Madrid declara la guerra a la armonización fiscal

Remite al Ministerio de Hacienda un informe que justifica «el atropello» del Gobierno de Pedro Sánchez con el que trata de frenar que «pase por encima» de la Comunidad

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, participa en la presentación del I Festival Internacional de Verano de El Escorial
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, participa en la presentación del I Festival Internacional de Verano de El EscorialIsabel Infantes Europa Press

Madrid quiere bajar impuestos para crecer más. Es la máxima que quiere aplicar a toda costa el Gobierno de Díaz Ayuso, que considera que este modelo fiscal repercutirá de manera positiva en la economía y eso derivará en un aumento del empleo y, por ende, tendrá consecuencias beneficiosas para la economía de toda España. Por eso la Comunidad no está dispuesta a dar su brazo a torcer ante la armonización fiscal que quiere implantar el Gobierno de Pedro Sánchez.

Ayer, el Consejo de Gobierno dio el visto bueno a un informe sobre el sistema tributario que el Gobierno regional remitió al Ministerio de Hacienda y que viene a ser su aportación al Comité de Expertos que está elaborando el Libro Blanco de la reforma fiscal.

El informe se ha elaborado en base a las aportaciones de una treintena de expertos que creen en la ecuación de que la bajada de impuestos impulsará la creación de empresas, la atracción de inversiones y el crecimiento del PIB. Además, el estudio contempla las aportaciones de distintas entidades, como la Asociación de la Empresa Familiar de Madrid, la Asociación Madrileña de Empresa Familiar, la de Trabajadores autónomos o la Confederación de Empresarios de Madrid.

El consejero de Hacienda, Economía y Empleo, Javier Fernández Lasquetty, recalcó ayer que la armonización fiscal que pretende el Gobierno de Pedro Sánchez «supondría restringir la capacidad de actuación de las Comunidades autónomas en materia tributaria y no está contemplada en las leyes que amparan la autonomía fiscal de las regiones».

Por eso defendió el informe madrileño que recoge «muy sólidas razones jurídicas, económicas y tributarias» y tilda de «atropello» y una forma de pasar «por encima de la autonomía de la Comunidad» la reforma de Sánchez.