Los áticos disparan sus precios en toda España, con Madrid a la cabeza

El Covid y sus efectos, como el confinamiento, han provocado un mayor interés por este tipo de construcciones en todo el país

Ático en el centro de Madrid
Ático en el centro de Madrid FOTO: Efe

Los tiempos de pandemia y de confinamiento los han convertido en la joya de la corona -nunca mejor dicho-, de las construcciones en nuestro país. Espacio y aire libre en el centro de las ciudades los han encumbrado a los más alto entre los bienes inmobiliarios en España. Así las cosas, los áticos de los edificios son, en general, un 23 % más caros que el resto de pisos de las mismas características y metros cuadrados tanto en Madrid como en las comunidades autónomas que tienen costa, debido a la mayor demanda que tienen. En la capital, barrios como Salamanca, Chamberí, Chamartín, Argüelles o Retiro se han convertido en espacios de deseo inmobiliario, y la pugna y los precios parecen no tener límite.

Según un informe realizado por la consultora Tecnitasa, adquirir un ático implicaría desembolsar de media entre 1.650 y más de 2.000 euros por metro cuadrado.

La comunidad autónoma que tiene un mayor diferencial de precios es Asturias, donde adquirir un ático es un 39 % más caro que comprar un piso en otra planta, lo que costaría “2.102 euros por metro cuadrado frente a los 1.507 de una vivienda normal”.

Cantabria, por el contrario, es la comunidad en la que se puede comprar un ático con menor esfuerzo inversor, de solo un 15 % más caro, apunta la consultora.

Casi todas las comunidades mantienen una diferencia de entre el 19 % y el 23 % en los precios de áticos y pisos, con Madrid y País Vasco en cabeza, ya que allí comprar un ático de 95 metros cuadrados costaría 193.000 euros frente a los 157.000 euros de un piso de planta intermedia.

Por su parte, los precios en la Comunidad Valenciana registran un aumento similar que ronda el 22 %, al tiempo que Cataluña y Galicia se anotan un incremento del 20 % que se reduce hasta el 19 % en el caso de Canarias, Murcia y las islas Baleares.

Poder observar desde la altura el resto de la ciudad, junto con no tener vecinos arriba es lo que más atrae a los compradores, que también tienen que enfrentarse cuando deciden adquirir un ático a la posibilidad de tener más calor en verano y más frío en invierno.