Podemos propone bajar el sueldo a los diputados de la Asamblea de Madrid para ahorrar

La reforma del Estatuto de Autonomía empieza su tramitación sin consenso y con un futuro incierto

La portavoz de Unidas Podemos en la Asamblea, Carolina Alonso
La portavoz de Unidas Podemos en la Asamblea, Carolina Alonso FOTO: Gonzalo Pérez Mata La Razón

La reforma del Estatuto de Autonomía impulsada por PP y Vox para recortar el número de diputados y así ahorrar 2,5 millones de euros cada año, encara un futuro incierto. La iniciativa salió adelante ayer en el pleno de la Asamblea con los votos favorables de las dos formaciones políticas, lo que obliga a su tramitación en Comisión. Pero quedó claro en el debate parlamentario que no hay unanimidad de intereses. Pablo Gutiérrez Cabiedes (Vox), justificó el recorte a 91 diputados como «una exigencia moral, ética y política de reducción del gasto» en los tiempos que corren para «dedicar el dinero a lo que de verdad importa». José Enríquez Núñez (PP), dejó claro que la iniciativa daba cumplimiento a uno de los compromisos de investidura con la formación de Rocío Monasterio y a una de sus promesas electorales, pero también admitió que una reforma del Estatuto de Autonomía, que cumple en breve 40 años, requiere consenso. «Pido que hagamos un esfuerzo en beneficio de todos los ciudadanos (...) Y no solo por austeridad, sino por coherencia, por que hay que dar un final a esta indefinición en cuanto al número de diputados», dijo.

Pero la interpretación que hizo Jacinto Morano (Unidas Podemos) es que, en realidad, el PP no tenía interés en aprobar esta reforma «porque han planteado una iniciativa de estas características sin negociar nada antes». Tachó la iniciativa de «reducción fake» del gasto y planteó otras que, a su juicio, serían más eficientes: como la de bajar el sueldo a todos los diputados de la Cámara, con la que su grupo sí estaría de acuerdo, y la reducción del número de asesores y altos cargos. Otro planteamiento «será una pérdida de tiempo», sentenció.

Los socialistas sí están dispuestos a negociar el Estatuto de Autonomía. Y eso incluye entrar a hablar de la representación de la Cámara, según detalló su portavoz, Jesús Celada, pero rechaza que se reduzca solo al recorte de diputados. El PSOE quiere una reforma «en serio, sin cortinas de humo, ni demagógica ni populista», pero también echó en falta una llamada para negociar previa al debate.

Eduardo Martínez Rubiño (Más Madrid), en una elocuente intervención, aplazó la reforma para otra legislatura. «La actualización de derechos se podría hacer con un debate sosegado y que no sea el resultado de un solo grupo, pero la legislatura es corta...».