Entrevista con Enrique Ruiz Escudero, Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid
Entrevista con Enrique Ruiz Escudero, Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid FOTO: Alberto R. Roldán La Razón

Enrique Ruiz Escudero: «Hasta el otoño no nos planteamos la cuarta dosis de la vacuna en Madrid»

El consejero de Sanidad madrileño asegura que «no hay una séptima ola, sino una convivencia estable con el virus. No vemos necesario recuperar la mascarilla»

No hay miedo a que el virus se desboque. Ni nuevas dosis de vacuna que inyectarse, más allá de las tres prescritas. Nada nuevo sobre la Covid que pueda aguar el verano a los madrileños, aunque el consejero de Sanidad cree que hay que estar muy atentos a las nuevas variantes. Sin perder de vista al virus, Enrique Ruiz Escudero está centrado ahora en el desarrollo de su Plan de Atención Primaria, de Salud Mental, las obras de infraestructura sanitarias, reapertura de los SUAP, la estabilización del 82% de la plantilla...

¿Madrid está metida ya en una séptima ola o está a punto de meterse?

No hablaría de séptima ola, sino de una fase de convivencia estable con el virus. Desde el punto de vista epidemiológico, si que estamos creciendo, aunque Madrid sigue estando en incidencia acumulada a 14 días por debajo de la media nacional. En hospitalizaciones hemos crecido un poco (estamos en 680 pacientes y en UCI en 46), pero llevamos dos meses con las mismas cifras. Estamos atentos, pero no preocupados.

Algunos colegios han pedido ya que los niños recuperen las mascarillas. ¿Usted lo recomienda?

No vemos necesario recuperarla. La situación actual es la correcta.

¿Se sigue pensando en no poner una cuarta vacuna?

Se sigue pensando. Es un debate pospuesto. La idea que valora la Consejería es poner esa cuarta dosis cuando lleguen las vacunas binarias que trabajan con la variante de Wuhan, con la alfa, y omicron. Eso cambiaría el antígeno que se inocula y daría una inmunidad más efectiva. Esas vacunas está previsto que lleguen en otoño. Se habla también de la vacuna combinada de gripe y covid, pero eso ya será una fase posterior.

¿Cuándo se supone que llegaremos al final de la pandemia?

Es difícil saberlo. Siempre hemos marcado la pauta al Gobierno de España sobre como había que actuar en la pandemia, pero una de nuestras fortalezas ha sido la prudencia para establecer predicciones. Habrá que estar muy atentos a las variantes porque ahora ese es el gran reto. No hay un tratamiento antiviral definitivo contra la covid, pero ya se ha ido avanzando en todos los sentidos y lo que hemos vivido en los momentos iniciales no se va a volver a repetir.

Usted ha dicho que Madrid va a incorporar a todos los psiquiatras, psicólogos clínicos y enfermeros que terminan su formación. También habrá una línea de atención psicológica a jóvenes. ¿Tan mal hemos acabado con la pandemia a nivel psicológico?

El Plan de Salud Mental se activa precisamente por el incremento generalizado de casos en todas las enfermedades relacionadas con la salud mental. Se van a incorporar 370 profesionales más de todos los ámbitos en dos años y 259 este año, que son los que acaban su periodo de formación. Lo que pretendemos es dar respuesta a toda esa demanda de incremento de casos, especialmente en la población infantojuvenil.

La presidenta de la Comunidad ha dicho que una de las prioridades este año iba a ser la Sanidad. ¿En qué se va a centrar todo el trabajo?

Tenemos que seguir valorando todo lo que sigue generando la covid-19, aunque el peso total en el sistema va siendo menor. Pero hay que seguir con la vacunación, manteniendo la red diagnóstica. Luego tenemos la parte orientada al paciente no covid. Hay varios planes específicos de Atención Primaria y Salud Mental que se han puesto en marcha con un horizonte hasta 2024. Hay que continuar con toda la inversión en infraestructuras, como pueden ser la reforma del Doce de Octubre, o la de La Paz, pero también la de los centros de salud y avanzar en la recuperación de la lista de espera, aunque País Vasco y Madrid son las autonomías con menos demoras en la lista de espera quirúrgica. Nuestro objetivo es recuperar cifras previas a la pandemia.

Otro punto importante son los recursos humanos: tenemos 5.000 personas más que antes de la pandemia y estamos en una fase de estabilización y de convertir en fijos al 82% del personal en un plazo de dos años. Además, seguiremos avanzando en medicina personalizada, innovación, la nueva Ley de Farmacia...Estamos recuperando toda la actividad desplazada por la covid-19.

¿Cuándo y cómo se van a reabrir los Servicios de Urgencias de Atención Primaria (SUAP)?

Quiero aclarar que el hecho de cerrar los SUAP no significa que no se haya estado dando atención. Hay otros recursos que están abiertos, junto con las urgencias de los hospitales y la asistencia siempre ha estado garantizada. Además, más del 75% de lo que se atiende en los SUAP es patología que sería demorable, se podría citar en el centro de salud en días posteriores. Solo un 0,04% requerirían una atención de urgencia. Hubo que cerrarlos por la pandemia y lo que se está estudiando es establecer una reorganización de efectivos y valorar su apertura en los puntos donde se atiende un mayor número de personas. Su reapertura se hará en próximas fechas.

El Plan de Mejora de la Atención Primaria, ¿en qué se ha visto traducido hasta ahora?

En recursos humanos. Los profesionales ya notan en sus nóminas ese incremento salarial con los objetivos que habíamos marcado por tarjeta sanitaria, plazas de difícil cobertura... Los tiempos en la accesibilidad se han ido reduciendo. Han caído a la mitad desde el mes de enero y seguimos mejorando todas las vías de acceso. Recientemente se ha puesto en marcha un nuevo centro de atención telefónica con profesionales sanitarios de Atención Primaria (CAP) y, a día de hoy, ya han recibido 32.200 llamadas. Esta plataforma de atención sanitarizada es un buen avance porque facilita atención sin que sea necesaria la presencialidad.

Los médicos han convocado huelga porque no quieren que se realice el proceso de oferta pública de empleo convocada en el BOCM, que ya está en marcha, y sí se pueda estabilizar el empleo por méritos. ¿Hay alguna forma de resolver este conflicto?

Nosotros nos ajustamos a la ley. Hemos hecho una consulta a la Abogacía General de la Comunidad de Madrid y hay que seguir adelante con la convocatoria. El objetivo es que, en el plazo de dos años dos años, el 82% de la plantilla del Sistema Regional de Salud sea fija y que haya un 10% de interinos y un 7% de eventuales. No es bueno tratar de utilizar atajos. Nuestro objetivo es el mismo, pero a él tenemos que llegar cumpliendo la ley. Esperamos que desconvoquen la huelga.

Vox pedía esta semana una reducción de altos cargos y proponía, por ejemplo, la desaparición de viceconsejeros. ¿Cree que esto es posible sin que afecte a la calidad de la gestión?

Con el nivel de gestión que tiene la Comunidad y el nivel de exigencia, aquí no se puede prescindir de nadie. La figura de un viceconsejero es fundamental para una consejería. Es una labor de coordinación que habitualmente no puede asumir el consejero y que obliga a un control de la gestión muy fino a todos los niveles. Madrid siempre ha mantenido un número de altos cargos bastante razonable. Todos los que tenemos nosotros son imprescindibles.

De cara al congreso del PP, ¿qué le parece que los consejeros vayan a dejar de tener poder orgánico dentro del partido, como quiere la presidenta regional?

Lo veo bien por la carga de trabajo que tienen los consejeros. Es difícil compatibilizar la actividad de la Consejería con el partido, que también tiene sus exigencias de tiempo y gestión. Es un argumento sensato. Hay que estar dando el máximo rendimiento en todo momento.

¿Qué cree que va a cambiar en el partido con Ayuso al frente?

La presidenta tiene un estilo personal de hacer las cosas y conoce perfectamente el partido. Creo que lo que pretende es que haya mucha más permeabilidad con los madrileños.

¿Le gustaría repetir como consejero en el próximo gobierno, si Ayuso ganase las elecciones?

Ni me lo he planteado.