La madre que se llevó a sus hijos del centro tutelado de Aranjuez estaba en búsqueda policial

La Policía investiga si después de secuestrarlos tomaron un tren hacia Córdoba

Nadie sabe nada de Jonathan, Izan y Adán desde el 14 de noviembre. Tienen nueve, siete y cinco años respectivamente y, según su padre, el mayor necesita medicación diaria porque es hiperactivo. También las últimas semanas había tenido que tomar el mediano porque había sido intervenido a causa de las amígdalas. La Policía, no teme, en principio, por la integridad de los menores pero lo cierto es que están en paradero desconocido desde hace casi diez días. A la madre de los niños, Nieves, le fue retirada la custodia hace cinco años, en 2016, porque no estaba capacitada para garantizar los cuidados más básicos ni podía ofrecer un entorno adecuado para el normal desarrollo de los niños.

Requisitoria judicial

Llevaba muchos años viviendo de okupa en diferentes casas y, al parecer, tenía problemas con las drogas. A sus 27 años (y siendo madre desde hace 9) ya había tenido también problemas con la Justicia y, de hecho, le constaba una orden de búsqueda por una requisitoria judicial; es decir, que un juez le había citado por algún motivo y la mujer no se presentó.

Tampoco Miguel, el padre de los menores, estaba preparado para sus cuidados. la pareja se separó hace tiempo y él había iniciado una nueva relación sentimental con otra chica con la que ya ha tenido también una hija. Él ahora había iniciado un proceso para recuperar a los niños y sacarles del centro de la Comunidad de Madrid donde se encontraban tutelados. A Nieves, según explicó el propio Miguel, también le habían dado dos oportunidades para recuperar a los pequeños y, según su valoración, «las había desaprovechado pro no hacer las cosas bien». De hecho, ya tenía la custodia parcial y podía pasar los fines de semana con ellos. Fue ese último fin de semana cuando los vio por última vez de viernes a domingo. Al llevarlos de vuelta al centro donde los niños vivían de lunes a viernes, se cruzó con su ex pareja, que acudía, en teoría, a verlos en una visita programada.

Era la residencia Madre Teresa de Aranjuez. Al percatarse los responsables del centro de que la mujer no regresaba con los niños dieron aviso al área del que dependen, la Consejería de Familia, Juventud y Política Social de la Comunidad de Madrid, que fueron quienes acudieron a la comisaría de la Policía Nacional para interponer una denuncia por la desaparición de los menores.

Huida en un tren

Los investigadores se pusieron a descartar posibles opciones sobre el paradero de los niños y pronto se dieron cuenta de que no se los podía haber llevado en su coche porque lo tenía estropeado y estaba aparcado en la puerta de su casa. Creen que pudo coger un tren y desplazarse a Córdoba, donde tenía un nuevo novio pero también han barajado en las últimas horas localidades como Leganés o Illescas, donde la mujer podría encontrar posibilidades de mantener a los niños escondidos con ayuda de alguien.

Los investigadores de la UFAM (Unidad de la Familia y Atención a la Mujer) de la Policía Nacional ha hecho un llamamiento a la población para tratar de encontrarles lo antes posible y la imagen de los niños y sus características ya han sido difundidas por las asociaciones de desaparecidos. Lo que más preocupa a los investigadores es el tema de la medicación del mayor aunque son conscientes de que la presión social que puede estar ejerciendo sobre la madre puede alterar su comportamiento y llegar a poner en riesgo a los pequeños. El objetivo de Nieves, no obstante, en principio era recuperar a sus hijo y no hacerles daño.