Así se ha extendido el “gusano del corazón” en perros de todas las regiones de España

Las provincias del centro -con Madrid a la cabeza-, suroeste y costa mediterránea presentaron prevalencias más altas

Gusano del corazón
Gusano del corazón FOTO: Efe

La Dirofilaria immitis (gusano del corazón) es un parásito nematodo que causa la enfermedad conocida como gusano del corazón en todo el mundo. España es uno de los países del sur de Europa donde el riesgo de infección en perros domésticos se sitúa en niveles de moderado/alto. Al igual que la leishmaniosis, se considera una enfermedad emergente en toda la Península Ibérica. Esta última es una enfermedad infecciosa que puede provocar fatiga, debilidad y pérdida de apetito. Los dos tipos más frecuentes son la cutánea, que se caracteriza por la presencia de una o más lesiones ulceradas en la piel, y la visceral, más grave, ya que puede llegar a afectar a algunos órganos.

Ante esta realidad, un grupo de científicos de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) y de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Salamanca, ha realizado un estudio para actualizar la epidemiología del gusano del corazón canino y analizar los resultados en función del clima y otros factores geoambientales.

La creciente urbanización y la creación de mayores áreas de cultivo favorecen la presencia y perpetuación de los mosquitos vectores del parásito. En este sentido, remarcó que se ha descrito dirofilariosis en perros y gatos en zonas urbanas de grandes ciudades, como Madrid y Barcelona.

Este gusano se alimenta robando nutrientes de la sangre y puede crecer hasta una longitud de 15-30 cm. En infestaciones severas pueden encontrarse de 300 a 500 gusanos en un solo perro.

En el estudio reciente, como apuntábamos, los investigadores destacan el hecho de que las enfermedades transmitidas por vectores se están extendiendo rápidamente por Europa, debido a factores como el cambio climático, la expansión de los vectores y la mayor movilidad de los animales reservorio.

Para realizar la investigación se analizaron 9.543 muestras de sangre de perros de todas las provincias y ciudades autónomas de España para la detección de antígenos de D. immitis, obteniendo una prevalencia del 6,47%. Las prevalencias fueron mayores en perros que vivían al aire libre.

El daño causado por la filariosis es, a menudo, el resultado de la obstrucción que producen los gusanos adultos en el corazón al dificultar el paso de la sangre. Como consecuencia de ello, no sólo puede afectarse el corazón, sino también los pulmones o el hígado.

Las provincias con mayores prevalencias fueron Tenerife (17,32%), Ibiza (17,09%), Gran Canaria (16,03%) y La Palma (15,65%), seguidas de Cádiz (13,68%), Pontevedra (12,61%), La Gomera (11,54%), Mallorca (11,24%) y Huelva (11,11%).

En general, se observaron prevalencias menores al 5% en las provincias del norte peninsular, así como en las provincias del centro-este y sureste peninsular, mientras que las provincias del centro-oeste, suroeste y costa mediterránea presentaron prevalencias de entre 5-10%. Además, los investigadores apuntan que se observó la presencia de perros positivos a la prueba de antígenos en todas las islas y provincias estudiadas.