Ayuso, más cerca de la mayoría absoluta un año después del 4-M

El PP mejora su histórico resultado de hace un año con tres veces más diputados que el PSOE. Más Madrid se consolida como segunda fuerza y Podemos se queda a un punto de quedarse fuera de la Asamblea

Encuesta NC Report para LA RAZÓN
Encuesta NC Report para LA RAZÓN FOTO: Antonio Cruz

Si hoy se celebrasen elecciones en la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso no sólo repetiría su incontestable victoria de 2021, sino que estaría un poco más cerca de la mayoría absoluta. Es la principal conclusión de la encuesta electoral de NC Report para LA RAZÓN coincidiendo con el primer aniversario de los comicios autonómicos del 4 de mayo. La candidatura popular liderada por Ayuso se haría con 66 diputados, a tan sólo tres de los 69 que marcan el umbral de la mitad más uno de los escaños en la Asamblea de Vallecas. El electorado de Madrid, que hoy celebra su fiesta regional como cada 2 de mayo, confirmaría así su apuesta por las formaciones de centro derecha frente a las de la izquierda: PP y Vox sumarían 80 escaños frente a los 56 de Más Madrid, PSOE y Unidas Podemos.

Un resultado demoscópico que llega después de que se haya despejado el horizonte de la presidenta regional para hacerse con las riendas del PP de Madrid el próximo 21 de mayo una vez superada la guerra interna que mantuvo la anterior dirección popular liderada por Pablo Casado con el Gobierno. También tras meses de intensa polémica en torno al contrato vinculado al hermano de la presidenta y adjudicado desde el Servicio Madrileño de Salud. Ninguna de estas cuestiones parece haber erosionado la popularidad de la dirigente popular en este tiempo. El PP mejoraría su resultado de hace un año: sumaría un diputado más, 66 frente a los 65 del 4-M, gracias a un crecimiento de más de 50.000 votos según la estimación de NC Report. En total, lograría el voto de más de 1.680.000 madrileños. Esos 66 escaños permitirían a Ayuso volver a conformar un Gobierno en solitario al lograr 10 diputados más que los tres partidos de la izquierdas juntos (Más Madrid, PSOE y Unidas Podemos), que reunirían un total de 56 asientos en el parlamento autonómico.

Más Madrid se vería consolidada como la segunda fuerza política en la comunidad. Aunque la distancia con respecto al PP seguiría siendo abismal, con hasta 40 diputados menos: los de Mónica García, según la encuesta, se harían con 26 diputados, dos más que en los comicios del año pasado cuando empataron a 24 escaños con el PSOE aunque con más apoyo popular en las urnas. García conseguiría 54.000 votos más que hace un año, lo que significa un crecimiento de un 1,2%.

La tercera fuerza en la región seguiría siendo el PSOE. El nuevo de liderazgo de los socialistas madrileños, personificado en Juan Lobato, no parece terminar de dar sus frutos entre el electorado de izquierdas. Los de Pedro Sánchez perderían dos escaños respecto al resultado de 2021, que ya fue el peor de la historia para esta formación en Madrid. Pasarían de 24 asientos en Vallecas -actualmente están empatados con Más Madrid- a 22. O lo que es lo mismo, una tercera parte de los que lograría Ayuso. Ese retroceso se explica a partir de una pérdida de casi 40.000 votos en comparación con el 4-M, un 1,3% menos que en aquella cita con las urnas. La distancia entre Más Madrid y el PSOE pasaría de ser de menos 7.000 votos a más de 100.000 en apenas un año.

Por detrás de los socialistas, Vox se situaría como la cuarta opción para los madrileños. Crece en votos y en escaños. Pasaría de tener 13 a 14 asientos en el parlamento y se situaría por encima ya del 10% de los votos. Conseguiría convencer, según las estimaciones de la encuesta, a 40.000 votantes más que hace un año. Su papel en la gobernabilidad de la región seguiría siendo el mismo que en la actualidad. A Ayuso le bastaría la abstención de los diputados de Rocío Monasterio para su investidura.

Junto al PSOE el partido que más retrocede en Madrid es Unidas Podemos. La formación capitaneada en la región por Carolina Alonso caería hasta los ocho diputados, dos menos que hace un año, cuando la candidatura morada fue encabezada por Pablo Iglesias. La pérdida de una quinta parte de su representación en el parlamento madrileño se explica a partir del retroceso en más de 34.000 votos, lo que dejaría a Podemos en un inquietante 6,2%, poco más de un punto por encima de la barrera del 5% y, por tanto, en riesgo de pasar a ser fuerza extraparlamentaria si continúa su caída a lo largo del año que resta hasta las autonómicas del 28 de mayo de 2023.

El trasvase

En lo que concierne a la fidelidad del votante, el PP de Ayuso sería el que lograría un porcentaje más alto: casi el 95% de los que votaron a la actual presidenta el 4 de mayo, volvería a hacerlo en la actualidad. Un dato que suma a otras dos circunstancias relevantes: casi el 10% de los votantes de Vox y el 6,5% de los que apoyaron al PSOE hace un año pasarían ahora a avalar a Ayuso en las urnas. Más Madrid conservaría el 91% de sus votantes y recibiría el trasvase de más de un 6% de ex votantes del PSOE. Vox lograría revalidar la confianza de casi el 88% de sus votantes el 4 de mayo. La cruz de esta variable la representan los dos socios en el Gobierno de España, ambos por debajo del 80%. En el caso del PSOE, el 79,6% volvería a introducir la papeleta socialista. Además, un 4,7% de votantes desencantados con Más Madrid apoyarían ahora al PSOE. Los peores datos los registra Unidas Podemos: conservaría un 75,8% de sus apoyos del 4 de mayo de 2021. Sin embargo, se advierte en la encuesta de NC Report una fuga preocupante de simpatizantes hacia Más Madrid. No en vano, cerca de un 15% de las personas que votaron a Pablo Iglesias en 2021 optarían ahora por otorgar su confianza a Mónica García. Por edad, el PP y Ayuso serían la opción preferida en todos los tramos salvo entre los votantes menores de 30 años, en donde Más Madrid es la primera opción aunque sólo unas décimas por delante de los populares.