La madrileña hallada muerta en Ávila... ¿otro caso de violencia de género?

El rastro de Juani, como era conocida, se perdió en 2003, cuando tenía 38 años

Imagen de la madrileña desaparecida en 2003
Imagen de la madrileña desaparecida en 2003 FOTO: QSDGlobal

No es un caso cerrado... Aún faltan por resolver muchas incógnitas. La Guardia Civil halló este martes, 28 de junio, en la provincia de Ávila el cuerpo sin vida de Juana Canal Luque, una madrileña que desapareció el 22 de febrero de 2003, cuando tenía 38 años, sin que desde entonces se supiera nada de su paradero, ha informado la asociación SOS Desaparecidos.

A Juani, como la llamaban sus seres queridos, se le perdió la pista ese día cuando al volver a su vivienda, situada en el madrileño distrito de Ciudad Lineal, su hijo encontró una nota de Jesús, la entonces pareja de su madre, señalando que habían tenido una fuerte discusión y ella había salido corriendo de casa. «He salido a buscarla, pero no la he encontrado», escribió entonces Jesús.

Tras pasar los días y no dar señales de vida, la familia interpuso una denuncia. También comenzaron a rastrear la zona y colocaron cientos de anuncios en los que figuraba la fotos y los datos de esta mujer, nacida en 1965, con una estatura de 1,60 metros, ojos azules, pelo largo y rubio y complexión muy delgada (unos 48 kilos de peso). Añadían que había salido de casa sin documentación ni bolso ni teléfono y llevaba puesto un abrigo de piel negro. Durante todos estos años la familia nunca dejó de buscarla y en no pocas ocasiones recurrieron a los medios de comunicación para que continuaran las investigaciones y el caso se reabriera.

La Policía barajó entonces la posibilidad de que se tratara de un caso mortal de violencia de género, como ahora todo parece indicar. Entonces no pudieron resolver el caso y ahora lo retomarán tras los datos que aporte la compleja autopsia que le realizarán a los restos de su cuerpo.

También investigaron la posibilidad de una huida voluntaria por sus antecedentes de alcoholismo y depresión, pero los familiares no lo creyeron, puesto que dejaba dos hijos de una anterior relación. Ahora podrán velar y dar una despedida formal a Juani casi dos décadas después.

Poco más ha trascendido del caso, salvo que se halló a la mujer en una zona montañosa de la provincia abulense, de la que la Guardia Civil no ha dado más información. La Benemérita está esperando instrucciones judiciales para poder continuar con la investigación que permita saber exactamente qué le pasó a Juana aquel 22 de marzo del año 2003 y por qué sus huesos han aparecido en esa provincia, a kilómetros de donde desapareció.