Planes en Madrid

El restaurante más antiguo del mundo está en Madrid y así se ha reinventado

El cochinillo y el cordero de Casa Botín ya se pueden degustar en casa. Se ha convertido en un destino indispensable de tapeo

Carlos González ha abierto una tienda física y otra “online” donde adquirir sus especialidades
Carlos González ha abierto una tienda física y otra “online” donde adquirir sus especialidades FOTO: La Razón

No hay manera de fulminar al bicho, de hacerle desaparecer de una vez por todas y, aunque, a día de hoy, observemos que el sector hostelero remonta, lo cierto es que lo ha pasado amargo. Casa Botín, fundada en 1725 es el restaurante más antiguo del mundo, según el “Libro Guinness de los Récords” y uno de los referentes de la mejor cocina tradicional capitalina. Tanto es así, que la revista “Forbes” considera a este mítico espacio el tercer mejor restaurante clásico del mundo. Tanto a la casa como a sus dos especialidades: el cochinillo y el cordero asado al estilo castellano. Ha sabido esquivar semejante crisis, provocada por el Covid, y para sobrevivir en la adversidad, se ha reinventado. ¿Cómo? Inaugurando una tienda física frente al restaurante y otra “online”, de nombre 1725gourmet. El proyecto, según nos cuenta su propietario Carlos González, perteneciente a la tercera generación mientras que la cuarta, formada por sus sobrinos Antonio y Eduardo y su hija Raquel, comienzan a aprender el negocio, ya lo tenían asentado en la cabeza, “pero lo pusimos en marcha en plena pandemia. Nuestra gran reinvención ha sido que hemos dejado de ser sólo un restaurante para convertirnos también en una distribuidora de productos gourmet. Nuestras elaboraciones las vendemos en las mejores tiendas. Entre ellas, Gold Gourmet, Mantequerías Bravo, Velázquez, 45, el Corte Inglés y Ahorra Mas. Hemos aprovechado la fuerza de la marca Botín, conocida fuera de nuestras fronteras”. Así, envían los cochinillos y corderos a una fábrica de Jaén, donde han sabido reproducir a la perfección la receta original: “Hasta han logrado imitar el aroma a leña de encina de la que se alimenta el antiguo horno. Cuidamos al máximo la calidad de los ingredientes, porque no ponemos en juego nuestra marca”, añade Carlos, quien explica que el cliente adquiere los asados precocinados y envasados al vacío en refrigerado, con una caducidad de seis meses o en esterilizado, que se mantiene en perfectas condiciones durante un año, de ahí que empiecen a ofrecerlo por Amazon. El día que decides consumirlo, sólo necesita treinta minutos a 250 grados y el resultado es maravilloso al llegar a la mesa con una cocción perfecta por dentro y la piel crujiente por fuera. Dicho esto, su intención es revolucionar los almuerzos y cenas de esta Navidad, ya que “es posible disfrutar en casa de un cochinillo asado de la máxima calidad y de la forma más fácil facilitando el trabajo del anfitrión”. Sí, la calidad, la experiencia y el saber hacer centenario de Botín se cuelan en la cocina de quien lo desee esta Navidad.

¿Otra novedad? Casa Botín, que en cuatro años celebra el tercer centenario, se ha convertido en un destino imprescindible de tapeo. Con el objetivo de atraer a un mayor número de comensales fuera del horario del almuerzo y la cena, es decir, de diez de la mañana a una y de cuatro a ocho, proponen una carta informal y divertida en la que, cómo no, el cochinillo y el cordero son protagonistas. De ahí que destaquen la lasaña y un diferente torrezno de cochinillo, las tostas, tanto de cordero como de cochinillo, con verduras, salsa de curry y mango, original y rica, además de la clásica ensaladilla rusa, que jamás debe faltar en todo picoteo tradicional para armonizar con el vino de la casa: Viña Salceda Crianza, que resulta ser gran compañero de los asados. Castizo también es el apartado dulce, cuyas elaboraciones se hacen y se consumen a diario. Tanto es así, que en este emblemático rincón aún es posible probar los bartolillos, que Pérez Galdós menciona en su obra “Misericordia”. Hemingway hablaba con frecuencia sobre el restaurante más antiguo del mundo por su gran amistad con Emilio González y le rinde tributo en “Muerte en la tarde” y en “Fiesta”, por poner algún ejemplo, mientras que Graham Greene lo recuerda en “Monseñor Quijote”, Gómez de la Serna en sus “Greguerías” y más recientemente María Dueñas en “El tiempo entre costuras”.

Casa Botín
Casa Botín

Cochinillo para recibir el año

Medio cochinillo preasado, por 64,90 euros, o uno entero, por 107,20, además de una paletilla de cordero preasada, por 22,95. 1725 Gourmet nos lo pone fácil estas fiestas a quienes queramos abrir la puerta al estilo Botín. De aperitivo, boquerones en vinagre, foie de pato callos de wagyu e, incluso, judiones con cochinillo para compartir.
C. de Cuchilleros, 17. Tel: 91 366 42 17. www.botin.es. www.1725gourmet