La primera mujer con una escultura en el Retiro de Madrid homenajea ahora a Luis Aragonés

Alicia Huertas rescata el “sentimiento y la mirada” del sabio de Hortaleza sobre un pedestal sacado de las obras del Calderón

Inauguración de la estatua de Luis Aragones en el Wanda Metropolitano..
Inauguración de la estatua de Luis Aragones en el Wanda Metropolitano.. FOTO: Jesús G. Feria La Razon

Desde que el pasado viernes se descubrió la escultura de homenaje a Luis Aragonés en la explanada a los pies del estadio Metropolitano no ha dejado de llover en Madrid. La afición rojiblanca volvió ayer a acordarse ,con el partido frente al Betis ya en marcha, de su mayor leyenda, en el minuto ocho, el dorsal que llevó a la espalda el sabio de Hortaleza durante la década que defendió los colores del Atlético de Madrid. Ese tributo convertido en cántico también se concretó bajo un manto de lluvia. Alicia Huertas, la artista que ha dado forma a la estatua de Luis en bronce, quiere pensar que más que lluvia han sido, en realidad, lágrimas. En ningún caso de tristeza, sino de vida. «No hemos destapado una escultura, sino un homenaje, recobramos vida».

Inauguración de la estatua de Luis Aragones en el Wanda Metropolitano..
Inauguración de la estatua de Luis Aragones en el Wanda Metropolitano.. FOTO: Jesús G. Feria La Razon

La que terminó ayer ha sido una semana intensa para esta licenciada en Bellas Artes. Abrumada por todo el cariño que le ha llegado tanto en persona como a través de las redes sociales, ayer se le saltaban las lágrimas al ver cómo algunos aficionados habían llevado flores hasta los pies de la estatua. Un pedestal que tiene su propia historia. Ya que se ha querido que la base del homenaje a Luis no fuera una piedra cualquiera. Ni mucho menos. Es una base que conecta el pasado con el presente y el futuro del club. Porque se rescató de las obras de demolición del antiguo coliseo indio, el estadio Vicente Calderón.

Cuando le llegó el encargo a Alicia, no dudó en aceptarlo. Y se puso manos a la obra con su particular labor de documentación. Que va mucho más allá del aspecto físico, de dotarle de realismo al bronce. Estudió vídeos e imágenes. Y habló durante horas con la familia de Luis para tratar de plasmar el alma del futbolista y entrenador. «Que su mirada fuera fiel reflejo de su sentimiento». Porque el arte de Alicia va de «expresar sentimientos» a partir del «don» con el que nació. Y si nos guiamos por la respuesta que ha tenido la escultura entre los fieles de la mejor afición de España, puede concluirse que la artista lo ha logrado.

Una vez más. Porque Alicia Huertas no es ni mucho menos nueva en esto de devolver a la vida a algunos de los iconos de la capital. Ya lo hizo con Antonio Mingote. Logró imponerse en el concurso convocado por el Ayuntamiento de Madrid para esculpir un homenaje al genial dibujante y académico. Se convirtió con ello, además, en la primera mujer en firmar una obra de estas características en el Retiro, parque del que Mingote era «alcalde honorífico».

Junto a las manos y el corazón de Alicia, el homenaje del Atlético y de la ciudad de Madrid al sabio ha sido posible gracias al impulso de un sector de la afición rojiblanca. En concreto, de la iniciativa que puso en marcha el «Frente Atlético». Más de 10.000 seguidores aportaron dinero a la obra. Los 14.786 euros sobrantes han sido donados a la Asociación Española de la Lucha contra el Cáncer. Gracias a Alicia Huertas, que también es la autora de esculturas de grandes personalidades como Don Juan de Borbón, Rocío Dúrcal, san Luis Gonzaga o Félix Rodríguez de la Fuente, hoy el Wanda tiene algo más de hogar para todos los atléticos. Con su mayor leyenda custodiando el estadio y la bandera. Y señalando el horizonte, como si se oyera de fondo uno de sus mantras. «Ganar, ganar, ganar y volver a ganar».

El diálogo con otro de los mitos rojiblancos

► «Llego al retrato, cuando mi corazón se impregna con testimonios de su gente querida y tú, Torres, eres parte de Luis. Al salir del barro digo “respira” y al conseguir el alma reflejado en su mirada, siento que el retrato es vida. Luis Aragonés vive porque está repleto de corazones», asegura Alicia al contestar a otro de los mitos atléticos, el Niño Torres, que estuvo presente el viernes: «Nos hemos juntado para hacer memoria», aseguró Fernando.