De Italia a Aranjuez: los primeros Erasmus agrarios llegan a Madrid en abril

Ayuso presenta hoy el programa de intercambio entre jóvenes agricultores madrileños y algunos procedentes de Europa y otras comunidades españolas

Ayuso y la consejera Paloma Martín, en una finca agrícola en Villamanrique de Tajo
Ayuso y la consejera Paloma Martín, en una finca agrícola en Villamanrique de Tajo

Una de las promesas electorales de Isabel Díaz Ayuso para el mundo rural, la implantación de un Erasmus Agrario, echará a andar en las próximas semanas en la región. La iniciativa busca que jóvenes agricultores de Madrid se formen en el extranjero, al estilo del Erasmus universitario. Se enmarca dentro de la estrategia autonómica para rejuvenecer la actividad en el campo, propiciando un relevo generacional que garantice su supervivencia.

La presidenta Ayuso avanzará hoy, en una visita a una explotación agropecuaria del municipio de Brunete, que los primeros Erasmus agrarios llegarán a Madrid en abril. En verano, varios jóvenes agricultores madrileños emprenderán el camino inverso y realizarán una formación intensiva fuera de la región. Fuentes de la Consejería de Medio Ambiente aseguran a LA RAZÓN que este programa formativo «se centra en el intercambio de experiencias, prácticas y conocimientos que se están impulsando en otras regiones, relativas a novedades en el sector primario, que supondrán un valor añadido para nuestros jóvenes agricultores».

A mediados del próximo mes, los primeros Erasmus agrarios que nos visiten se instalarán en la finca de La Chimenea de Aranjuez, perteneciente al Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario (IMIDRA). Serán doce agricultores procedentes del extranjero y también de otras comunidades de España. Ya está confirmado el intercambio con algunos procedentes de la región italiana de Umbría. Conocerán las técnicas y cultivos de nuestro territorio. Como continuidad de esta primera fase, en septiembre vendrá un nuevo grupo procedente del exterior. Y será en el mes de junio, cuando los seis agricultores madrileños salgan fuera de España para conocer las prácticas agrarias más novedosas que se están aplicando en las zonas rurales de otros países.

Dentro del objetivo de rejuvenecer el campo, el Gobierno de Ayuso ha implementado otras medidas: ayudas para la incorporación de jóvenes agricultores, por un valor total de 3,8 millones, que han permitido duplicar su número en los dos últimos años; y la puesta en marcha del servicio Agroasesor, que consiste en un servicio técnico y especializado de asistencia personalizada para los agricultores y ganaderos, a través del cual se han atendido más de 600 consultas y seguimiento de casos.

La puesta de largo del Erasmus agrario coincide con el segundo aniversario del Plan Terra impulsado desde el Gobierno madrileño. En este tiempo, se ha ejecutado más del 60% de las medidas, con una inversión de 60 millones de euros. En lo que afecta al eje relativo a la liberalización normativa, se han eliminado las Calificaciones Urbanísticas para la instalación de invernaderos y, al tiempo, se ha aligerado la burocracia, introduciendo la Declaración Responsable para las limpias, podas y aclareos de las fincas. Para la modernización de las instalaciones agrícolas y ganaderas, se han destinado ayudas por valor de 10,4 millones de euros y se han incrementado las ayudas al Desarrollo Rural un 30% para los años 2021 y 2022 con el objetivo de ayudar a la instalación de nuevos negocios y servicios en los municipios rurales. Otros 9 millones se han destinado al fomento de las inversiones en infraestructuras agrarias de uso común, concedidos a 91 municipios, y 5,6 millones de euros al desarrollo de proyectos orientados a revitalizar el medio rural impulsados por parte de agentes económicos y sociales de la zona. Desde la Consejería de Medio Ambiente se ha facilitado a agricultores y ganaderos el acceso a la financiación a través de Avalmadrid y se han concedido por primera vez ayudas pioneras a las ganaderías de toro de lidia.

En materia de sostenibilidad, el Plan Terra está enfocado en fomentar la I+D+i e implantar sistemas de producción que combinen técnicas tradicionales con otras innovadoras, basadas en la agricultura de conservación o la agricultura y la ganadería ecológica. Dos de las medidas estrella en este terreno han sido la aprobación de 2,3 millones de euros de ayudas a la agricultura y la ganadería ecológicas y la potenciación de las razas autóctonas a través de testajes.

En lo que concierne a la política energética, se ha articulado una línea de crédito con ayudas de 210.000 euros para que las explotaciones agrarias madrileñas mejoren su eficiencia energética a través de la implantación de energías limpias y así reducir el uso de energías contaminantes. Los profesionales del campo pueden también beneficiarse de las ayudas a la instalación de placas solares y acumuladores de autoconsumo que se publicaron en noviembre y que les permitirán rebajar entre un 50 y un 70% la factura de la luz. Otro elemento crucial para el trabajo de este sector es el agua. Según las organizaciones agrarias, su precio interanual ha sufrido ya un incremento del 30%, ante lo que la Comunidad de Madrid mantiene sus tarifas congeladas desde hace 6 años. Además, Canal de Isabel II está absorbiendo la subida de costes energéticos sin repercutirlo a los usuarios. El último de los ejes del Plan Terra está vinculado con la apertura de nuevos canales de comercialización. En este punto, se han suscrito protocolos de colaboración con grandes superficies y canal Horeca con el objetivo de que los productos madrileños lleguen a supermercados, bares, hoteles y restaurantes, con lineales específicos para los productos locales. Además, se han aprobado ayudas por valor de 3,2 millones de euros para la promoción de las siete figuras de calidad diferenciada en la Comunidad de Madrid, la etiqueta ecológica y la Cámara Agraria.

¿Qué aporta el campo y el sector primario a la economía?

►El sector agroalimentario representa el 11% del PIB nacional y 2,5 millones de empleos. Generan en la región 150.000 empleos, entre puestos de trabajo directos e indirectos.
►La agricultura y la ganadería son un eslabón clave de la Economía Verde. Por eso desde la Comunidad de Madrid apostamos por un sector moderno, innovador y sostenible.
►A nivel medioambiental, cuida de nuestro paisaje y el patrimonio natural.
►A nivel de desarrollo rural, genera oportunidades de empleo y fija rentas; permite el relevo generacional y la revitalización de nuestros pueblos; y favorece el mantenimiento de población, la cohesión social y la vertebración territorial.