La Policía recupera un serval de la sabana africana en Hortaleza

Se trata de una especie de felinos cuya tenencia está prohibida en la Comunidad de Madrid

Localizan un serval de sabana africana, felino de tenencia prohibida en Madrid, en una casa de Hortaleza
Localizan un serval de sabana africana, felino de tenencia prohibida en Madrid, en una casa de Hortaleza FOTO: POLICÍA MUNICIPAL DE MADRID POLICÍA MUNICIPAL DE MADRID

Agentes de la Unidad de Medio Ambiente de la Policía Municipal de Madrid (UMA) y la Oficina de Atención al Ciudadano de la Unidad Integral de Distrito de San Blas han localizado hace unos días en un domicilio del distrito Hortaleza un serval de la sabana africana, ha informado el Cuerpo Local en redes sociales.

Se trata de una especie de felinos cuya tenencia está prohibida en la Comunidad de Madrid. El animal, que es bastante joven y se encuentra en buen estado, ha sido trasladado al Centro de Recuperación de Animales Salvajes (CRAS).

El serval es un félido salvaje de tamaño medio, parecido al gato pero con mucha mayor envergadura que vive en zonas de matorral, sabanas, selvas y semidesérticas de África. La esperanza de vida de estos animales puede llegar hasta los 20 años.

Aunque los servales jóvenes pueden ser domesticados, son difíciles de mantener en cautividad porque no suelen reconocer la jerarquía impuesta por sus dueños y necesitan una alimentación especial. A pesar de ello, cada vez se venden más, y muy caras, como mascotas exóticas en Estados Unidos. En España su tenencia está prohibida, salvo casos excepcionales, al ser considerada una especie exótica.

Unidad de Medio Ambiente

La Unidad de Medio Ambiente de la Policía Municipal de Madrid instruyeron el año pasado un total de 519 atestados, 33 de ellos por intervención directa de esta unidad, siendo los 487 restante derivados de actuaciones de las patrullas de los diferentes distritos de la capital.

Los motivos de la intervención, así como por los que se instruye atestado para su remisión a Juzgados y Fiscalía de Medio Ambiente son diversos, algunos por delitos relacionados con la caza-pesca ilegal y por infracciones del convenio CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres).

También agresiones de perros a personas o a otros perros causándoles lesiones más o menos graves o incluso con resultados de muerte, defraudaciones de fluido eléctrico, delitos contra el patrimonio histórico, artístico y/o documental, grafitis y maltrato animal.

Muchas de las actuaciones concluyen con el archivo de las mimas al no querer denunciar los perjudicados. Pero un amplio porcentaje son trasladados a los juzgados de instrucción y a Fiscalía de Medio Ambiente. Los más numerosos son por lesiones a las personas por agresión de perro (36% del total) y los instruidos por maltrato animal (17%).

En este último caso, cuando se corrobora la existencia de delito se da traslado a Fiscalía de Medio Ambiente, en algunos casos el maltrato solo reviste carácter administrativo. Pero en ocasiones debe ser archivado al no poder localizar al autor de los hechos.