Cine

Josita Hernán, la mujer detrás de la primera «cenicienta madrileña»

De predecesora de Lina Morgan en el papel de «tonta del bote» a primera invitada en «Cine de Barrio»: una vida escapando del personaje de «ingenua castiza» que la convirtió en una estrella

Josefina Hernández Meléndez, conocida como Josita Hernán (Mahón, 1914 - Madrid, 1999).
Josefina Hernández Meléndez, conocida como Josita Hernán (Mahón, 1914 - Madrid, 1999).fotoLa Razón

Corrían tiempos de soñar para las dos. Mientras la una se sacudía con un baile de despedida los últimos restos de ciudad decimonónica, la otra luchaba por despojarse de la candidez que aún la envolvía pese a sentirse ardiendo en su interior. En las calles de la primera se presentía sobrevolando en una nube de incertidumbre el estallido del cambio político y social; tras los enromes ojos de la segunda se adivinaba bajo un mar de ilusiones la explosión de la pubertad. Ambas estaban a punto de desbordarse entre las mil versiones imaginables de sí mismas, rozando con los dedos su meta de transformarse en una gran metrópoli o sus aspiraciones de convertirse en toda una intelectual.

Era el año 1925 y fue amor a primera vista: «Josita Hernán y su familia vinieron a Madrid desde Toledo, que, a pesar de no estar muy lejos, entonces representaba un contexto completamente distinto, así que, de repente, la capital significó para esta niña de 11 años la oportunidad de sumergirse y conocer de primera mano la intensa escena teatral de la época y el incipiente movimiento feminista en un momento que, sin duda, debió de ser muy emocionante», describe el encuentro entre las dos protagonistas Alba Gómez García, joven investigadora madrileña que acaba de publicar «Vivir del teatro. Los exilios de Josita Hernán», mucho más que una biografía de esta actriz tan desconocida como excepcional.

A finales de los años 20, la vitalidad de Madrid –a pesar de Primo de Rivera– solo era comparable a la de una adolescente con inquietudes artísticas. La ciudad se encontraba en pleno crecimiento y Josita Hernán también: al tiempo que aumentaba la población y el asfalto en la capital, en la joven florecían nuevas ambiciones motivadas por sus raíces próximas a la élite cultural y por la atmósfera de creatividad de los espacios que frecuentaba. Muy pronto, Josita empezó a coincidir con nombres como el de Magda Donato en la sede de la que fue la primera asociación cultural feminista del país o el de Federico García Lorca en una sala de teatro en un sótano en la calle Mayor.

Allí, en el Lyceum Club Femenino y en la Sala Rex de la Compañía Caracol, interpretó sus primeros papeles cuando solo tenía 14 y 15 años. «Estoy segura de que haber estado en esos lugares junto a esas personas fue muy positivo para ella, porque le permitió ensanchar sus horizontes, pero, al mismo tiempo, esto provocó que, con el estallido de la guerra y la llegada de la dictadura, Josita Hernán echara mucho más en falta tanto las propuestas teatrales que no había ni podía haber, como a las personas que ya no estaban porque habían sido asesinadas o se habían marchado al exilio», valora Gómez García sobre la conmoción que supuso para toda una generación poner punto y final a la llamada Edad de Plata de la cultura española.

Una «ingenua moderna»

Tuvo que adaptarse. Seguía siendo una veinteañera y ni el más gris de los escenarios lograría disuadirla de su objetivo, mucho menos tras haber debutado en 1930 en el Teatro Español interpretando a Doña Urraca en «Las mocedades del Cid» y de haberse adentrado en el mundo del séptimo arte. «Durante la Segunda República, Josita Hernán había trabajado en los estudios de Joinville de la Paramount en París, había hecho dos películas junto a Imperio Argentina y Carlos Gardel y se había iniciado en el doblaje al español, con lo que su foco estaba puesto en ser la próxima actriz que acaparara todas las carteleras», explica sobre los planes de la artista la autora de su biografía, que continúa: «Al final, lo consiguió, pero en un papel en el que jamás había pensado y que, de hecho, no tenía nada que ver con ella; sin embargo, lo tuvo que aceptar y, aunque solía decir que había tenido suerte, de alguna manera, este fue un lastre que la impidió hacer todo aquello que realmente habría querido hacer». El personaje que la condenó al éxito se llamaba Susana Ruiz, más conocida como «La tonta del bote».

Fotograma de la película «La tonta del bote» (Gonzalo Delgrás, 1939), de la que no quedan copias. FOTO: foto La Razón

En menos de diez años, Josita Hernán pasó de fantasear con ponerse a las órdenes de Luis Buñuel a encajar en los moldes de Pilar Millán Astray, hermana del fundador de la Legión y autora de cerca de medio centenar de comedias, entre las que se encontraba la obra cuya adaptación cinematográfica, como en un último coleteo de gloria del sainete, ostenta el título de película más taquillera de 1939 y de toda la posguerra. «Con el papel de Susana Ruiz, Josita Hernán recogió la herencia de Loreto Prado, verdadera creadora a principios de siglo de ese modelo femenino castizo de Madrid que ella modernizó y estilizó y que después Lina Morgan recuperaría en su versión más costumbrista», aclara Gómez García.

Sobre la protagonista de «La tonta del bote», una cenicienta de acento chulesco afincada en un barrio popular de Madrid, la autora dice: «Se trata de un personaje femenino desgraciado que va padeciendo una serie de vejaciones sobre las que ella no tiene el control ni capacidad para resolver, así que espera a que un hombre de una clase social más alta que la suya arregle todos sus problemas y la ayude a salir de la pobreza al unirse con ella en matrimonio; este formato era muy recurrente y cuanto más sufridora era la heroína, mayor sería su recompensa, muy en la línea de lo que la Sección Femenina esperaba entonces de la mujer».

Aunque aprovechó el tirón, Josita Hernán no tardó en querer deshacerse del corsé de la madrileñísima Susana Ruiz y hasta de su pareja de escena, Rafael Durán. Entre 1941 y 1950 asumió el mando de su propia compañía teatral, con la que se puso en la piel de una mujer con el deseo de divorciarse en «Ausencia» y hasta de una abanderada del amor sáfico en «¿Odio?», dos relatos insólitos para la España de mediados del siglo XX. En 1951 pudo haber sido la primera directora de cine del país, pero «Tanya» nunca llegó a asomarse a la gran pantalla y la conquista acabaría siendo para Ana Mariscal dos años después. Era hora de partir, y Gómez García lo argumenta así: «Eligió irse de España y renunciar a su capital social a cambio de hacer justicia a sus sueños, es decir, prefirió vivir libremente a permanecer en la memoria de los espectadores».

En Francia, Josita Hernán estudió Dirección Escénica en el Conservatorio Nacional de Arte Dramático, donde impartió clases de Teatro Español hasta 1975. Quiso el destino que la cinta que la había encumbrado y sentenciado a la vez se quemara y la última prueba de su éxito se evaporara con sus cenizas. Nunca se casó y en los 80 se reencontró con Madrid para fundirse en un abrazo que alcanzó su pico de nostalgia en 1995, cuando un tal José Manuel Parada la invitó a los platós de TVE para acompañarle en el primer programa de «Cine de Barrio». Aquel fue el último baño de luz bajo los focos antes de apagarse para siempre en 1999. Hasta ahora.

Portada del libro «Vivir del teatro. Los exilios de Josita Hernán», por Alba Gómez García FOTO: Bala Perdida

Mucho más que una biografía

Dice Alba Gómez García (Madrid, 1991) que es imposible separar la ficción de realidad a la hora de narrar la vida de Josefina Hernández Meléndez (Mahón, 1914 - Madrid, 1999). Por eso, su obra va un poco más allá de la biografía pura y dura. Doctora en Humanidades por la Universidad Carlos III e investigadora de artes escénicas en la Universidad de Passau en Alemania, esta joven madrileña acaba de publicar su libro gracias a una beca del Ayuntamiento y a una ayuda a la creación literaria de la Comunidad.
Título: «Vivir del teatro. Los exilios de Josita Hernán»
Autora: Alba Gómez García
Editorial: Bala Perdida
Páginas: 272
Precio: 19 €