El «infierno fiscal» que sería Madrid si Ayuso imitase al Gobierno de Puig en Valencia

La práctica totalidad de los impuestos en la Comunidad Valenciana son más altos que en Madrid: Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos llegan a ser el doble

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz AyusoIsabel Infantes Europa Press

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, reclamó el miércoles que Madrid compense a las demás comunidades autónomas por tener los impuestos más bajos. Un castigo a esta región que coincide con la intención del Gobierno de Pedro Sánchez de sacar adelante una «armonización fiscal» que, en la práctica, suponga una subida de impuestos a los madrileños. El Gobierno de Isabel Díaz Ayuso ha sido contundente en su respuesta: si el Gobierno de Puig quiere recaudar más y tener una fiscalidad más eficiente y atractiva, que imite a Madrid y ponga fin al «infierno fiscal» que existe en la Comunidad Valenciana.

Se trata de una discusión que viene de lejos, pero que se sustenta en cifras incontestables, que son las que tienen que ver con la diferencia existente en numerosos impuestos entre una región y otra. Pero, ¿cómo sería Madrid si la armonización fiscal que pretende Moncloa se hace «a la valenciana»? ¿Cuáles son las diferencias más claras entre los principales tributos de ambas comunidades autónomas?

¿Cómo sería Madrid con impuestos “a la valenciana”?

En lo que afecta, por ejemplo, al tramo autonómico del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, el tipo aplicable en Madrid al tramo máximo es del 21%, mientras que en la Comunidad Valenciana es del 25,5%. Las rentas más bajas en la región gobernada por Puig ven gravado el IRPF en un 10%, mientras que en Madrid se sitúa en el 9%. En el caso del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, en la Comunidad Valenciana se sitúa en el 10%, casi el doble que en Madrid, que es del 6%. Y el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados es el doble que en Madrid: un 1,5% de gravamen frente al 0,75% en nuestra región.

Transmisiones patrimoniales: Diferencias notables que, trasladadas a ejemplos prácticos, se dejan sentir aún más. En el caso de la transmisión de un inmueble que no está destinado a vivienda habitual, un madrileño se ahorrará un 40% respecto a lo que tiene que pagar un valenciano. En el caso de que ese inmueble tenga un valor de 150.000 euros, el ahorro será de 6.000 euros, ya que mientras en Madrid el impuesto a pagar será de 9.000 euros, en Valencia ascenderá a 15.000 euros. Si se tratara de un inmueble con un valor real de 450.000 euros, el ahorro por vivir y tributar en Madrid llegaría a los 18.000 euros. Si el inmueble tuviera un valor de 750.000 euros, las arcas públicas valencianas se quedarían con 75.000 euros, que suponen hasta 30.000 euros más que en Madrid.

Sucesiones: en lo que concierne al Impuesto de Sucesiones, pongamos el ejemplo de una persona de 30 años que hereda bienes de su padre por un valor de 400.000 euros, de los que 200.000 euros corresponden a la vivienda del fallecido. Esa persona en Valencia tendría que abonar 11.888,91 euros. En Madrid, el impuesto a pagar a la administración autonómica en ese mismo supuesto sería de 485,46 euros. O lo que es lo mismo, un ahorro de 11.403,45 para el madrileño. La diferencia, en este caso concreto, entre lo que se queda la administración presidida por Puig y la liderada por Ayuso es del 95,92%.

Ejemplos tributación Madrid-Valencia FOTO: T. Nieto

Impuesto sobre la Renta: en el caso del tramo autonómico del IRPF, un contribuyente que obtiene únicamente rentas del trabajo, soltero, menor de 65 años y con una renta bruta de 20.000 euros, en Madrid pagará 60,4 euros menos que en la Comunidad Valenciana. Si esa misma persona, percibe unas rentas brutas de 45.000 euros, el ahorro por residir y tributar en Madrid en comparación con lo que le sucedería en Valencia asciende hasta los 301,2 euros. Si en lugar de no tener hijos, tuviera dos mayores de tres años y cobrara una renta bruta de 45.000 euros al año, el ahorro en Madrid, respecto a su situación en la Comunidad Valenciana, sería de 275 euros.

Actos Jurídicos Documentados: en el caso de una escrituración de la adquisición de un inmueble nuevo, sin que vaya a constituir la vivienda habitual del adquirente y con un valor de 150.000 euros, en Valencia se tendría que abonar un impuesto por valor de 2.250 euros; en Madrid, la mitad: 1.125 euros. Para una casa con un valor de 750.000 euros, el ahorro en Madrid llegaría a los 5.625 euros.