La playa artificial más grande de Europa, a media hora de Madrid, se abrirá en 2023

Con una inversión de más de 15,6 millones de euros, albergará un enorme lago de 25.000 metros cuadrados, una playa con chiringuitos, una zona para practicar deportes náuticos y un gran parque acuático

En el municipio de Alovera, en la provincia de Guadalajara, se está construyendo la playa artificial más grande de Europa, y se encuentra a tan sólo 50 km de Madrid (unos 30-40 minutos en coche). Alovera Beach se desarrolla dentro del sector I-15 Las Suertes, al sur del casco antiguo de la localidad, vinculado a los desarrollos residenciales del municipio, mediante concesión administrativa por la que el Ayuntamiento recibirá un canon anual, y cuenta con el visto bueno inicial del Gobierno de Castilla-La Mancha. Según cálculos de los promotores, se esperan entre 250.000 y 400.000 visitantes al año con un precio de acceso al recinto que podría rondar los 10 euros por persona, aparte del consumo en restaurantes y de otras actividades que se abonarían por separado. La apertura está prevista para el verano de 2023.

Rayet comparte proyecto con Crystal Lagoons, una firma especializada en la construcción de playas artificiales en todo el mundo. La propia Crystal Lagoons, por ejemplo, tiene proyectos similares en Chile, México, Egipto, Jordania, Panamá, Perú, Dubai o Arabia Saudí. Incluso hay una piscina similar en la localidad malagueña de Casares (Andalucía), cuya superficie es de nada menos que 1,5 hectáreas. El complejo incluirá aparcamiento, zonas para practicar deportes náuticos como vela o surf, piscinas infantiles, tirolinas y diferentes espacios de restauración.

Además, se espera la creación de más de 300 empleos directos e indirectos. La actuación se llevaría a cabo en dos niveles. El primero es la cota de acceso. En él se implantarán la zona de aparcamientos, plaza de acceso, plaza central y algunos de los edificios principales como el control de acceso, administrativo, tienda, oficinas, vestuarios, consigna, taquillas, gimnasio y enfermería. En el nivel inferior se desarrollará la zona de eventos, almacén, aseos, zona ajardinada y la gran lámina de agua. La zona de arena de la playa, con una ligera pendiente del 2%, hará de nexo de unión entre ambos niveles. El volumen de agua es similar al consumo anual de una promoción de 80 viviendas, pero con la diferencia de que la laguna sólo se llena una vez en la vida.

Por otro lado, su tecnología anti-evaporación reducirá el volumen de agua perdida por evaporación. No necesitará volver a llenarse porque el agua se regenerará constantemente y utilizará sólo el 2% de la energía requerida por tecnologías de filtración estándar y 100 veces menos aditivos que éstas. Así, consumirá la mitad de agua que el riego de un parque convencional y 40 o 50 veces menos que el mantenimiento de un campo de golf. Es decir, si se hiciera un parque verde en lugar de este proyecto, se consumiría para riego el doble de agua.