“Caso mascarillas”: el juez cita a declarar a Luis Medina y su socio y ordena el embargo de sus bienes

El Ayuntamiento de Madrid se persona como perjudicado para ejercer la acusación y reclamar daños y perjuicios por el supuesto fraude en la compra de material sanitario en marzo de 2020

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida
El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida FOTO: VICTOR LERENA EFE

El juez Adolfo Carretero ha citado a declarar como investigados el próximo día 25 a los empresarios Luis Medina y Alberto Luceño por la supuesta estafa en la venta al Ayuntamiento de Madrid en marzo de 2020 de mascarillas, guantes y test Covid, la mayoría defectuosos, una operación en la que según Anticorrupción se embolsaron casi seis millones de euros en comisiones. Además, según confirman fuentes jurídicas el titular del Juzgado de Instrucción número 47 de Madrid ha acordado ya, como le pidió la Fiscalía, el embargo de sus bienes para hacer frente a posibles responsabilidades civiles.

El magistrado también va a citar, en su caso como testigo, a la coordinadora general de Presupuestos y Recursos Humanos del Área de Gobierno de Hacienda y Personal del Ayuntamiento de Madrid, con quien negociaron la contratación de ese material.

Además, el Ayuntamiento de Madrid ha dado un paso al frente para ejercer la acusación en el “caso mascarillas” al sentirse perjudicado por esa compra de material sanitario, en la que los precios se inflaron hasta un 81 por ciento, a una empresa malaya por intermediación de Medina y Luceño.

En un escrito remitido al titular del Juzgado de Instrucción número 47 de Madrid, que investiga la posible comisión de delitos de blanqueo, estafa y falsedad en documento mercantil, la letrada del Ayuntamiento formaliza su personación después de que desde el propio juzgado se le ofreciese esa posibilidad el pasado miércoles una vez el magistrado abrió diligencias, tras la querella de Anticorrupción, para poder “reclamar los daños y perjuicios sufridos”.

En esa petición de personación -a la que ha tenido acceso LA RAZÓN- se hace constar que la delegada del Área de Gobierno de Hacienda y Personal del Ayuntamiento de Madrid solicitó ayer mismo a la Asesoría Jurídica del Consistorio “la personación en las presentes diligencias previas para la defensa de los derechos e intereses del Ayuntamiento”.

De ahí que ponga en conocimiento del juzgado “la oportuna personación en el proceso en concepto de perjudicado, ejercitando tanto la acción penal como la acción civil como acusación particular”. El Ayuntamiento reclama además al instructor que le remita las actuaciones “a fin de que por esta parte pueda tomarse conocimiento de lo actuado al objeto de defender su acción”.

Compra de coches de lujo, un yate y varios Rolex

Según relata la Fiscalía en su denuncia, el 20 de marzo de 2020, en una situación de rápida evolución de la pandemia y de “extrema carencia de materiales sanitarios”, el Ayuntamiento de Madrid suscribió un convenio con la Empresa de Servicios Funerarios y Cementerios de Madrid SA (participada al 100 % por el Consistorio) por el que ésta se comprometía a garantizar el suministro de material sanitario y de seguridad para el personal del Ayuntamiento de Madrid, organismos autónomos y empresas dependientes.

Luceño y Medina, “con ánimo de obtener un exagerado e injustificado beneficio económico”, ofrecieron al Consistorio la posibilidad de adquirir grandes remesas de material sanitario (mascarillas, guantes, etc.) fabricado en China. La persona que inicialmente contactó con el Ayuntamiento de Madrid fue Luis Medina, “aprovechando su condición de personaje conocido en la vida pública y su amistad con un familiar del alcalde de Madrid”. Pero el socio de Medina ocultó al Ayuntamiento que “un elevado porcentaje del precio ofertado” (aproximadamente el 60 % en el caso de las mascarillas, el 81 % en el caso de los guantes y casi el 71 % en el caso de los test) “correspondía a comisiones que los querellados iban a percibir”.

Anticorrupción apunta en la querella que Medina (que percibió finalmente un millón de euros de comisión frente a los 5,1 de su socio, que le habría ocultado que él se llevaba mayor porcentaje) transfirió el dinero que percibió de esa comisión a una cuenta personal e invirtió esa ganancia que la Fiscalía considera ilícita en la compra de un yate modelo Eagle 44, llamado “Feria”, registrado en Gibraltar, por el que pagó 325.515 euros y en la adquisición de bonos por valor de 400.000 euros.

En cuanto a su socio, con las comisiones que obtuvo en la operación pagó una estancia de seis noches en un hotel de Marbella que le costó 60.000 euros; tres relojes de la marca Rolex por 42.000 euros; ocho vehículos de alta gama (Aston Martin, Ferrari, Mercedes y BMW, entre otros) por los que desembolsó 1.034.999 euros; una vivienda y tres plazas de garaje (1.107.400 euros en total) en Pozuelo de Alarcón; y otros cinco coches de lujo (Aston Martin DBS Superleggera, Porsche Panamera, Lamborghini Huracan, Mc Laren 720S y un Mercedes A200) que costaron 1.028.499 euros y por los que entregó como parte del precio algunos de los que había adquirido anteriormente.

El Ayuntamiento niega trato de favor

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, negó ayer cualquier intervención en la firma de los tres contratos para la adquisición de ese material sanitario. “No tuve ninguna participación ni directa ni indirecta en este contrato y apoyo totalmente lo que hicieron los técnicos del Ayuntamiento”, aseguró el regidor.

Desde el Consistorio de la capital insisten en que “no hubo ningún trato de favor a ningún empresario” y que, al igual con los más de 1.100 ofrecimientos de ventas y donaciones que recibieron en esas fechas, cuando Medina contactó con una conocida de un primo del alcalde, Carlos Martínez-Almeida, la coordinadora general de la Alcaldía le remitió a un correo electrónico en el que se canalizaban todas esas peticiones.

Fuentes del Ayuntamiento apuntan que el dinero pagado por los guantes defectuosos “fue recuperado” (Medina y su socio renunciaron finalmente a cuatro millones de comisión, que recuperó el Consistorio del montante desembolsado) y que “el problema con los test fue solventado por la empresa”. Y es que tras constatar el Consistorio que de los 250.000 test recibidos solo 75.000 tenían un nivel de sensibilidad aceptable (94%), Luceño se comprometió enviar una nueva remesa de reactivos para realizar los test, pues consideraba que el defecto causante de la baja sensibilidad se corregiría de esta forma. Sin embargo, a Anticorrupción no le consta que se enviaran ni que la empresa proveedora corrigiera ese defecto de sensibilidad de los test.

Esas mismas fuentes señalan que el Ayuntamiento de Madrid “hizo un único pago a la empresa y por tanto no puede conocer los posibles tratos y comisiones que hace la empresa con ninguna persona”. Y respecto a la llamada telefónica del alcalde a Medina, explican que Martínez-Almeida “llamó personalmente a todas las personas que se habían puesto en contacto para realizar donaciones para agradecérselo y llamó a Luis Medina porque fue la persona que primero contactó en el correo electrónico”.