Madrid baja el IBI a las familias: 60 millones de euros menos de impuestos

Un total de 2,2 millones de hogares se verán beneficiados por la rebaja

Afalta de su aprobación definitiva en el Pleno, donde es de suponer que pasará el trámite sin más complicaciones, el Ayuntamiento de Madrid ya tiene listo su programa de reducciones fiscales. La cuarta ocasión en la que el Consistorio presidido por José Luis Martínez-Almeida anuncia una bajada impositiva. Y, entre las medidas estrella, se encuentra la bajada del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI).

Así lo anunciaron el alcalde, la vicealcaldesa y la delegada de Hacienda y Personal, Engracia Hidalgo. Begoña Villacís tomó la palabra para anunciar una nueva reducción del IBI, que pasa del 0,456 al 0,428%, acercándose así al mínimo legal del 4%. En total, serán «2,2 millones de recibos los que se verán afectados: 1,5 millones de viviendas, 96.200 de locales comerciales, 30.000 de oficinas y más de 11.000 de locales industriales y 7.000 de locales de ocio», expuso la vicealcaldesa.

La nueva bajada del IBI supondrá un ahorro para las familias cercano a los 60 millones de euros. «Madrid no ha aplicado el catastrazo», afirmó la vicealcaldesa, en referencia a la subida fiscal adoptada recientemente por el Gobierno central y otros ayuntamientos. Es más, ha recordado que, según el ranking de la OCU, la ciudad de Madrid ocupa el puesto 40, dentro de 52 capitales de provincia, en lo que se refiere a impuestos altos. «Es el único ranking en el que nos enorgullece bajar de posición. Se pueden bajar los impuestos y mantener unos servicios públicos de calidad», añadió.

Por su parte, José Luis Martínez-Almeida mostró su confianza en conseguir la aprobación de las ordenanzas fiscales en el Pleno e hizo balance de su gestión en este campo: en lo que va de su mandato, el ahorro impositivo derivado de las sucesivas rebajas, incluida esta última, asciende a 500 millones de euros menos que deberán abonar los madrileños.

El regidor quiere plantear un «marco fiscal competitivo y atractivo para que Madrid pueda seguir creciendo», lo que «supone la consolidación de un modelo político en el que entendemos que no es el momento ni de subir impuestos, ni de cargar con más gravámenes a los ciudadanos, sino que es el momento de estimular la actividad económica desde un marco de consolidación fiscal a la baja».

Tal y como recuerda el Ayuntamiento, según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), Madrid ha pasado a ser la tercera capital de provincia –de las de régimen común– con el tipo general de IBI más bajo de España, solo por detrás de Santander y Zaragoza, que tienen el 0,41%. Y es que, en 2022, Madrid estará muy por debajo de ciudades como Barcelona, Sevilla, Valencia, Cádiz o Valladolid, que, según el último ranking tributario de 2021, tienen el porcentaje de este impuesto en el 0,66%, 0,67%, 0,72%, 0,74% y 0,61% respectivamente.

La rebaja incluye las bonificaciones de 2020 de hasta el 90 % en el IBI para familias numerosas en función del valor catastral del inmueble, una medida que beneficia a más de 22.500 hogares, que podrán ahorrar alrededor de tres millones de euros. Del mismo modo, se mantiene la bonificación del 50 % para las viviendas de protección oficial durante los tres periodos impositivos siguientes al de otorgamiento de la calificación.

El del IBI no es el único impuesto afectado. Para el próximo ejercicio se incrementarán los porcentajes de la bonificación del impuesto de plusvalía por transmisiones «mortis causa» a favor de ascendientes, descendientes y cónyuge. Así, se amplía en cinco puntos la existente en 2021, de hasta el 95%, en función del valor catastral para vivienda habitual y local de negocio. Una bonificación, apuntan desde Cibeles, que ya se había «mejorado en el primer año de mandato». Esta medida podría llegar a beneficiar a más de 42.000 madrileños, con un impacto económico de unos cuatro millones.

Mercadillos

Por otro lado, el Gobierno municipal ha acordado mantener una serie de iniciativas «para estimular el empleo y la sostenibilidad medioambiental». Así, cualquier empresa que inicie su actividad estará exenta de pagar la cuota del Impuesto de Actividades Económicas (IAE) durante los dos primeros ejercicios impositivos y se prorrogará la bonificación del 50% de la cuota municipal a estos empresarios durante los periodos impositivos tercero, cuarto y quinto posteriores al inicio de su actividad.

En las ordenanzas también se ha incluido una reducción del 100% de la «tasa de mercadillos». La medida beneficiará a más de sesenta, con unos 2.826 puestos, lo que supondrá un ahorro de 1,3 millones.

También se mantiene la reducción en la cuota de la tasa del servicio de gestión de residuos urbanos de actividades, implantada en en 2020. El recorte será del 90% cuando afecte a inmuebles desocupados en los que no se realice actividad económica alguna, mientras que se reducirá en un 70% en caso de inicio de actividad durante los dos primeros periodos impositivos.

En lo que respecta al cuidado del medio ambiente, se mantienen las bonificaciones fiscales dirigidas a promover la implantación de energías renovables en los edificios residenciales e instalaciones industriales. En este apartado, se mantiene la bonificación del 25% al 50% del IBI para los edificios de uso no residencial y se aumenta el límite del beneficio fiscal en este impuesto del 20 % al 30 % del coste real de la obra.

En esa línea, se establece una bonificación del 50% de la cuota del IAE para la instalación de sistemas de aprovechamiento de energía solar y geotérmica. Mientras, y dentro de la Estrategia Madrid 360, se mantiene una bonificación de entre el 10 % y el 50 % en ese mismo impuesto para las empresas que implanten planes de transporte que afecten al menos al 20% de su plantilla.