Chabolismo en Madrid: estos son sus principales puntos

Hasta el mes de abril se derribaron 44 infraviviendas. El más numeroso de los asentamientos se encontraba en la M-30 a la altura de Moratalaz. La plaza de José María Soler, en Costa Rica, otro de los puntos problemáticos

El sector 6 de la Cañada Real Galiana
El sector 6 de la Cañada Real Galiana

El «chabolismo» sigue siendo una realidad en la capital. El proceso de realojo de familias de la Cañada Real, impulsado hace tres años y todavía en curso, no ha significado el fin de los asentamientos ilegales. Prueba de ello son las actuaciones del Servicio de Disciplina Urbanística, departamento encargado de tramitar aquellos expedientes relacionados con la ocupación irregular de suelo, sobre todo de uso público. En 2019, se demolieron un total de 114 chabolas; el pasado año, la cifra fue de 101; y en lo que va de año, al menos hasta el mes de abril, se ha procedido a actuar en 44 ocasiones. Todas ellas en aplicación de la Instrucción de Prevención y Erradicación de Asentamientos Ilegales, en vigor en el Ayuntamiento de Madrid desde el año 2008.

¿En qué puntos de la ciudad se encuentran los principales núcleos chabolistas? La memoria de intervenciones, de carácter bimestral, permite trazar un pequeño mapa al respecto. En 2021, la actuación de mayor envergadura se produjo en marzo, en el distrito de Moratalaz, con el derribo de 22 infraviviendas. En concreto, se trataba de un asentamiento denunciado por la Comisaría de Seguridad Vial de la Policía Municipal, debido a que afectaba a las infraestructuras de la M-30 y a que los ocupantes atravesaban la calzada sin existir paso de peatones habilitado, con el consiguiente riesgo para la circulación. Diecinueve de estas chabolas se encontraban en la salida 9A de la M-30 en dirección a la plaza de Conde de Casal, mientras que otras tres se hallaban justo en el lado opuesto de la misma salida. En este caso, los ocupantes abandonaron voluntariamente las chabolas y retiraron sus enseres. Posteriormente fueron asistidos por el Samur Social, pero no aceptaron los recursos de emergencia que les ofrecieron. La intervención se realizó con apoyo de efectivos de la Policía Municipal, la Unidad Integral del Distrito de Moratalaz, la Unidad de Apoyo a la Seguridad y la Unidad de Servicios Especiales de tráfico.

Chamartín

La plaza de José María Soler, concretamente en los jardines del lateral del túnel de Costa Rica, no es solo un enclave chabolista; la Policía Nacional se vio obligada a intervenir en junio del año pasado debido a una pelea a cuchilladas que finalizó con un detenido. El pasado marzo, se demolió el asentamiento, compuesto por cinco chabolas. Los ocupantes desalojaron voluntariamente antes de la llegada de los efectivos municipales. Tampoco requirieron la asistencia del Samur Social, que estuvo presente en la intervención.

Previsiblemente, a lo largo del presente año se acometerán nuevas demoliciones. En Fuencarral-El Pardo está pendiente el desmantelamiento de los asentamientos de la zona verde municipal. Concretamente, en dos puntos: entre las calles Ramón Gómez de la Serna y Avenida Pinares Llanos; y el existente entre las calles Alamedillas y Antonio Cabezón. Según consta en la memoria, están proliferando las chabolas y caravanas en el Parque Regional de la Cuenca alta del Manzanares, entre la M-40 y el monte de El Pardo, así como los asentamientos de personas de nacionalidad rumana en la zona de las calles Isla de Java, Antonio Cabezón y otras.

Mientras, en el distrito de Hortaleza, se detectó un asentamiento en la zona de Los Almendros, en la M-40, que se encuentra pendiente de desmantelamiento. Además, en Villaverde, queda pendiente la eliminación del poblado de El Ventorro. Concretamente, de tres chabolas que aún esperan resolución judicial. También el puente de la Avenida de Andalucía cuenta con varios asentamientos sobre los que actuarán las autoridades.

En lo que respecta a la Cañada Real, y pese a los realojos programados, las intervenciones policiales no cesan. Ya en abril, se procedió a la demolición de 14 chabolas. En este caso, pertenecientes al Sector 6 de la Cañada Real. En este caso, los derribos se produjeron con motivo de los realojos de familias por parte de la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS).

Con todo, el mes anterior, y tras una intervención de la Policía Judicial contra el tráfico de drogas, se comprobó que en la parcela 94 había dos construcciones de dos plantas al fondo de la parcela que se habían habilitado para el cultivo de marihuana, por lo que se procedió a su demolición inmediata. Anteriormente, los agentes ya habían ordenado el derribo inmediato de dos viviendas deshabitadas, ubicadas en la parcela 39, y que se utilizaban para la venta de droga.