Madrid elimina la altura como requisito para ser Policía Municipal

El Gobierno regional regulará el uso de pistolas paralizantes por parte de los agentes

Varias agentes Policías Municipales
Varias agentes Policías MunicipalesA. Pérez Meca Europa Press

Por cada plaza que se convoca para acceder a la Policía Municipal de Madrid hay una media de cien aspirantes. Y puede que ese número aumente aún más después de que la Comunidad de Madrid haya decidido eliminar uno de los requisitos imprescindibles para el acceso: una altura de 1,60 en el caso de las mujeres y de 1,65 para hombres. Así, tener algún centímetro menos no será una cortapisa para quien sueñe con ser agente municipal y la altura no le acompañe después de que el Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid haya aprobado el Reglamento Marco de Organización de las Policías Locales con el que se pretende modernizar y organizar los Cuerpos policiales de los municipios.

«Hemos eliminado el requisito de la altura porque nos lo venían pidiendo desde hace tiempo, entre otros los sindicatos. También hay una directiva europea que señala que esta exigencia puede ser discriminatoria. Además, siempre se ha pensado que una altura determinada pueda estar relacionada con una capacidad física, pero también puede ocurrir que una persona sea bajita y tenga una capacidad física enorme. A esto se suma que no había uniformidad en cuanto a este requisito en otros cuerpos de tal manera que una persona con una altura determinada no podía acceder a la Policía Municipal pero sí a la Guardia Civil o la Policía Nacional», detalla Luis Miguel Torres, director general de Seguridad Protección Civil y Formación de la Comunidad de Madrid.

El nuevo Reglamento Marco, que cuenta con 131 artículos, excluye del posible ingreso en las policías locales a toda aquella persona que haya sido condenada con sentencia firme por delitos contra la libertad e indemnidad sexual y establece las normas comunes que los Ayuntamientos deberán aplicar a partir de ahora en las convocatorias de procesos selectivos para el ingreso y promoción interna. Supone también un avance en cuanto a la homogeneidad en la uniformidad de tal manera que lo que se pretende es que, igual que el verde se relaciona con la Guardia Civil, todo el mundo pueda identificar a un Policía Municipal independientemente del municipio en el que trabaje porque ahora ocurre que los agentes de Móstoles tienen un uniforme rojo, mientras que la mayoría de los policías locales de los municipios tienden al azul ducados.

También se pretende ir hacia una homogeneidad en cuestión armamentística. Así, el reglamento abre la vía a la posibilidad de regular la defensa eléctrica, con pistolas Taser, un instrumento más cercano a la porra que a la pistola. En este Cuerpo, de hecho, la más común y estandarizada es la 9 milímetros, según explica Torres, quien asegura que la nueva regulación «es una buena noticia porque da solución a muchas reclamaciones».

En lo que se refiere a la formación de policías, la nueva norma fija como prioridad lograr una formación continua y especializada. En este ámbito, la referencia será el Instituto de Formación Integral de Seguridad de la región.

Como explica Enrique López, consejero de Presidencia, Justicia e Interior, con este nuevo decreto, el Gobierno regional contribuye a «modernizar los cuerpos de Policía Local, con el objetivo fundamental de mejorar el excelente servicio que ya prestan a los madrileños». «Estos cuerpos, que han jugado un papel primordial durante la crisis sanitaria, son un orgullo para los ciudadanos, y van a seguir contando con todo el apoyo del Gobierno regional», subraya.