“Dropshipping”

La Policía destapa en Madrid un fraude de 2 millones de euros con la venta de zapatillas falsas

Los artículos eran ofertados a un precio ligeramente inferior al de los originales, lo que dotaría a las páginas web de una mayor credibilidad

Zapatillas falsas de conocidas marcas
Zapatillas falsas de conocidas marcasEfefreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@5b2ae4a8

La Policía Nacional ha desmantelado una organización que se embolsó más de dos millones de euros en un año con la venta de productos falsos por internet, fundamentalmente zapatillas de marca, que eran publicitadas en páginas web y redes sociales con miles de seguidores que pensaban que compraban artículos originales.

La operación “Libia”, según informa este viernes la Dirección General de la Policía Nacional, se ha saldado con tres detenidos en Madrid y otros cinco investigados por presuntamente vender productos falsos por internet y blanquear las ganancias mediante el método de compraventa de artículos llamado “dropshipping”.

Este modelo de negocio supone que el fabricante o mayorista de un producto no es el que vende directamente sino una persona que anuncia esos artículos en sus web o redes sociales.

Las investigaciones sobre los detenidos comenzaron cuando dos conocidas marcas deportivas presentaron una denuncia en la que alertaban de la venta en internet de diversos productos, en su mayoría zapatillas deportivas, que vulneraban los derechos de propiedad industrial de diversas marcas del sector.

Estas páginas web eran publicitadas, además, en redes sociales, y contaban con unos 100.000 seguidores.

Las pesquisas permitieron comprobar que los artículos eran ofertados a un precio ligeramente inferior al de los originales, lo que dotaría a las páginas web de una mayor credibilidad.

Cuando se realizaba el pedido, los artículos eran remitidos desde China a la empresa de los investigados que daba apariencia de trabajar con productos originales.

Sin embargo, analizadas sus cuentas se constató que los pagos se realizaban en realidad a través de una página web dedicada a la comercialización lícita de distintos productos, que carecía de interés comercial, pues no se ofertaban marcas ni modelos de productos.

Así, todos los pagos eran desviados de forma automática desde las web de productos falsos hacia la web de productos lícitos. Fruto de esta actividad, y con unas ganancias de más de dos millones de euros en el último año, los responsables llevaban un estilo de vida de lujo.

A los detenidos se les ha bloqueado cinco cuentas con un saldo de 206.208,88 euros, intervenido 110.000 euros en distintas criptomonedas, recuperándose de forma inmediata 30.000 euros y solicitándose el bloqueo del resto por encontrarse en depósitos fijos.

Asimismo, se les ha incautado 400 euros en efectivo, tres vehículos de alta gama, una agenda con anotaciones manuscritas sobre el reparto de papeles de la organización criminal y las funciones que realizan, además de material informático como ordenadores, tabletas y teléfonos.