¿Por qué el campo de Madrid no se vacía como en el resto de España?

Sesenta y nueve de los municipios de menos de 2.500 habitantes han aumentado su población en una media de 100 personas, sólo en el último año

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, abraza a un cordero durante una visita a una explotación de ganado ovino y quesería en Colmenar Viejo
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, abraza a un cordero durante una visita a una explotación de ganado ovino y quesería en Colmenar Viejo FOTO: Carlos Luján Europa Press

El día a día de los profesionales de la agricultura y la ganadería en España, también en Madrid, está marcado por un rosario de reivindicaciones que el Gobierno de Pedro Sánchez se resiste a atender. Sin soluciones ante una subida de la luz que ahoga al sector; sin deducciones fiscales para la compra de abonos, fertilizantes o gasóleo; sin ver reducidas las cotizaciones a la Seguridad Social en el régimen agrario; sin bonificación en los contratos de trabajo en el sector; sin que se garantice que los agricultores y ganaderos no cobren por debajo de los costes de producción; sin que se blinde la igualdad en las reglas del juego para que productos madrileños como el queso o el aceite lleguen al consumidor europeo sin trabas, del mismo modo que sucede, por ejemplo, con los productos chinos o marroquíes. Son los olvidados de Moncloa. Y con razón. Zarandeados por un aumento en los costes de producción que sitúa a muchos de ellos al borde del abismo.

Políticas concretas

La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, se reunió ayer con algunos de ellos y escuchó de su boca esta larga lista de peticiones y agravios. Lo hizo en Colmenar Viejo. Desde allí instó a Moncloa a actuar con urgencia en este terreno y abogó por articular políticas de apoyo a los agricultores y ganaderos frente a los «lemas de progres de ciudad que se olvidan de dónde viene lo que comen ellos». Políticas concretas como, por ejemplo, los 100 millones de euros y las más de 50 medidas para impulsar la competitividad y la comercialización con las menores cargas burocráticas posibles que dan forma al Plan Terra del Gobierno regional. Políticas concretas como la instalación de placas solares que permiten rebajar entre un 50 y un 70% los costes de la luz; la decisión de congelar la factura del agua desde hace seis años; o la puesta en marcha del Erasmus Agrario. Políticas concretas con resultados concretos. El campo madrileño no se vacía. Sólo en el último año, sesenta y nueve de los municipios de menos de 2.500 habitantes han aumentado su población en una media de 100 personas.

Medidas puestas en marcha para el campo en Madrid

-Plan Terra con 100 millones de euros y más de 50 medidas para impulsar la competitividad y la comercialización con las menores cargas burocráticas posibles.

-15 millones de euros en ayudas para agricultores y ganaderos en 2021.

-Adelanto de las ayudas directas de la Política Agraria Común: desde el 25 de octubre pasado, 17 millones de euros a más de 6.000 profesionales del sector.

-Acuerdo pionero con las principales cadenas de distribución para impulsar la promoción y venta de los alimentos de Madrid en las medianas y grandes superficies.

-Mercados itinerantes de La Despensa de Madrid.

-Eliminación de trabas innecesarias como la calificación urbanística para actuaciones en invernaderos, instalaciones o riego.

-Solicitud ante la Unión Europea la Denominación de Origen Aceites de Madrid.

-Ayudas para la instalación de placas solares, que permitirán rebajar entre un 50 y un 70 por ciento la factura de la luz.

-Mantenimiento de las tarifas del agua congeladas desde hace 6 años en la Comunidad de Madrid, mientras en otros lugares sufre un incremento de precio del 30 por ciento.

- Próximamente, los jóvenes que quieran trabajar en el mundo rural podrán formarse con el Erasmus Agrario en otros países de Europa, y de regreso, serán los primeros en continuar la labor de sus padres con los conocimientos que les harán ganar el futuro.