La conexión Atocha-Chamartín: Madrid impulsa su hegemonía ferroviaria en toda España

La capital busca alumbrar un nuevo concepto de comunicación para trenes: una única estación con dos terminales. Y en ello está

Nueva estación de Chamartín y su entorno
Nueva estación de Chamartín y su entornoAyuntamiento de Madrid

Las comunicaciones y la interconexión de territorios son clave en el desarrollo económico. El tren no se quiere quedar atrás en el impulso que otros medios, como la aviación está dando en un escenario postpandemia que muchos ya adivinan en el horizonte. Lejos de polémicas, como la vivida hace semanas en El Prat, a cuenta de un Govern desnortado, la Comunidad de Madrid pone a punto su otra apuesta relevante además de Barajas: el impulso a Atocha y Chamartín en las conexiones ferroviarias no solo desde Madrid, sino también, a través de la capital, como el nudo de interconexiones que ya es real.

Adif ha puesto en marcha un número ingente de actuaciones con el objetivo de dar forma al concepto de una única estación con dos terminales.

Unas reformas que llegan a caballo de la mayor obra de infraestructuras y constructiva que se acomete hoy en día en la Unión Europea: Madrid Nuevo Norte. En este sentido, una de las primeras grandes obras de este macroproyecto busca desarrollar las interconexiones entre Chamartín, eje del gran cambio que se acomete ya al norte de la Castellana, y las actuaciones en el sur y este no ya de la Comunidad, sino de toda España, pues ese es el enfoque de crecimiento ferroviario y económico que se busca desde Atocha.

Túnel de alta velocidad de Atocha/Chamartín
Túnel de alta velocidad de Atocha/Chamartín FOTO: Ayuntamiento de Madrid

Un túnel para unir Madrid... y España

La primera gran obra de este macroproyecto pondrá en marcha un cordón umbilical que conectará permanentemente ambas estaciones. En la actualidad, los corredores de alta velocidad Norte y Noroeste tienen origen y destino en la estación de Madrid Chamartín, mientras que los del Este, Levante y Sur lo tienen en Madrid Atocha. Madrid quiere ser el crisol en el que concurran esos caminos.

Esta unificación va a facilitar que la red ferroviaria de alta velocidad española sea totalmente transversal. Gracias a ello se evitará la necesidad de realizar transbordos en Madrid, dado que todos los trenes de todos los corredores podrán realizar paradas indistintamente en una u otra estación.

La puesta en servicio de un túnel de 7,3 kilómetros de longitud, por el que podrán circular trenes de alta velocidad entre ambas instalaciones, permitirá fusionar las dos grandes estaciones madrileñas y, a la vez, todos los corredores de AVE entre sí.

El servicio y la utilización de este túnel se optimizará y potenciará con la ampliación del tramo de ferrocarril de alta velocidad comprendido entre Atocha y Torrejón de Velasco. En la actualidad, los trenes que circulan por corredores de alta velocidad de Levante y Sur comparten este tramo de línea en su salida y acceso a la capital.

Este trazado se ha optimizado con la instalación de dos nuevas vías: así pasa a contar con cuatro y permitirá acoger el paso de un mayor número de trenes. Una actuación que va en la línea para aumentar las prestaciones de este “supernodo” ferroviario.

Del mismo modo, Adif está trabajando para que el corredor catalán también tenga una conexión con este tramo en su salida y entrada a Madrid. El objetivo es que los trenes de esta línea puedan acceder a las vías pasantes de Atocha y, por el nuevo túnel, a la estación de Chamartín, para realizar también conexiones transversales. Algo que se considera clave para ganar tiempo y eficacia.

Según las previsiones, Atocha pasará a tener una capacidad máxima de 40 millones de viajeros frente a los 22 actuales y contará con dos accesos principales, el de la fachada histórica en la glorieta de Carlos V y un nuevo acceso desde Méndez Álvaro, que mejorará la conectividad con la M-30. La reforma generará una nueva estación “pasante”, que ya pugna por ser una realidad, para los trenes que circulen por el nuevo túnel de alta velocidad que conecta Chamartín con Atocha.

El AVE a Barajas

La nueva Chamartín, sobre la que ya se está trabajando, traerá uno de los proyectos que puede tener un impacto más profundo en el conjunto de la movilidad española: la conexión con el aeropuerto de Madrid Barajas con la red de alta velocidad desde esta estación. Se avanza en la redacción de un proyecto para la conexión del aeropuerto con la estación de Chamartín a través del mismo trazado por el que hoy circulan los trenes de Cercanías, mediante algunas actuaciones de adaptación. Todo para alumbrar la alta velocidad en Barajas.

Todas las actuaciones han comenzado para forjar una de las transformaciones que más impacto tendrá en la movilidad española. Un proyecto que trascenderá lo ferroviario y que tiene potencial para llevar a un nuevo nivel la intermodalidad tanto de la propia ciudad de Madrid como su proyección en el resto de España.