Madrid trabaja en implantes que podrán cambiar de forma mientras se regeneran los tejidos

Las pruebas se van a realizar para tratar la craneoestenosis, una enfermedad que se da en bebés y que provoca que se cierren demasiado pronto los huesos del cráneo

Imdea Materiales
Imdea Materiales FOTO: Comunidad de Madrid

La Comunidad de Madrid, a través del Instituto de Estudios de Materiales Avanzados (IMDEA), lidera el proyecto BIOMET4D para crear una nueva generación de implantes biodegradables que podrán cambiar de forma mientras se regeneran los tejidos, ha informado el Gobierno autonómico.

Las pruebas se van a realizar para tratar la craneoestenosis, una enfermedad que se da en bebés y que provoca que se cierren demasiado pronto los huesos del cráneo.

Mediante el elemento que está desarrollando el IMDEA se pretende, por un lado, que su colocación en el cuerpo sea menos invasiva y, por otro, que pueda modificarse de manera controlada mientras recrecen los tejidos. Además sería biodegradable, por lo que no harían falta nuevas cirugías para retirarlo.

También sería útil en casos de las intervenciones reconstructivas que requieren pasar muchas veces por el quirófano y cuentan con elevados costes sociales y económicos, necesarias para reparar la piel dañada por defectos de nacimiento, accidentes, cirugías y en ciertos procedimientos cosméticos.

Se trata de una propuesta con alto impacto social y económico, puesto que generaría nuevas aplicaciones de la investigación en materiales inteligentes en la medicina y la ingeniería.

El IMDEA Materiales lidera un consorcio europeo interdisciplinar de 7 miembros formado por la Universidad Politécnica de Madrid, la Fundación de Investigación Biomédica del Hospital Gregorio Marañón (FIBHGM), la Universidad Nacional de Irlanda en Galway, el Hospital Universitario de Colonia (UCC) el fabricante alemán de tecnología médica Meotec (MEO) y el fabricante belga de sistemas de recubrimiento en polvo AEROSINT.

Los ensayos preclínicos se llevarán a cabo en el Hospital Gregorio Marañón en Madrid y en el Hospital Universitario de Colonia en Alemania. Estos trabajos se enmarcan en el programa Horizonte Europa de la Unión Europea y los 3,5 millones de euros que se van a dedicar están financiados por el Consejo Europeo de Innovación.