La batalla del PSOE contra Millán Astray y García Noblejas en el callejero de Madrid

Lleva al Pleno de Cibeles una iniciativa para tramitar el cambio de calles que anuló el TSJM

Operarios del Ayuntamiento retiran las placas de la calle Millán Astray el 26 de abril de 2018
Operarios del Ayuntamiento retiran las placas de la calle Millán Astray el 26 de abril de 2018

El PSOE no se resigna y llevará hoy una proposición al Pleno de Cibeles para volver a tramitar denominaciones de las calles Hermanos García Noblejas, Caídos de la División Azul y General Millán Astray en Madrid que los tribunales han rechazado por defectos formales.

Según el Grupo Municipal Socialista, su intención es evitar que una calle rinda homenaje a los soldados españoles que combatieron junto a Hitler o que otras dos, que hoy recuerdan a la Maestra Justa Freire y a la Institución Libre de Enseñanza, puedan llevar el nombre de militares falangistas.

Según la iniciativa socialista, se considera que, «si bien no pueda existir un imperativo legal para proceder al cambio de denominación de esas calles, sí que concurren circunstancias excepcionales para estos casos concretos» en el informe del Comisionado de la Memoria Histórica del 24 de abril de 2017 que recogía la propuesta del cambio de nomenclatura de las vías. «En los tres casos», añaden en la proposición, consultada por LA RAZÓN, «la denominación de estas calles supone un reconocimiento a personas directamente vinculadas con la dictadura y el franquismo como ideología totalitaria».

Para el concejal del PSOE Ramón Silva se trata de un cambio «viable jurídicamente» y que solo requiere «voluntad política».

«Podríamos evitar que se siga homenajeando a españoles que sirvieron en el ejército nazi, algo que no tiene similitud en ningún país de Europa», ha indicado en declaraciones a Ep, un argumento que aplica al nombre de la denominación de la calle Caídos de la División Azul, en Chamartín, por el acordado de Memorial 11 de marzo de 2004.

El edil aplica la misma tesis para evitar que la calle Institución Libre de Enseñanza, en Ciudad Lineal, recupere su antiguo nombre hasta 2017, Hermanos García Noblejas, a los que considera «falangistas que apoyaron la sublevación militar contra el gobierno de la República».

Lo mismo sucedería en Maestra Justa Freire, en Latina, antes denominada General Millán Astray, «jefe de la oficina de propaganda del régimen franquista, que apoyó el alzamiento y posterior represión franquista».

Silva ha reconocido que cuando se modificó el callejero en la anterior legislatura, con el gobierno de Ahora Madrid, «la justificación del Ayuntamiento seguramente no fuera todo lo correcta que debiera» y por eso «los tribunales la han rechazado».

La petición socialista ha sido criticada por la familia García Noblejas, cuyo portavoz, José Antonio García Noblejas, considera que «no llegarán a tiempo, porque antes ejecutaremos la sentencia». En el escrito del Grupo Municipal Socialista se alude a la «circunstancia excepcional de la estrecha identificación» de los hermanos García Noblejas «con las ideologías totalitarias nazi y fascista, llegando a participar dos de ellos en la División Azul, y ser objeto de reconocimiento y exaltación por la dictadura franquista».

Por su parte, la Plataforma Millán Astray, cree que el concejal David Silva «miente deliberadamente y por ello debería dimitir, porque no es admisible que represente a los madrileños». Recuerda la hermandad de veteranos legionarios que la sentencia del TSJ de Madrid «deja bien claro que la calle General Millán Astray tiene su origen en el callejero de Madrid en el periodo 1923-1924, mucho antes de la Guerra Civil, en base a los méritos concurrentes a su persona por su intervención en la Guerra de Filipinas, por haber sido el fundador de la Legión española, así como por sus heridas en combate, reconocimientos que ninguna relación podían tener, obviamente, con la exaltación del levantamiento militar, la Guerra Civil y la Dictadura». Por otro lado, apuntan que el edil socialista califica a Millán Astray como «militar falangista», lo cual «acredita de nuevo su ignorancia supina de la Historia y su espíritu odioso y revanchista».

En cuanto a la acusación de «represor» contra el militar, afirman que «es una calumnia más de un ignorante concejal, que sería incapaz de citar un solo caso de represión del fundador de la Legión, que se dedicó durante la posguerra a salvar la vida a decenas de condenados a muerte».

Respecto a Justa Freire, señalan que «la sociedad madrileña debe saber que fue una de las responsables en la evacuación de miles de niños españoles (3.000) enviados a la Unión Soviética sin la autorización de sus padres».