Madrid recuerda a los fallecidos por la explosión de la calle Toledo

La Iglesia madrileña recauda fondos para levantar el edificio dañado

Una imagen con un año de historia. Operarios trabajan en la demolición de la planta sexta del edificio de la calle Toledo 98 que, el día 20 de enero de 2021sufrió una explosión por un escape de gas, en Madrid (España)
Una imagen con un año de historia. Operarios trabajan en la demolición de la planta sexta del edificio de la calle Toledo 98 que, el día 20 de enero de 2021sufrió una explosión por un escape de gas, en Madrid (España) FOTO: Eduardo Parra Europa Press

Un suceso que conmocionó Madrid. Una explosión que se unió al caos provocado esos días por la borrasca Filomena. La Parroquia de la Virgen de la Paloma recuerda con diversos actos a las cuatro víctimas mortales que provocó una explosión de gas en la calle Toledo de Madrid el 20 de enero de 2021. La Iglesia madrileña recauda fondos para levantar el edificio dañado y trata de esclarecer lo sucedido por vía civil.

El programa de actos arranca el miércoles 19 de enero a las 20:00 horas, con recuerdo-homenaje en el templo de la Virgen de la Paloma con un concierto a cargo de la Coral San Viator, organizado por la asociación Amigos de las Víctimas de la Explosión de Gas de la calle Toledo. La entrada es libre, con medidas de prevención Covid.

Para el 20 de enero, se ha convocado un rezo del rosario por los difuntos y sus familiares ante el mosaico de la Virgen de la Paloma situado en la fachada de la parroquia. El acceso también libre y está previsto a partir de las 14.45 horas.

Posteriormente, a las 15.30 horas, está prevista una misa conmemorativa en la parroquia organizada por el colegio La Salle y presidida por el párroco, Gabriel Benedicto. También se bendecirá la estatua de santa Filomena. A esta ceremonia sólo se podrá acceder con invitación.

Ese mismo jueves, a las 20.00 horas, el cardenal Carlos Osoro, arzobispo de Madrid, presidirá una misa solemne en la Catedral de la Almudena en recuerdo de los fallecidos por la explosión.

Según recuerda la parroquia en un comunicado con motivo del aniversario de la explosión, en ella en total hubo 10 heridos y cuatro fallecidos. “Todos ellos en el exterior. Dentro del edificio solo quedó una persona, el padre Matías, que no sufrió ni un solo rasguño”. Las víctimas mortales fueron Rubén Pérez Ayala, sacerdote; David Santos, padre de familia numerosa; Javier Gandía, albañil, y Stefko Ivanov, ciudadano búlgaro.

La parroquia subrayó en su comunicado que el informe médico de Pérez Ayala revela que “cayó de una altura considerable (tercera o cuarta planta) y se estrelló contra el suelo. Por eso tenía la pelvis hecha añicos cuando los bomberos le levantaron a pulso. Tuvo algunos momentos de consciencia, en los que preguntaba por su amigo. Después, ya no habló más. Falleció de madrugada en el hospital”.

Santos era amigo del cura desde la adolescencia, “habían quedado para tomar una caña en Puerta de Toledo”. “Pero el sacerdote le llamó en el último momento para que subiera, porque pasaba algo. Juntos se dispusieron a buscar el origen del olor, pero no les dio tiempo más que a recorrer un par de plantas. Salió disparado también, expelido hacia la calle, y falleció en el acto”, agrega el texto.

Respecto al albañil, la parroquia indicó que trabajaba en una obra cercana y que “había ido al coche un momento a coger algo, y perdió la vida al ser alcanzado por los cascotes”. Sobre Stefko Ivanov se relató que “acababa de estar en los Servicios Sociales del Ayuntamiento, situados a la espalda de la parroquia” y que “subía caminando por la calle Toledo a la altura del 98 cuando el gas explotó”.