Así será el parque de deportes urbanos del sur de Madrid: 9.000 metros con pistas de BMX, parkour y skate

Estará situado en la zona verde de Plata y Castañar, en el distrito de Villaverde y contará con un presupuesto de 2,3 millones de euros

Recreación del área de skate
Recreación del área de skate FOTO: Ayuntamiento de Madrid Ayuntamiento de Madrid

Parkour, Skate, Street Workout, Pump Track, BMX, Flatland... Puede que, en nuestro país, haya muchas personas que todavía se «pierdan» entre estas denominaciones de marcado acento anglosajón. Sin embargo, estamos ante modalidades deportivas emergentes que, poco a poco, y también en España, van sumando cada vez más adeptos. Estos deportes urbanos, pensados específicamente para ser practicadas en ciudad, podrían contar con un punto caliente dentro de la capital. Más concretamente, en el Parque de Plata y Castañar, en el distrito de Villaverde. Dentro de esta zona ajardinada, objeto de una reforma reciente por parte del Consistorio, el Ayuntamiento de Madrid ya ha adjudicado las obras para la ejecución de un Parque de Deportes Urbanos. Según consta en el proyecto, encabezado por el Área Delegada de Deportes, fechado en noviembre de 2021 y al que ha tenido acceso LA RAZÓN, los trabajos han sido asignados a la empresa Gestión Integral del Suelo. El presupuesto de ejecución asciende a 1,6 millones de euros, mientras que el presupuesto base de licitación supera los 2,3 millones de euros. El plazo de ejecución es de ocho meses, según se indica en el documento. Fuentes municipales explican que el proyecto forma parte del plan Sures para el reequilibrio del Sur y del Este de Madrid, dependiente del Área Delegada de Coordinación Territorial, Transparencia y Participación Ciudadana que preside Silvia Saavedra.

Plano con las cuatro zonas que conformarán el parque de deportes urbanos
Plano con las cuatro zonas que conformarán el parque de deportes urbanos FOTO: Ayuntamiento de Madrid Ayuntamiento de Madrid

¿En qué consistirá este parque? Dentro de la parcela, de una superficie de 8.725 metros cuadrados, se combinarán diferentes pistas de los deportes urbanos citados anteriormente. Así, el proyecto describe la creación de un «bowl» de hormigón, cuya superficie útil es de 1.021 m2. Se trata de una cavidad en el terreno diseñada para la práctica del skateboard, y permitirá hacer «recorridos de una forma fluida, enlazando diferentes saltos y deslizamientos» sobre la coronación de las curvas.

Una pista de 1.000 m2

En lo que respecta a la pista de parkour, práctica basada en la capacidad motriz y con el mobiliario urbano como único punto de apoyo, el proyecto comprende una superficie de 604,8 m2 y ocho estructuras distribuidas dentro de la zona. De esta forma, el «traceur», nombre que reciben los practicantes de esta modalidad, podrá realizar un recorrido continuo por todas las estructuras, o simplemente centrarse en una sola.

Por su parte, la pista de pump track, recorrido para bicicletas en el cual el usuario solo debe servirse de la inercia y nunca de los pedales, tendrá una superficie útil superior a los 1.000 m2 . La pista será de asfalto ejecutada in situ sobre la rasante del terreno. Tal y como indican las normas del pump track, el circuito está diseñado para obtener velocidad sin necesidad impulsos adicionales y ha sido diseñado tras un estudio técnico de seguridad, de forma que se ha dotado a los obstáculos de la altura y medidas adecuadas según el reglamento.

La zona también contará con una superficie horizontal de 172 m2 para una pista de BMX Freestyle Flatland, disciplina de la que derivó el pump track, y donde las acrobacias más inverosímiles por parte de los ciclistas son la tónica a seguir.

Por último, el parque de Villaverde acogerá también una superficie de 244 m2 para la práctica de Street workout o Calistenia. En esencia, se trata de ejercicios de entrenamiento al aire libre, usando el peso del propio cuerpo en elementos fijos y sin ningún tipo de maquinaria.

En cuanto a la distribución de las pistas, el diseño constará de cuatro niveles. El primero, una plaza de acceso principal al parque por su esquina noreste desde el carril bici, a una cota intermedia, que permite el acceso directo a las dos zonas colindantes. El segundo, una plaza de acceso secundario peatonal por su esquina sureste, en la cual se ubicará el espacio destinado al Flatland. El tercero, un área central, considerada como principal, ya que en ella se contempla la disposición de las pistas de Skate y Parkour, protagonistas de esta zona. Entre ambas pistas se dejará un espacio interior diáfano para la ubicación de aquellas gradas desmontables que sean necesarias para la realización de los eventos deportivos, así como los vestuarios, aseos o cualquier otro elemento imprescindible.

Zonas ajardinadas

Por último, en cuarto lugar, estará el área adicional ocupada por la pista de Pumptrack y la zona de Street Workout o calistenia, situada a la cota más baja en la franja oeste del parque. Los niveles estarán conectados entre sí mediante caminos de seis metros de ancho y escaleras secundarias de ancho variable, que admitirán el acceso a los juegos deportivos desde las plazas.

El proyecto se completa con la colocación de mobiliario urbano consistente en bancos de dos metros de longitud, papeleras de plástico de 50 litros de capacidad, barandillas de protección en escaleras y cambios de pendiente y barandilla sin pasamanos en los cambios de nivel. Además, se dispondrán dos fuentes de agua con doble pileta.

Por último, el plan contempla la creación de zonas ajardinadas mediante maceteros con albardillas, permitiendo el asiento de los usuarios. La especie que se plantará, la Juniperus sinensis horizontalis, capaz de alcanzar una longitud de cuatro metros. Muy resistente a la sequía, prefiere suelos de mediana consistencia y soporta la poda. Por lo tanto, señalan en la memoria del proyecto no será necesaria la instalación de una red de riego.