Lluvia de estrellas en Madrid: Dónde puede disfrutar de las Perseidas esta semana

Hay que ser previsor ante una acontecimiento clave en este mes. La madrugada del 12 al 13 de agosto será el momento culmen para ver las llamadas “lágrimas de San Lorenzo”

Lluvia de Perseidas
Lluvia de Perseidas

Le adelantamos que habrá calor. Mucho calor. En el cielo y en la tierra. Las llamadas “Lágrimas de San Lorenzo” es el nombre popular con que se conoce a las Perseidas, por su proximidad con la festividad de San Lorenzo (10 de agosto). En realidad, las Perseidas es una lluvia de estrellas fugaces (o lluvia de meteoros) visible cada año en torno al 11-12 o 12-13 de agosto. Así las cosas, y con el calor que hace, si Usted mira al cielo, podrá ver más fuego. Las Lágrimas de San Lorenzo. Lo cierto es que la máxima actividad de las Perseidas está prevista para el 12 de agosto entre las 21:00 y las 24:00 horas. Por tanto, apúntelo en su agenda, el mejor momento para observar las Perseidas será la noche del 12 al 13 de agosto, una vez que el cielo esté completamente oscuro, después de que el creciente de Luna se oculte por el horizonte. Estos objetos no superan el diámetro de un cabello, y proceden del cometa Swift-Tuttle. No se puede perder -otro agosto más-, uno de los espectáculos astronómicos más populares del verano. Una ocasión, de nuevo, en que volverán a colisionar con la atmósfera, algo que desencadenará las “perseidas”: una lluvia de estrellas.

Este “espectáculo” es posible cuando la Tierra pasa por una zona del sistema solar por la que antes ha pasado un cometa, es decir, un objeto astronómico compuesto por rocas y hielos. Al tiempo que el cometa se aproxima al Sol, el calor derrite los hielos, y deja un rastro de gas, hielo y rocas. Así, cuando la Tierra pasa por esa zona, barre esos desperdicios. Esta es la causa por la que en estas fechas se pueden ver más estrellas fugaces que en otros momentos del año. Un pequeño trozo de roca, más pequeño que un grano de arroz, que al penetrar en la atmósfera a gran velocidad se quema. Fuego en el cielo y un increíble trazo luminoso que a todos deslumbrará.

Lo más importante, para ser espectadores privilegiados de este magno acontecimiento es buscar el mejor acomodo. Es clave para ver bien las estrellas alejarse de la contaminación lumínica de los núcleos urbanos. Los expertos recomiendan acudir a la Sierra de Guadarrama, aunque es posible tener una buena visibilidad con alejarse al menos unos 40 kilómetros de la capital.

Las estrellas fugaces se pueden ver en todas partes del cielo pero hay que tener muy en cuenta el lugar de donde parten para contemplarlas mejor. En este caso, nuestra referencia debe ser la constelación de Perseo. Y es que no es casual que se llamen Perseidas. Lo más indicado es mirar más allá de Perseo. En cierto sentido es como si mirásemos un avión: contemplas mejor su estela si lo miras cuando ya ha pasado que si lo haces cuando viene hacia ti. Es por eso que se recomienda mirar hacia el sur, aunque también depende de hacia dónde tengamos la contaminación lumínica de Madrid. “Escapar” de esa luz es clave. La hora también es importante, pues cuanto más arriba esté Perseo más estrellas fugaces vamos a ver. Es por eso que la mejor hora para verlas es la madrugada. Algo que sin duda ayuda y aporta encanto a esta “escapada” nocturna para ver las estrellas. A ellos se suma que los expertos en estos “avistamientos” recomiendan tumbarse y esperar a que la vista se acostumbre a la noche. Ahí es cuando comienza el espectáculo.