Nanotubos de carbono: la nueva tecnología que desarrolla Madrid para sustituir al hormigón y al acero

Estos tejidos tienen una amplia gama de aplicación en los sectores de automoción, aeronáutica o telecomunicaciones

Imdea Materiales
Imdea Materiales FOTO: Comunidad de Madrid

El Instituto de Estudios Avanzados IMDEA Materiales, coordinado por el doctor Juan José Vilatela, ha desarrollado una nueva tecnología de nanotubos de carbono con una resistencia superior a las fibras sintéticas convencionales que, a la larga, podrían servir como material de fabricación alternativo al hormigón, el cobre, el acero o el aluminio.

Una iniciativa de investigación puntera del Imdea que tiene abiertos otros frentes de trabajo, como el desarrollo de nanopartículas inteligentes contra el cáncer de ojo más agresivo, o las investigaciones para la conversión a hidrocarburos de plásticos procedentes de cables del sector electrónico, compuestos por polietileno y PVC, en combustibles sostenibles.

La investigación de los nanotubos de carbono, desarrollada en colaboración con científicos de Estados Unidos y Corea del Sur, explica cómo las nanoestructuras podrían sustituir a las fibras de carbono estructural.

El Ejecutivo autonómico valora los avances como “exitosos” e “innovadores”, que se han centrado en el campo de los tejidos de ultra alto rendimiento, y subraya la “amplia gama de aplicación” de los resultados del estudio en sectores como la automoción, la aeronáutica, las telecomunicaciones y la transferencia de datos.

Entre los objetivos del proyecto destaca la reducción de las emisiones del CO2, que son muy elevadas en la fabricación de acero, cobre, aluminio o cemento, de tal manera que el reemplazo de los materiales tendría “un impacto significativo” en los niveles de contaminación a largo plazo.