Así serán los primeros pisos que se construirán en Madrid Nuevo Norte

Las promotoras ya ofertan viviendas en el entorno del nuevo proyecto de reurbanización de la antigua “Operación Chamartín”

La urbanización llamada «Jardín de la Reina» contará con piscina, pista de pádel y sala fitness
La urbanización llamada «Jardín de la Reina» contará con piscina, pista de pádel y sala fitnessPryconsaPryconsa

De la «Operación Chamartín» a «Distrito Castellana Norte». Tres décadas y varios cambios de nombre después, el ambicioso proyecto de reurbanización del norte de Madrid, promovido por Renfe y el Ministerio de Fomento a principios de los noventa, ya es una realidad. El pasado julio, Ayuntamiento, Comunidad de Madrid, Adif y Distrito Castellana Norte –promotora responsable del proyecto– firmaron el Convenio Marco que establece las competencias de cada administración implicada. De este modo, la mayor operación urbanística de Europa –más de 6.000 millones de euros de inversión para una superficie de 3,3 millones de metros cuadrados– despegaba de forma definitiva, ya que la firma del convenio permitía el comienzo de las obras de infraestructuras y urbanización.

La iluminación es un elemento primordial, a través de miradores FOTO: Pryconsa Pryconsa

¿Qué traerá consigo el proyecto? Básicamente, Madrid Nuevo Norte ocupará el vacío urbano ocupado por el haz de vías del tren que parten de la estación de Chamartín, así como por los descampados y los antiguos espacios industriales. Una «herida» que parte en dos el norte de la ciudad, dividiendo y aislando barrios. Concretamente, la brecha se extiende a lo largo de 5,6 kilómetros, desde la calle Mateo Inurria, junto a Plaza de Castilla, hasta la M-40. Para hacerse una idea, se trata de la misma distancia que hay desde Neptuno hasta Plaza de Castilla. La intención, en todo caso, no es la de crear una «ciudad dormitorio» dentro de la capital, sino integrar el entorno en la misma, con actividad los siete días a la semana y los 365 días del año, gracias a una buena red de transporte público: oficinas en torno a un gran centro de negocios, locales comerciales, zonas verdes... y, por supuesto, viviendas.

10.500 inmuebles

El proyecto planea la construcción de 10.500 inmuebles –un 20% de protección oficial– con los que se quiere satisfacer las necesidades residenciales del norte de Madrid, una zona con alta demanda para vivir pero con un déficit histórico en lo que respecta a las casas de nueva obra. De este modo, se prevé un parque de viviendas de elevada calidad, con la máxima eficiencia energética, y que convivirá con usos complementarios, tales como los laborales y los comerciales. Hay que recordar que un 76,56% por ciento del suelo estará destinado a usos públicos, mientras que el 23,44% está pensado para usos lucrativos. Entre estos últimos, se encuentra el uso residencial, que ocupará un 12,6% del terreno.

La urbanización llamada «Jardín de la Reina» contará con piscina, pista de pádel y sala fitness FOTO: Pryconsa Pryconsa

Así, las promotoras inmobiliarias ya se han interesado por las parcelas disponibles. Es el caso de Pryconsa, que adquirió hace un año una parcela de 6.556 metros cuadrados en el sector APE 08-20 (Malmea-San Roque-Tres Olivos), con mayoría de uso residencial. De hecho, la promotora ya anuncia el proyecto «Jardín de la Reina», en Las Tablas, una promoción de viviendas de 2, 3 y 4 dormitorios, áticos de 1, 3 y 4 dormitorios, dentro de una urbanización cerrada con piscina, gimnasio, pistas de pádel y zonas verdes.

Los pisos estarán amueblados y equipados con electrodomésticos de primeras marcas FOTO: Pryconsa Pryconsa

La urbanización se encuentra en la zona de más rápido acceso a comunicaciones, a cinco minutos de El Corte Inglés y otros centros comerciales, y «a un paso de Plaza de Castilla, pero disfrutando de zonas comunes amplias propias de las afueras de Madrid», según se explica en el dossier del proyecto. Su construcción consta de tres fases, que comenzaron el pasado febrero y que culminarán el próximo octubre. ¿Cuáles serán los precios? El rango va desde los 294.000 euros que cuesta la vivida de un dormitorio y 54 metros cuadrados, hasta los 881.000 en los que está tasado el ático de cuatro dormitorios (148,26 m² más 72,59 m² de terraza). Los pisos de dos dormitorios y 81,76 m2 serán puestos a la venta a partir de los 416.000 euros; los de tres dormitorios y 130,55 m2 , a partir de los 551.000; y los de cuatro dormitorios y 153,91 m2, desde los 665.000. Todas las viviendas llevan incluidas en el precio una o dos plazas de garaje, en función de la vivienda y trastero.

En lo que respecta a su interior, la luz es el elemento primordial, potenciada por amplios miradores. Los pisos estarán amueblados y equipados, con electrodomésticos de primeras marcas que incluirán placa de inducción, campana extractora decorativa, horno, microondas, lavavajillas, lavadora-secadora... Por otro lado, todas las casas estarán dotadas de un sistema de domótica que permitirá controlar la vivienda de distintas maneras: desde interruptores en las estancias hasta una aplicación del teléfono móvil. Además, cada vivienda contará con un sistema individual de ventilación controlada, lo que permitirá disponer de aire limpio, renovado y saludable de forma permanente.

La piscina comunitaria será tipo Múnich, con cloración mediante electrolisis salina, lo que supone un sistema respetuoso con el medio ambiente y también con el cuidado de la piel y el cabello. La urbanización se completa con dos pistas de pádel de paramentos verticales acristalados y césped artificial, y una sala fitness dotada de moderna maquinaria para poder realizar ejercicio físico sin necesidad de salir de la urbanización. En todo caso, Madrid Nuevo Norte contará con 400.000 metros cuadrados de nuevas zonas verdes que vertebrarán la trama urbana. Además, se proyectará un Parque Central donde se acometerá el cubrimiento de unos 210.000 metros cuadrados del haz ferroviario en Chamartín, para implantar zonas verdes y se creará un corredor lineal verde que conectará el Parque Central con los parques del norte de la región.

¿Y el transporte?

Por su parte, las cooperativas ya han realizado llamamientos para todos aquellos interesados en adquirir futuras viviendas en esa modalidad. Es el caso de Lacooop, que ofrece un ahorro del 20% a través de este «marketplace». Por el momento, se ofertan pisos de una habitación por 270.000 euros y de tres habitaciones por 380.000. Tal y como explican en la web de la Lacooop, los socios, durante la construcción de las viviendas, van abonando cuotas, de modo que, una vez entregado el piso, ya han pagado una parte importante del mismo.

Sin duda, una de la preocupaciones de los futuros vecinos de Madrid Nuevo Norte es la red de transportes en el nuevo entorno. En ese sentido, Adif inició la reforma para transformar la estación de tren de Chamartín en un «hub» del transporte, que fomentará la intermodalidad y la conexión con otros municipios de la Comunidad de Madrid. De hecho, se prevé que el 80% de los desplazamientos se realizarán por medios de transporte sostenibles, así como a pie o en bicicleta. La intención es la de proyectar una red de transporte accesible, articulada por nuevos intercambiadores –Chamartín y La Paz–, que completarán al actual de Plaza de Castilla.

En esa línea, destaca la creación de tres nuevas estaciones de Metro, una nueva estación de Cercanías en el sur de Fuencarral y la renovación de la existente en el norte, así como la implantación de un novedoso sistema de Bus Prioritario.

En lo que respecta a otras infraestructuras relativas al transporte, destaca la reconfiguración del Nudo Norte y el Nudo de Fuencarral; la construcción de cinco puentes, una pasarela y un túnel para cerrar la brecha que provoca las vías del tren; la renovación de más de 13 kilómetros de las principales conducciones del Canal de Isabel II; así como la gran losa que cubrirá el haz de vías de Chamartín desde la calle Mateo Inurria hasta la M-30.

Uno de los beneficios de Madrid Nuevo Norte, según sus impulsores, vendrá por la creación de 50.000 nuevos empleos durante los próximos años, así como hasta 130.000 puestos de trabajo directos y otros 120.000 empleos indirectos. Todos ellos derivados de actividades complementarias que se generen en torno al proyecto que supondrán, además, un crecimiento económico que conllevará la atracción de talento e innovación. De hecho, el gran centro de negocios de última generación en torno a la Estación de Chamartín permitirá a Madrid competir con otras grandes regiones y capitales europeas a la hora de atraer grandes empresas e instituciones internacionales.