Incendio en un hotel de Madrid junto a la M-30: caen cascotes al patio de un colegio

200 personas han sido desalojadas mientras 15 dotaciones de bomberos trabajan en sofocar las llamas, que podrían haberse originado en la terraza de una habitación

Thumbnail

15 dotaciones de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid trabajan ya para controlar las llamas del Hotel Nuevo Madrid, situado en la zona norte de la M-30, que está sufriendo un aparatoso incendio que afecta a su fachada exterior, en especial a las plantas superiores. El hotel de cuatro estrellas está en el distrito de Ciudad Lineal y había 200 personas en el interior que ya han sido desalojadas.

De la zona afectada por el fuego se desprenden trozos de estructura que caen a la zona situada debajo del edificio.

Hasta el lugar se han trasladado los equipos de Emergencias del Ayuntamiento de Madrid: 15 dotaciones de Bomberos y, hasta ahora, nueve equipos de Samur en prevención.

Cascotes al patio de un colegio

Según una portavoz de Emergencias las llamas se han originado en el interior del edificio y han sido muy visibles desde varios puntos de la M-30 y la columna de humo, que va mermando gracias al trabajo de los Bomberos del Ayuntamiento. El hotel permanece desalojado aunque han caído varios cascotes al patio de un colegio, el International School of Madrid.

Protocolo de incidentes complejos

Según el directivo de Bomberos Fernando Munilla, ellos comenzaron a trabajar cuando recibieron “multitud de llamadas en nuestra central” sobre las 19:00 horas y, tras conectar con las cámaras de Policía Municipal, pudieron ver una “alarmante columna de humo que salía de la azotea” del edificio situado en al calle Bausá, 27, en uno de los laterales de la M-30. El jefe del dispositivo decidió acudir al lugar con dos autobombas con una autoescala, dos brazos articulados, dos tanques grandes y todo el aparataje de control de siniestros. El incendio tenía las características suficientes como para declarar el protocolo de “incidentes complejos”, y situaron el puesto de mando en la calle Serrano Galvache. Tras iniciar las labores de extinción, los profesionales comprobaron que se estaban dando bastante bien porque en la azotea pudieron extinguir un fuego de cubierta que afectaba a “toda la rotulería publicitaria que estaba ardiendo”. La problemática, según el jefe del dispositivo, es que la fachada está terminada en un sistema de “fachada ventilada” con lo cual ha habido desprendimientos del material de fachada hacia el colegio que estaba abajo y en la vía pública. Tras refrescar y proceder al saneado de elementos que puedan desprenderse y revisar todas las habitaciones y la situación en la que queda el hotel porque probablemente hay daños por agua.

Sobre el origen del incendio, según Munilla, aún es pronto para saber y están tratando de “adivinar” en función del humo que nos hemos encontrado al principio en la planta baja y la escalera que estaba limpia.

Algunas fuentes indicaban que el fuego se habría podido originar en la terraza de una habitación mientras otras fuentes sostenían que procedería de las cocinas del hotel.