertad de culto o el derecho de reunión pacífica y sin armas, así como restricciones arbitrarias a la libertad de empresa y de actividad o el derecho al trabajo».

En Madrid como en otras muchas comunidades autónomas no existe el toque de queda, pero, de momento, sí hay un horario máximo para la apertura de los comercios y de la hostelería, que, en ningún caso, puede extenderse más allá de la medianoche. El Gobierno de Isabel Díaz Ayuso ha dejado entrever en las últimas semanas su disposición a flexibilizar progresivamente este horario conforme los datos de la evolución epidemiológica y el criterio de los expertos así lo aconsejen. Fuentes regionales consideran factible que en las próximas semanas, la hostelería pueda extender su horario de cierre una o dos horas, aunque destacan que son detalles que se anunciarán en su momento cuando estén respaldas por criterios científicos. A la espera de ello, los grupos del consistorio deberán posicionarse hoy.